Niemann es el profesional

Foto: Luis Sevilla

Joaco queda por delante de todos, pero como es golfista aficionado, el premio se lo lleva con cinco golpes más Matías Calderón, quien se impone en el desempate al argentino Ignacio Marino.


Tercer y último día del Abierto La Dehesa, luego de 20 años en pausa. Desde las ocho de la mañana comenzaron los golpes, con cien jugadores esparcidos por las canchas, listos para deslumbrar con sus mejores swings. El itinerario se adelantó dos horas, ya que anoche mismo Joaquín Niemann tenía vuelo a Estados Unidos. Las posibilidades de ganar en su categoría eran altas, por lo que la organización tuvo que cambiar sus planes. Niemann, aún aficionado, se impuso por amplio margen, con cinco golpes de distancia sobre Matías Calderón, el primer profesional.

Niemann caminó los 18 hoyos junto a Carlos Torres y Calderón, los profesionales que iniciaron la jornada encumbrando la tabla. Lo hicieron a ratos riendo y otros en silencio. Joaco dejó en evidencia que su salto al profesionalismo es inminente. Arrasó en Lo Barnechea. Pese a que los 14 que lo secundaron en el cuadro eran profesionales.

El jugador de 19 años cerró el torneo con 201 golpes (-15). Coronó su arranque con un eagle en el primer hoyo y completó el recorrido con tres birdies y sólo un bogey. Luego de terminar, Joaco se acercó a su familia. “Fue entretenido, me voy con el primer lugar, así que feliz”, dijo emocionado.

No fue tan fácil decidir el primer lugar entre los profesionales. Calderón y Marino se fueron al desempate. Y ahí se impuso el chileno, que hace 21 años tomó su primer palo de golf en este mismo club, que a fines de 2016 se hizo profesional y hoy es el número dos de Chile: “Partí más o menos los primeros nueve hoyos, con dos boggies, sentí que se me alejaba el campeonato. Mi caddie fue fundamental. El 90 por ciento de esta victoria fue gracias a él, porque estos últimos días no me sentí cómodo en la cancha”.

A las seis de la tarde en punto, Calderón lanzó un grito ahogado. Y los cientos de aficionados que se agrupaban alrededor del green lo acompañaron en la celebración tras el espectacular birdie con el que ganó el desempate y se llevó el premio principal, $4,8 millones (Niemann, como es aficionado, no puede llevarse el dinero). “Estoy contento de irme con una sonrisa”, comentó tras recibir el premio, sin olvidarse de Joaco: “El juego que demostró fue impresionante, pero todavía le falta. Sé que le va a ir súper bien, tiene las cosas claras y cuenta con un gran nivel de golf”.

El número uno de Chile, Felipe Aguilar, terminó sexto, quinto entre los profesionales, con 211 golpes (-5), a diez del joven. “Pensé que iba a jugar bastante mejor, pero en definitiva le pegué bien a la pelota. Alrededor del green estuve bien ‘malito’ y para ganar a este nivel hay que jugar bien ahí”, dijo el valdiviano. Carlos Torres, cuarto, jugó su último torneo como profesional. En damas general se impuso Sofía Morgan, con tan sólo 15 años, quien sumó 221 golpes en total.

Seguir leyendo