Parlamentarios de oposición califican de “lamentable” fallo del Tribunal Constitucional

Foto: La Tercera/Archivo

El senador Guido Girardi dijo que con el dictamen "en cierta manera se busca torcer el espíritu de una ley aprobada de una manera antidemocrática por parte de los parlamentarios de derecha que recurren al TC que está totalmente parcializado, que tiene una visión ideológica y que no fue elegido por la soberanía popular".


Mientras entre los parlamentarios de oposición cuestionaron el fallo del Tribunal Constitucional sobre el reglamento de objeción de conciencia de la ley de aborto, en el oficialismo se indicó que el dictamen sienta un precedente en cuanto a que los organismo privados pueden colaborar en políticas públicas con el Estado pero sin que se les impongan requisitos de entes estatales.

El senador PPD Guido Girardi calificó de “lamentable la decisión del TC de declarar inconstitucional el reglamento que establecía derechos y garantías para las mujeres violadas, con inviabilidad fetal o con riesgo de muerte materna, para poder interrumpir su embarazo en aquellos lugares que son privados pero que reciben donso del Estado”.

Dijo que “es lamentable porque en cierta manera se busca torcer el espíritu de una ley aprobada de una manera antidemocrática por parte de los parlamentarios de derecha que recurren al TC que está totalmente parcializado, que tiene una visión ideológica y que no fue elegido por la soberanía popular. Y cuando no pueden ganar democráticamente en el Congreso, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados recurren a un subterfugio que se transforma en una instancia absolutamente autoritaria, porque en definitiva viola la soberanía popular y viola lo que ha establecido la mayoría parlamentaria”.

Agregó que “la Derecha no quiere concederles derechos a la mujeres porque considera que por el hecho de estar embarazadas, aun cuando sean violadas, aun cuando se presente inviabilidad fetal o riesgo materno, hay que declararlas interdictas, no son sujetos de derecho y no pueden tomar decisiones respecto de su propia vida”.

En tanto, el senador Felipe Harboe junto con rechazar el fallo de TC, acogiendo con ello el requerimiento presentado por legisladores de Chile Vamos, apuntó a que “con ello se evidencia la existencia de una colusión entre el gobierno y sus parlamentarios para echar abajo el reglamento que ellos mismos dictaron”, agregando que a “Piñera le ganó la derecha totalitaria y conservadora”.

“No aceptaremos la imposición de moralidad autoritaria del Tribunal Constitucional”, expresó el senador, informando que ya se presentó un proyecto de ley para eliminar la objeción de conciencia institucional.

Por su parte, el diputado UDI Javier Macaya indicó que “este contundente fallo pone las cosas en su sitio. El hecho que el TC haya señalado que lo público no puede ser confundido con lo estatal, es un precedente no solo en materia de aborto, en materia de salud; tiene que ver con el futuro de que los órganos privados pueden colaborar con el Estado a solucionar problemas públicos y no por eso se convierten en organismos estatales y se les pueden imponer requisitos propios de una organismo estatal”.

Acotó que “este fallo demuestra que la Contraloría se había equivocado y que nosotros estábamos en lo correcto y que la objeción de conciencia institucional es un derecho que se puede ejercer y al mismo tiempo recibir recursos públicos”.

 

Seguir leyendo