Crítica gastronómica de Don Tinto: El Austriaco, temporada baja



Por Álvaro Peralta Sáinz, cronista gastronómico

Lejos de las vacaciones de verano y fines de semana largos surge la oportunidad de disfrutar de un Viña del Mar distinto. Tranquilo, con poca gente en las calles y hasta con automovilistas que se detienen en los paseos peatonales (siempre que no sean santiaguinos). De alguna manera, se puede apreciar esa ciudad de décadas pasadas que se venía proyectando con una arquitectura moderna muy interesante pero que quedó trunca, como tantas otras cosas. Como sea, salir a almorzar en estos apacibles días también puede llegar a ser un agrado.

Justamente buscando esa experiencia fue que visitamos hace poco el clásico El Austriaco y pedimos un agua mineral sin gas ($2.100), un pisco sour estilo peruano ($4.500) y un bitter batido ($3.900) para ponernos a revisar su carta, que aunque no muy extensa, tiene bastante donde elegir.

Para comenzar decidimos compartir un atún curado ($9.900), el que llegó rápidamente y que consistía en finas láminas de atún curadas en sal y acompañadas de rabanitos encurtidos en vinagre de frutilla, trozos de limón de pica en salmuera (exquisito), láminas de sandía pasadas por el fuego y un suave alioli de curry. Curiosa mezcla de texturas y sabores (dulces y salados) que funcionó muy bien y de paso le dio una vuelta al atún, que suele llegar a nuestras mesas en tristes tártaros todos iguales. Además, con el sour (sequísimo) funcionaba muy bien. Luego fuimos por los fondos, un filete “Killermeister” con Spätzle ($14.500) y el pato confit con salsa de naranjas ($15.500). Para acompañar, una copa de cabernet sauvignon gran reserva Veramonte ($5.500) y otra de carmenere gran reserva Veramonte ($5.500).

Mención aparte merece la panera con que acompañamos la entrada y esperamos los platos de fondo, con pequeños panes elaborados en el local, tibios y crujientes, acompañados de una rica salsita algo cítrica. ¿Y los fondos? El filete blando y jugoso, cocinado en su punto y servido con una salsa cremosa con cebollas y champiñones que lo humectaba muy bien; lo mismo hacía con la pasta (el spätzle). Un plato que no tiene desperdicio. Y el confit, aunque nos confidenciaron era de tarro, venía perfecto con la salsa de naranjas que se complementaba además muy bien con el repollo y las papas salteadas con papas y tocino. Un platazo, como para después dormir la siesta cerca del mar.

Excelente servicio, muy buenos platos y una tranquilidad que solo invita a volver a este lugar antes de que en Viña del Mar sea verano otra vez.

CONSUMO TOTAL:

$61.400

DIRECCIÓN:

3 Norte 105, teléfono 322683692, Viña del Mar.

HORARIO:

Lunes y martes 12:45 a 17 hrs. Miércoles y jueves 12:45 a 22 hrs. Viernes y sábado 12:45 a 22:30. Domingo 12:30 a 17 hrs.

ESTACIONAMIENTO:

En la calle.

PÚBLICO:

Apto para todas las edades.

EVALUACIÓN

✮✮✮✮

Calificaciones:

✮✮✮✮✮ Sobresaliente / ✮✮✮✮ Excelente / ✮✮✮ Satisfactorio / ✮✮ Mucho que mejorar / ✮ Para no volver

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.