Todo arranca con Carmona

Autor: Daniel Bustos

El Colo Colo 2018 tiene un puesto asegurado para el mundialista, la gran obsesión de Pablo Guede. En la tienda alba ya consideran a Pinares como propio, aunque eso no le promete una camiseta de titular.


Actualmente y a nivel local, Colo Colo tiene pocos competidores. Lo demostró con la conquista del Transición y la reciente Supercopa. El Cacique de Pablo Guede está aceitado y en la liga chilena, le alcanza de sobra. El problema se da en el plano internacional, tal como quedó reflejado en la Copa Libertadores del año pasado, donde los albos se quedaron eliminados antes de la fase de grupos.

El técnico argentino y su equipo de trabajo detectaron las falencias y por eso le exigieron a la dirigencia la contratación de ciertos jugadores en puestos específicos. El más importante, a su juicio, era el del volante de contención. Fue, justamente, el primero en ser confirmado: Carlos Carmona llegó ayer al país y se sometió a los exámenes médicos de rigor, los que aprobó sin problemas bajo la supervisión del doctor Roberto Yáñez.

“Estoy contento de haber llegado a un club grande como Colo Colo. Es una de las cosas que tenía pendiente en mi carrera. Estoy muy contento de volver a Chile. Fue muy largo y un poco estresante también para mí, porque el club no quería liberarme y al final contó mucho mi voluntad. Es un orgullo que un equipo como Colo Colo se fije en mí. Es un equipo que viene aceitado y espero aportar mi grano de arena a este gran equipo”, señaló el propio mundialista.

Carmona era la gran obsesión de Guede. En su entorno, incluso había llegado a decir que con su contratación se daba por satisfecho en esta época de fichajes. Que sentía que el equipo se afirmaba. Y es que para el ex San Lorenzo, el mediocampista cumplirá una función fundamental en su Colo Colo versión 2018. “Tener un contención clásico más nos libera a dos jugadores importantes como Baeza y Suazo”, señaló sobre Carmona.

¿Cómo así? Según cuentan desde Macul, cada partido que enfrenten, dependiendo de lo que ofrezca el rival, será motivo de análisis y de posibles cambios en las oncenas. Tal como hasta ahora lo ha hecho el estratega, que desde que está en el Monumental ha jugado preferentemente con tres zagueros, aunque en ciertas ocasiones también ha jugado con cuatro defensores. Algo que seguirá ocurriendo. Para el DT transandino, el planteamiento va directamente de la mano con lo que requiera cada cotejo.

Porque Guede proyecta equipos para enfrentar el plano local (donde se debe considerar al jugador Sub 20) y otros para la Copa Libertadores, dependiendo si se juega de visita o en condición de local. Ahí quiere revancha y dar pelea para al menos avanzar de la fase grupal.

En la defensa, por ahora, no hay muchas dudas, aunque del equipo ideal variarán nombres cuando se trate de enfrentar la liga chilena. En el arco no hay dudas a pesar de la llegada de Brayan Cortés y Agustín Orión se mantendrá como titular. Matías Zaldivia y Julio Barroso se llevarán el peso de la campaña en la retaguardia y por ahora, Claudio Baeza, el que mutará de posiciones durante el año, completa esa zona. La lesión de Fernando Meza, a quien le quedan algunos meses de recuperación, y el arribo de Carmona le permiten al DT mover al chileno a la zaga. Esto podría variar, claro, si es que el Cacique termina de cerrar el fichaje de Marcos Angeleri, quien se puede desempeñar en diversas zonas de la defensa.

En el medio, Carmona llega para ser titular. En el ideario del laboratorio albo, el exAtalanta de Italia se posicionará por delante de la línea de tres, como exclusivo rompedor de juego. Adelante de él, cuatro jugadores: Óscar Opazo, Jaime Valdés y Jorge Valdivia tienen un lugar asegurado. La duda pasa por el sector izquierdo: César Pinares tiene todo acordado para llegar al conjunto blanco, en Macul lo dan por hecho y se trabaja pensando en que será parte del plantel, pero eso no le asegura un puesto de titular. De hecho, Brayan Véjar, quien dejó atrás todos los problemas físicos que lo afectaron el año pasado, está muy bien evaluado por el cuerpo técnico y peleará palmo a palmo un puesto este semestre. Ya en la Supercopa jugó de titular y se matriculó con un gol. En esa zona también aparece Gabriel Suazo, hasta ahora uno de los predilectos de Guede. Su condición de jugador táctico y regular le auguran que también peleará para estar una buena cuota de minutos, aunque desde 2018 ya no aportará para cumplir con la regla del Sub 20 en las competencias locales.

En el ataque, como capitán, ídolo y referente de Colo Colo, Esteban Paredes es indiscutido. La duda es quién lo acompañará en el arranque del semestre, mientras Octavio Rivero siga con su recuperación. Pasa que el uruguayo está proyectado como titular para cuando regrese, algo que podría producirse para el estreno internacional, a fines de febrero. “Confío muchísimo en la recuperación de Octavio. Se está matando para estar lo antes posible”, señaló al respecto el entrenador. Lesionado también está Iván Morales, por lo que Nicolás Orellana, titular en la Supercopa, comienza con ventaja.

Los Sub 20 alternarán en algunos cotejos como titulares o desde el banco y ahí Benjamín Berríos, Luis Salas, Carlos Villanueva, Ricardo Álvarez y Branco Provoste se proyectan como los llamados a cumplir con el reglamento.

Seguir leyendo