Rojo revitaliza a TVN y le da un aire en su crisis de rating del último tiempo

Álvaro Escobar conduce el nuevo Rojo.

El programa debutó el lunes y dobló las bajas cifras que dejó la teleserie Wena profe. Desde 2015, con La Chúcara, que la señal no tenía un espacio liderando su franja.

Con siete puntos de rating finalizó el viernes la teleserie vespertina Wena profe. Por tanto, cualquier resultado mayor a esa cifra, o a seis, que fue el promedio total de la producción, era mejor. La misión estaba en manos del regreso de un clásico, Rojo, y la prueba fue superada con creces. Incluso más de lo que esperaban al interior de la misma red estatal, aunque su director ejecutivo, Jaime de Aguirre, desde principios de año se mostró como uno de los más entusiasmados con la resurrección.

Con un capítulo de larga duración, el programa que conduce Álvaro Escobar debutó el pasado lunes 14 doblando la sintonía del horario vespertino, marcando 12,9 puntos de sintonía.

“Por supuesto que habían dudas respecto a los resultados, pero empezamos a tomar confianza con los días, y las expectativas crecieron. Podíamos suponer que la gente nos podía dar la oportunidad, pero uno nunca sabe”, dice Gonzalo Cordero, productor ejecutivo de Rojo. Además de subir los números del segmento, había que enfrentar a la competencia, la misma que en las últimas semanas se puso más ruda. Caso cerrado, de Canal 13, comenzó a ganar terreno, y la teleserie de Mega, Si yo fuera rico, tiene una audiencia fiel que la premia con el primer lugar.

Ninguno de estos espacios es exhibido en el mismo horario que el otro, por lo que determinar a un único vencedor resulta relativo. Sin embargo, el lunes entre las 20.35 y 21.11 horas, la ficción obtuvo 15,7 puntos. Y Rojo, en tanto, se quedó con aquellas 12,9 unidades entre las 19.17 y las 21.17 horas.

Al día siguiente, al interior de TVN, existía una duda, según explica Cordero: “¿nos fue bien porque era la novedad, o la gente en verdad va a premiar la televisión en vivo más que el producto envasado?”. Y la respuesta pareció asomarse al día siguiente. El martes, el programa marcó 12,3 puntos, y amplió la distancia con Mega. En el horario de Rojo, el canal de Vicuña Mackenna marcó 10,5 tantos.

La última vez que la red pública tuvo un programa con dos dígitos de sintonía fue con las emisiones finales de El camionero, en marzo de 2017, aunque sólo rondaban los 10 puntos; y con La Vega, en agosto, llegando a 15,1. Y aún más atrás, la última oportunidad en que tuvo un espacio que liderara su franja, y que por tanto fuera un éxito sostenido, fue con La chúcara, en 2014 y 2015. De hecho, la telenovela se convirtió en el caballito de batalla, tal como hoy sucede con la apuesta buscatalentos. Este lunes y martes, la señal saltó del cuarto al segundo puesto en el rating diario. Eso sí, al interior de la estación existe prudencia y la sensación de que es un proceso a largo plazo.

Otro beneficiado ha sido Muy buenos días, porque le ha dado cabida a resúmenes del programa; y el noticiario 24 horas central, que recibe un mejor piso de audiencia.

Además, una nueva apuesta prime es la que debuta hoy y se trata de Detrás de las risas. El programa tendrá nueve capítulos, donde un comediante, que haya pasado por alguno de los festivales que la señal emite en el verano, contará qué hubo detrás de su rutina.

El primero será Álvaro Salas, y lo seguirán Felipe Avello, Edo Caroe, Alison Mandel, Pedro Ruminot, Pastelito, Sergio Freire, Bombo Fica y Radagast.

El formato hace recordar a El camino del comediante, que el año pasado emitió Canal 13, con la conducción de Fabrizio Copano. Ante las comparaciones, Nicolás Opazo, editor periodístico del espacio, aclara: “Son distintos. Este programa no tiene rostro conductor, los comediantes son los únicos protagonistas, y son ellos los que se dedican a contar detalles de las rutinas. Además, cada comediante tiene un foco distinto, como la consagración, el regreso y la revancha”.

Seguir leyendo