Arde Colo Colo

Hinchas albos se manifestaron violentamente en los alrededores del estadio Monumental por la cancelación de la Noche Alba. En Macul están cerca de cerrar a su segundo refuerzo, el defensa argentino Marcos Angeleri (34), contactado y convencido por Pablo Guede.


Mediodía. Los hinchas piden explicaciones en la entrada del Monumental por la cancelada Noche Alba, mientras el plantel hace su ingreso a la zona de camarines poniendo atención a lo que sucede a pocos metros del lugar. Las manifestaciones, a esa altura, son pacíficas. Hasta que aparecen los encapuchados. “Lo que quiere el pueblo, que se vaya Blanco y Negro”, es el cántico que se escucha cada vez más fuerte por Avenida Maratón. Son cuatro. Vienen con neumáticos bañados en bencina. Inmediatamente los lanzan hacia el portón del Monumental y les prenden fuego, mientras siguen cantando en contra de Mosa y el directorio. Lanzaron al cielo panfletos con las caras del presidente albo y Leonidas Vial, que decían: “Fuera. La paciencia se acabó”. Una veintena de fanáticos apostados en el lugar intentan seguir los cánticos, pero rápidamente se hacen a un lado cuando empiezan los piedrazos. Una botella con orina y cinco piedras fueron el resto de proyectiles que tiraron hacia el interior del estadio. No fueron más de tres minutos entre que llegaron y se fueron.

Mientras tanto, en el interior del recinto de Macul, los jugadores ya descansaban después de la improvisada sesión de entrenamiento, iniciada a las 9 de la mañana. Improvisada, porque no estaba en los planes de Pablo Guede antes de que se confirmase la cancelación de la Noche Alba. Una situación que también generó disgusto en el plantel. Uno a uno salían del Monumental, serios y con la mirada fija. Sólo algunos se detuvieron a firmar autógrafos. Otros, incluso, prefirieron salidas alternativas.

El único que exteriorizó el malestar fue Esteban Paredes, uno de los últimos en salir del estadio. “Siento una vergüenza enorme. Primero hay que pedirle disculpas a la gente que está afectada. Faltan personas que se hagan cargo de la logística, de que salga todo bien y no pasen estas cosas que nos afectan”, dijo el capitán albo.

También tuvo palabras para los desmanes de los hinchas en Pedreros. “Es algo que se esperaba por todo lo que está pasando. Están en su derecho, no sé si con tanta violencia”, dijo en su auto, detenido encima de las cenizas que dejaron los neumáticos.

Mientras los jugadores salían, llegaba Mosa. Pasada la una de la tarde, tocando desesperadamente la bocina, se hizo presente en Pedreros. Quería que los guardias abrieran rápidamente, para así evitar a la prensa y los hinchas. La credibilidad del mandamás es cada vez menor en la interna alba. Y Paredes no tuvo problemas en revelarlo: “Ya lo hemos apoyado bastante. Él sabe lo que siempre hablamos sobre él. Creo que está muy solo en esto. Hay que empezar a buscar gente que ocupe los cargos necesarios para que no vuelva a pasar esto”.

Dentro del Monumental, Pablo Guede y Gustavo Grondona esperaban al empresario. El mismo trío que estuvo reunido hasta las once de la noche del lunes, repetía la sesión.

Es que el presidente le debe más de una explicación a su cuerpo técnico, pues la insólita cancelación de la Noche Alba no es el primer papelón del verano colocolino. Sin ir más lejos, no han podido cerrar ningún gran fichaje. Por lo mismo, Guede decidió actuar por sí solo. Contactó y convenció a Marcos Angeleri de que venga al Cacique. El defensa argentino, de 34 años, ya había estado bajo las órdenes del entrenador en San Lorenzo. Puede jugar como stopper por la derecha o lateral por el mismo sector. Dicha polifuncionalidad es la que les gusta al estratega y su cuerpo técnico. El bonaerense, eso sí, aún debe desvincularse de San Lorenzo. La idea de Colo Colo es que viaje mañana a Chile para realizarse los exámenes médicos. De concretarse, será una excepcion, pues la dirigencia ha ido de fracaso en fracaso durante este mercado de verano.

El primero en negarse a la propuesta de Mosa y su directiva, que tiene la participación en la Copa Libertadores como gran argumento, fue Matías Fernández. Luego vino Lucas Barrios, otro referente albo, quien negó acercamientos con los albos, más allá de un llamado de Guede. De hecho, desmintió las negociaciones de las que Mosa hablaba.Así, se fueron sumando a la lista Carlos Carmona y Francisco Silva, entre otros.

Brayan Cortés es el único fichaje que la dirigencia alba ha sido capaz de cerrar. ¿Grandes nombres? Cero, a un mes del debut en la Libertadores. Y la paciencia de los hinchas ya está agotada.

Seguir leyendo