Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica argentina: “Cuando la pandemia llegó a Argentina encontró un país ya lastimado”

Foto: Secretaría Legal y Técnica de Argentina




En su cuenta de Twitter, donde suma más de 42 mil seguidores, Vilma Ibarra se presenta así: “Abogada. secretaria legal y técnica de la Presidencia. Barrio de Agronomía, CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Mi país, mi familia, mis amigas, mi bici, mis libros, San Lorenzo”.

Pero Ibarra es mucho más que la secretaria legal y técnica de la Presidencia de Argentina. Además de ser la autora de la ley de matrimonio igualitario, sancionada en 2010, y la impulsora de la iniciativa de interrupción voluntaria del embarazo, aprobada en diciembre pasado por el Senado, la abogada de 60 años es considerada por la prensa local como la “guardiana” del Presidente Alberto Fernández, de quien fue pareja por 10 años. “Es la única mujer en el círculo de personas en las que más confía Fernández”, ha destacado la revista argentina Noticias.

La abogada Vilma Ibarra. Foto: Secretaría Legal y Técnica de Argentina

En momentos en que el gobierno de Fernández enfrenta su peor crisis hasta ahora, como calificó el diario La Nación al escándalo de la “vacunación VIP” que favoreció a funcionarios, dirigentes y allegados al oficialismo, costándole el cargo al ministro de Salud y exembajador en Chile, Ginés González García, Ibarra accedió a contestar un cuestionario enviado por La Tercera, donde refiere a su rol en el gabinete, las iniciativas legales que ha impulsado y el impacto de la pandemia en Argentina.

Antes de la aprobación en el Senado del proyecto de ley que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo en las primeras 14 semanas, usted dijo que “nadie promueve el aborto”. ¿Qué razones la llevaron a impulsar esta iniciativa?

Al presentar desde el Poder Ejecutivo el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo siempre tuvimos en claro que nuestro principal objetivo era evitar muertes de mujeres que eran evitables. Existen diversas razones por las cuales muchas mujeres toman la decisión de interrumpir su embarazo y hasta la sanción de la ley, pese a estar penalizada esa práctica, las mujeres abortaban en la clandestinidad, poniendo en riesgo su vida y su salud. Las cifras estimadas de abortos clandestinos son preocupantes y muchas mujeres dejaron su vida o vieron afectada su salud por la inseguridad de esas prácticas realizadas en la ilegalidad. Los abortos clandestinos han sido un hecho invisibilizado y constituyen un grave problema de salud pública. La penalización ha fracasado como política: la amenaza de sanción penal no disuade a nadie y los abortos suceden de a miles en forma clandestina e insegura. El gobierno nacional ha decidido hacerse cargo de este problema de salud pública. El objetivo es disminuir el número de embarazos no deseados y también de abortos. Está comprobado que en aquellos países en los que el aborto deja de estar penalizado, el número de estas prácticas tiende a disminuir.

Vilma Ibarra junto a Ginés González García durante el debate en el Senado por el aborto legal. Foto: Prensa Senado

Junto con la ley del aborto, usted también es la autora de la ley de matrimonio igualitario. ¿En qué otras materias de esta índole le gustaría que Argentina legislara?

Las luchas por conquistar estos derechos tienen una larga historia en nuestro país y muchas mujeres y personas de los colectivos LGBTI han trabajado con mucho compromiso y esfuerzo. En lo personal, me siento parte de estas luchas colectivas. La circunstancia de ser parte del gabinete de un gobierno que tiene en su agenda la construcción de una sociedad más justa e igualitaria me da la oportunidad, pero sobre todo la responsabilidad, de trabajar para que estos derechos, negados durante tanto tiempo, se conviertan en una realidad. Nos queda mucho camino por recorrer, no sólo desde lo legal, sino fundamentalmente desde el cambio cultural. Tenemos que trabajar para que la justicia incorpore la perspectiva de género, para que la paridad de género en todos los ámbitos sea efectiva, para implementar políticas consistentes, a fin de erradicar las violencias contra las mujeres y contra los colectivos LGBTI, entre otros desafíos. En nuestro país, como en la mayoría de los países del mundo, la brecha salarial entre varones y mujeres es una realidad; hay más mujeres que varones en situación de pobreza y aún existe discriminación respecto de las mujeres y de los colectivos LGBTI. Es necesario seguir trabajando en forma transversal desde las distintas áreas de gobierno para erradicar estas desigualdades.

A fines de enero comenzó a regir en Argentina un impuesto extraordinario a las personas más ricas del país, con el que se recaudarán fondos para afrontar mejor la pandemia. La oposición macrista rechazó este impuesto por “confiscatorio”, mientras que la poderosa Sociedad Rural expresó sus temores ante la posibilidad de que este tributo se vuelva permanente. ¿Qué opinión tiene ante la reacción de estos sectores?

La ley respectiva ha establecido un aporte extraordinario por única vez para que las personas con grandes fortunas hagan un esfuerzo adicional en un momento muy difícil para la economía del país y para las economías familiares. Es necesario comprender que, en atención a una situación excepcional que se ha producido a partir de la pandemia por Covid-19, nuestro país necesita contar con los fondos necesarios para impulsar la actividad productiva y para atender a las situaciones de emergencia que no pueden esperar. Argentina se encontraba en una situación de grave vulnerabilidad económica y de aumento de la pobreza cuando asumió el gobierno del Presidente Alberto Fernández, en diciembre de 2019. Sobre ese país ya lastimado llegó la pandemia. Es imprescindible comprender y analizar estas medidas en el contexto y esperamos que los sectores de mayor riqueza harán el aporte necesario para coadyuvar a que el país salga adelante y para que los argentinos y argentinas puedan atravesar estos momentos tan difíciles.

La prensa argentina habla de usted como la “guardiana” del Presidente Alberto Fernández. ¿Qué le parecen estos calificativos? ¿Cuál es la impronta que usted desea imprimir a su cargo como secretaria legal y técnica de la Presidencia?

La Secretaría Legal y Técnica que tengo a mi cargo es el área de servicio jurídico del Presidente de la Nación y de la Jefatura de Gabinete de Ministros. El trabajo a desarrollar nos exige, a mí y a mi equipo, un trabajo de apego a las leyes y de respeto irrestricto a la Constitución Nacional y a los tratados internacionales de rango constitucional. Trabajamos para cuidar no solo que los actos administrativos del Presidente y de la Jefatura de Gabinete de Ministros sean correctos y legales, sino que se enmarquen en los objetivos políticos del gobierno con transparencia y eficiencia.

El Presidente de Argentina, Alberto Fernández, promulga la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo junto a la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, en Buenos Aires, el 14 de enero de 2021. Foto: AFP

Usted es la única mujer en la llamada “mesa chica”, el círculo más próximo del Presidente Fernández. ¿Cree que las mujeres están suficientemente representadas en el gobierno?

Fui convocada por el Presidente de la Nación para cumplir una tarea de mucha responsabilidad y solo puedo agradecer su convocatoria y la confianza que ha depositado en mí. El Presidente trabaja con todos sus ministros y ministras y somos un equipo que cree que solo se logran buenos resultados con el trabajo colectivo. Como en la mayoría de los ámbitos, empresariales, sindicales, judiciales y también políticos, las mujeres tenemos menos participación que los varones porque históricamente se ha reservado el ámbito privado y las tareas de cuidados para las mujeres, y el ámbito público para los varones. Es un largo camino revertir esta situación. Nuestro gobierno tampoco escapa a esa realidad, pero el Presidente Alberto Fernández ha convocado a muchas mujeres, de enorme prestigio y trayectoria, y les ha dado enormes responsabilidades. Esas mujeres trabajan cada día en las tareas asignadas y también en la ampliación de derechos y en achicar la brecha que existe entre varones y mujeres. Estoy convencida de que este camino de equidad de géneros no tiene vuelta atrás. Las nuevas generaciones dan cuenta de este camino recorrido y somos conscientes de lo mucho que falta recorrer todavía. Nuestro gobierno está comprometido con ello.

Alberto Fernández junto al jefe de Gabinete Santiago Cafiero y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Foto: Reuters

En 2015 usted publicó el libro Cristina vs. Cristina, donde se muestra crítica de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y en septiembre pasado dijo que “Alberto Fernández es el Presidente y el líder de la coalición, aquí no hay cogobierno con nadie”. ¿Cómo definiría su actual relación con la vicepresidenta argentina?

Cristina Fernández de Kirchner es la vicepresidenta de la nación electa por el pueblo argentino. Ha sido presidenta constitucional de nuestro país en dos oportunidades por el voto mayoritario y tiene una importante experiencia de gestión e importante reconocimiento en diversos sectores de la sociedad. Nuestro gobierno es un gobierno de coalición y conviven allí diversas miradas, pero tenemos un norte común por el cual trabajamos todos: dar por terminada la experiencia neoliberal que tanto daño le ha hecho a nuestro país y construir una sociedad más justa e igualitaria, con la riqueza mejor distribuida, con una democracia consolidada y con poderes públicos trabajando para el bienestar de la población. Yo trabajo para un gobierno que lidera el Presidente Alberto Fernández y del cual es vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, una dirigente muy importante en nuestro país. Somos un único gobierno con objetivos comunes. Tengo lealtad a mi gobierno y a todos sus integrantes, y trabajo con compromiso y esfuerzo para que logremos los objetivos con los cuales nos comprometimos frente a la ciudadanía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.