Programa presidencial de Jadue: la tecnología en segunda división



Por Luciano Ahumada, director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones UDP

Para ciertos pensadores, el ámbito tecnológico responde a una ciencia menor que debe estar al servicio de ideas y estrategias de un mayor nivel. Se ha clasificado en la mente de muchos bajo el alero de la tecnocracia, restándole valor estratégico, perteneciendo a una segunda división.

El programa del candidato presidencial Daniel Jadue refuerza esta idea. Su programa aborda el ámbito tecnológico con diagnósticos generales, sin planes de acción concretos.

Disminuir la brecha digital es urgente. Esta brecha tiene (al menos) tres aristas: acceso, uso e impacto. Más allá de los errores conceptuales graves, que asocian brecha digital con inteligencia artificial, el candidato Jadue aborda el uso e impacto desde una sola esquina: la creación de un nuevo sistema nacional de capacitación, que elimina franquicias tributarias, traspasando la responsabilidad de formación a las instituciones de educación superior. Nada se indica sobre estrategias diferenciadas para adultos mayores, ni para otros segmentos donde el problema es aún más crítico.

Sus únicas alusiones al acceso (infraestructura de base de telecomunicaciones, que brinde conectividad) se refieren a la entrega de laptops a jóvenes, mejorar la conectividad en zonas alejadas y masificar el acceso a la banda ancha (sin identificar un proyecto concreto sobre cómo efectuaría estas dos titánicas tareas, empleando los verbos “impulsar” y “acelerar”). Omite cualquier tipo de estrategia relacionada con la instalación de fibra óptica a lo largo del país, la puesta en marcha de 5G y nueva economía digital derivada, o de otras tácticas en estudio cuyo impacto es de público conocimiento (por ejemplo, cableado transoceánico).

Así, su programa no responde -por ejemplo- cómo se podría generar igualdad de acceso en Isla de Pascua (territorio excluido de la mayor parte de las políticas públicas en infraestructura). Menos aún hace referencia a los derechos de los consumidores de servicios de telecomunicaciones, potenciar el rol fiscalizador de Subtel, ni de la anhelada articulación entre Subtel y otras reparticiones para crear una agenda digital exitosa, transversal, inclusiva, y de impacto. Finalmente, plantea el desarrollo rural sin vínculo alguno con la tecnología. Tampoco hace alusión a la puesta en marcha de los mayores proyectos de infraestructura de telecomunicaciones que ocurrirían durante su gobierno: Durante las últimas tres subsecretarías de telecomunicaciones (Pedro Huichalaf, Rodrigo Ramírez, Pamela Gidi), nuestro país realizó las más grandes inversiones en infraestructura de telecomunicaciones de la historia (Fibra óptica austral, Fibra óptica nacional). Sería su responsabilidad terminar la recepción de dichos proyectos, potenciarlos, y trasladar a los usuarios los beneficios que se esgrimieron en su creación.

Pese a que la Economía Digital ha permitido crear miles de puestos de trabajo, no es visto por el candidato Jadue como un eje de desarrollo estratégico: Se menciona en una sección de su propuesta de programa junto a los verbos “promover” “articular” “contemplar” y “desarrollar” sin ninguna acción concreta y tangible. Ciertamente, de ser elegido, sería una promesa cumplida ex ante. Plantea un interesante concepto de “soberanía tecnológica para un Chile seguro e independiente”, pero la acción sólo se refiere al uso de software libre.

Por otro lado, plantea que la atracción de nuevas tecnologías estaría condicionada a acuerdos de transferencia tecnológica con inversionistas extranjeros en el marco de una política estatal y de reparticiones públicas. Ello es, al menos, contrapuesto al consensuado diagnóstico plasmado en el Ecosistema Digital 2017-2030 donde hay una clara mirada de corto y mediano plazo que ni siquiera se discute.

Finalmente, pareciera que los derechos digitales no son prioridad. Así también, pareciera que el apagón analógico no ocurriría durante su período. ¿Terminar con la televisión analógica no creará conflicto? Eso, entre muchos otros aspectos, es completamente omitido, probablemente por ser una temática de segunda división.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.