Retorno de exministros Teodoro Ribera, Jaime Mañalich y Juan Carlos Jobet, además de enroques: el nuevo gabinete de Sebastián Piñera

Sebastián Piñera

Presidente Sebastián Piñera. / Foto: Agencia UNO

Además, Alfredo Moreno pasará de Desarrollo Social al MOP, Juan Andrés Fontaine asumirá en Economía y Sebastián Sichel encabezará Desarrollo Social.




Al mediodía de este jueves fueron citados a La Moneda los ministros del Presidente Sebastián Piñera para que el Mandatario ejecute el segundo cambio de gabinete de su segunda administración.

Según informó La Tercera previo al anuncio del Presidente, los cambios incluyeron el retorno de al menos tres exministros de su primer mandato. El extitular de Justicia y militante de RN, Teodoro Ribera llegó a Cancillería, en reemplazo de Roberto Ampuero, quien tuvo una difícil gestión.

Ribera en la actualidad es rector de la Universidad Autónoma y dejó el primer gobierno de Piñera en diciembre de 2012, en medio de cuestionamientos por sus vínculos con Luis Eugenio Díaz, expresidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), acusado de supuestos delitos de soborno y lavado de activos.

A él se suma el extitular de Salud, Jaime Mañalich, quien retornará a esa cartera. El actual gerente general de Clínica Las Condes fue uno de los ministros que acompañó al Mandatario durante los cuatro años de su primera administración y no tendría una buena relación con el ahora extitular de dicha cartera, Emilio Santelices.

Las modificaciones adelantadas por este medio, incluyeron también cambios en el equipo económico y al político. En el primer caso, el ahora extitular de MOP, Juan Andrés Fontaine -quien se encuentra de gira en Europa- fue reemplazado por el hasta hoy día -previo al cambio-, ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno. Fontaine, sin embargo, no abandonó el gabinete, ya que fue destinado a Economía, cartera donde hasta entonces se desempeñaba José Ramón Valente.

El miércoles, en medio de las especulaciones de un ajuste ministerial, Valente había sincerado que no le gustaría dejar el gobierno. "Si llegara el momento de salir, y uno sale muy rápido, uno tiene la frustración de que el proyecto se vería truncado", comentó el secretario de Estado en el programa Quién lo diría de Radio Infinita. En esa línea agregó que le "daría lata" dejar la cartera ya que debería abandonar un equipo "muy motivada con el proyecto" y que demuestra el "potencial que tiene Chile en las nuevas generaciones".

Fontaine, por su parte, fue ministro de Economía en la primera administración de Piñera, donde formó dupla con el titular de Hacienda, Felipe Larraín. Sin embargo, hubo matices respecto del protagonismo de sus funciones.

Fontaine dejó la cartera en julio de 2011, en el marco de un cambio de gabinete, en el que fue reemplazado por un entonces "peso" pesado de la política: el expresidente de la UDI, Pablo Longueira. Su salida en ese entonces significó un golpe para el economista.

Desarrollo Social, en tanto, quedó en manos del actual vicepresidente de Corfo, Sebastián Sichel, sellándose el ingreso de los ex Ciudadanos al gobierno.

A esto se suma el arribo de Juan Carlos Jobet, exministro de Trabajo durante Piñera I a la cartera de Energía, donde se desempeñaba la ministra Susana Jiménez. Ésta última debió enfrentar la polémica por los medidores inteligentes, lo cual debilitó su gestión.

Durante el primer gobierno de Piñera, Jobet trabajó estrechamente con el entonces ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter , como jefe de asesores de la cartera, e incluso llegó a fichar por Renovación Nacional (RN), tienda que dejó hace un año.

Luego asumió como subsecretario de Vivienda -en medio de proceso de reconstrucción tras el terremoto de 2010-, finalizando el gobierno como titular del Trabajo, con 37 años.

Jobet es en la actualidad cercano a Evópoli y fue uno de los impulsores del think tank Horizontal, vinculado a dicha colectividad.

Las modificaciones de Piñera, con la llegada de Moreno a Obras Públicas y de Fontaine a Economía, se produce en medio de una agenda del gobierno que busca de dar señales para fortalecer la inversión tanto pública como privada para dinamizar al economía. Ambos son ampliamente reconocidos en el mundo privado y vistos también como promotores de una agenda pro crecimiento.

Nuevos ministros que no alcanzaron a jurar

A excepción de Mañalich y Moreno, que pudieron firmar sus decretos, el resto de los nuevos ministros, es decir, Ribera, Sichel y Fontaine, no pudieron llegar estar tarde a La Moneda para participar de la ceremonia de cambio de gabinete en el Salón Montt Varas. Esto, por encontrarse fuera de Santiago.

Mientras Fontaine se encuentra de gira en Europa -para impulsar una intensa agenda de inversiones-, Sichel está de viaje en Corea y Ribera fuera dela capital.

Comenta