Bolivia celebra el primer Día del Mar después de la “derrota” en La Haya

Con desfiles, despliegue de banderas y discursos oficiales se recordarán 140 años de la primera batalla de la Guerra del Pacífico. En la antesala de la celebración, el canciller boliviano señaló que la “reivindicación marítima está plenamente vigente”.


El 1 de octubre de 2018, Bolivia se paralizó: los ciudadanos se reunieron en casas y plazas con banderas para realizar una vigilia a la espera del que sería un día histórico en que le devolverían el mar al país. Sin embargo, tras 18 minutos de lectura del fallo, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya dictaminó que -por 12 votos a favor y tres en contra- “la República de Chile no contrajo la obligación de negociar un acceso soberano al mar para el Estado Plurinacional de Bolivia”.

Si bien cada 23 de marzo, los bolivianos conmemoran el Día del Mar, las celebraciones de hoy en honor a los 140 años de la pérdida del litoral en la batalla de Calama, que marcó el primer combate de la Guerra del Pacífico (1879-1883), estarán teñidas por la derrota en la demanda marítima. “Bolivia nació con mar y nuestra reivindicación marítima, nuestro derecho de reencontrarnos con el mar está plenamente vigente”, dijo ayer el canciller boliviano, Diego Pary ante la prensa local.

A pesar del amargo fallo, los preparativos para la celebración siguen intactos. El vicepresidente, Álvaro García Linera dio inicio ayer a los actos cívicos al trasladar los restos de Eduardo Abaroa, uno de los próceres de la Guerra del Pacífico a la plaza del mismo nombre en La Paz. Además, los colegios preparan los tradicionales desfiles en distintos puntos del país, que ya se iniciaron el jueves en la capital boliviana con gritos que exigían una salida al mar, mientras en las calles venden banderas, la Armada y FF.AA. alistan actos y el Presidente Evo Morales prepara el discurso de hoy en el que ahondará en “las acciones importantes que se impulsaron en estos años” en relación a la recuperación de una salida al Pacífico y en la “invocación al diálogo”.

“El fallo ha sido una decepción muy grande en Bolivia sobre todo por las expectativas que se levantaron con respecto a este tema y más aún en un año electoral. Mucha gente lo vio como el resultado de una improvisación y judicialización del tema que tenía como uno de los objetivos asegurar la reelección de Evo Morales, pero que tuvo un impacto muy negativo para el gobierno y en la psicología colectiva de la sociedad boliviana”, dijo a La Tercera, el exembajador de Bolivia en Estados Unidos, Jaime Aparicio Otero. “En el día del Mar, el gobierno tratará de minimizar el tema y hablar de supuestas negociaciones que no creo que se lleven a cabo en el mandato de este gobierno”, añadió.

La conmemoración del Día del Mar ocurre a menos de siete meses de las elecciones generales del 20 de octubre. El oficialismo liderado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) realizará “actividades cívicas” que incluyen desfiles y ofrendas florales, y un “embanderamiento general de todas las instituciones”.

Eso sí, las celebraciones serán distintas a las del año pasado cuando el gobierno extendió una bandera por 196,5 km en la carretera de La Paz a Oruro. “Una de las lecciones tras el fallo fue que el gobierno no dio señales de tener la genuina y sincera intención de negociar. Además, que se debe actuar con prudencia y no exitismo”, dijo a La Tercera, Andrés Guzmán, analista de Asuntos Internacionales y autor del libro Un Mar de Promesas Incumplidas.

Mientras que la oposición, planea participar de las actividades a nivel nacional, pero reafirmando la derrota en el procedimiento judicial que llevó a la sentencia de La Haya. El candidato presidencial Óscar Ortiz, expresidente del Senado, dijo que solicitará abrir una investigación ante una Comisión en la Asamblea Legislativa sobre la responsabilidades tras la demanda marítima, que incluye al propio mandatario boliviano y al expresidente y vocero de la demanda Carlos Mesa. Ambos candidatos para los comicios.

“Los que avalaron la postura gubernamental, tratarán de ocultar el tema para seguir en sus carreras, los demás demandamos un debate para ver cómo reencausamos la reivindicación marítima y la política exterior con Chile”, señaló Órtiz a este diario.

Seguir leyendo