*

Mundo
Compartida
Actualizado el 18/10/2017
Estás leyendo:La historia de un sobreviviente del Estado Islámico

La historia de un sobreviviente del Estado Islámico

Abdalaziz Alhamza, vocero de un grupo de periodismo ciudadano, vivió en Raqqa hasta 2014.

La historia de un sobreviviente del Estado Islámico
Un miembro de las Fuerzas Democráticas Sirias inspecciona el estadio de Raqqa, el martes. Foto: AFP

“Ayer (martes) fue el anuncio de la derrota del Estado Islámico en Raqqa. Esto vino después de una campaña que comenzó en junio. La ciudad ya está libre del Estado Islámico y está siendo controlada por nuevas milicias”, cuenta con cierto alivio a La Tercera, Abdalaziz Alhamza, vocero de Raqqa is Being Slaughter Silently (Raqqa está siendo masacrada silenciosamente), una agrupación siria de periodismo ciudadano que denuncia las atrocidades cometidas por el grupo yihadista en esta ciudad siria.

Alhamza hace referencia al anuncio que hicieron las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza de combatientes árabes y kurdos apoyados por los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos, que el Estado Islámico fue derrotado en su “capital”.

“Desde junio la ciudad estuvo bajo muchos bombardeos todo el tiempo. Así que ahora el 90% de la ciudad se encuentra destruida. Miles de personas murieron a causa de los bombardeos. Fue muy loco, no fue muy bien organizado el ataque y no muy bien planeado. Ha sido muy difícil. Las personas que sobrevivieron sólo están agradecidas de vivir”, señala Alhamza, al teléfono desde Alemania. Este periodista tuvo que huir a ese país en 2014 luego de haber sido torturado por milicianos del Estado Islámico. Eso sí, aclara, que está en un contacto permanente con muchos ciudadanos en Raqqa. “Soy un exiliado. Mis colegas no pueden hablar por razones de seguridad. Mis colegas tuvieron mucha suerte de no haber sido impactados por los bombardeos. Yo perdí a mi tío”, explica.

Alhamza señala que la vida era muy difícil bajo el mandato del Estado Islámico. “Habían ejecuciones públicas, torturas, decapitaciones, ahogamientos, colocaban electricidad a las personas. Además, ellos cerraron todos los colegios y las universidades. Ellos tenían sus propios colegios donde enseñaban su propia propaganda, así que afectaron todos los aspectos de la vida. Luego vinieron los bombardeos y eso hizo todo aún más difícil para los civiles”, añade.

Mientras, las Fuerzas Democrática Sirias (FDS), se afanaron este miércoles en despejar la ciudad de Raqqa de artefactos explosivos dejados por los militantes del grupo yihadista. Un comandante de estas fuerzas señaló a la agencia EFE que existe una ausencia total de servicios básicos en la ciudad, como agua y luz.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital