Tercera PM
Presenta:

Abuso de poder, juegos sexuales y recomendaciones de no denunciar: Los detalles de las acusaciones que remecen a la Usach

Referencial.

Cuatro psicólogas se querellaron contra el reconocido académico Pablo Vera, quien ha ocupado varios cargos en la casa de estudios, por situaciones de abuso que cometió cuando fue tutor de tesis. Los alumnos acusan a las autoridades universitarias y al rector Zolezzi por la lentitud del sumario en curso. Desde la casa de estudios niegan tajantemente estas afirmaciones: "Encubrimiento en ningún caso. Demoras, desgraciadamente, porque tenemos un mecanismo lento".


“El día 13 de julio de 2017 me citó a su oficina en rectoría fuera del horario laboral, ya que al llegar no había ninguna secretaria u otro funcionario a la vista. En ese momento me regala un chocolate, una barra gigante de Toblerone, y se acerca a mí para luego extender sus manos hacia mis pechos y manosearlos”.

El crudo relato corresponde a uno de los testimonios contenidos en la querella criminal presentada este miércoles 4 de julio ante el 6° Juzgado de Garantía de Santiago, por cuatro psicólogas tituladas de la Universidad de Santiago por abusos sexuales reiterados en contra del académico Pablo Vera Villarroel, doctorado en Psicología y hasta hace unos meses jefe de la Dirección de Investigación Científica y Tecnológica de la casa de estudios.

Las profesionales que se querellaron -representadas por la ONG Defensoría Popular- denunciaron el año pasado estos hechos, ocurridos al menos desde 2009, ante la fiscalía de la universidad, que inició un sumario administrativo en contra del docente.

Una investigación que se ha extendido por más de un año y ha tenido tres fiscales distintos -pese a que, según apuntan las denunciantes, el protocolo al que está sujeto la Usach al ser una institución pública establece solo 20 días para su ejecución- y que resolvió levantar varios cargos contra Vera, entre los que se encuentra el de autor de abusos sexuales contra las querellantes.

Mientras dura la investigación, Vera continúa vinculado a la casa de estudios, según informaron desde la Usach, pero ya no mantiene contacto con alumnos. El académico renunció al cargo de jefe del departamento de Investigación Científica y Tecnológica en mayo de este año. Desde la universidad esperan que el sumario concluya este mes.

Sin embargo, las estudiantes no han quedado conformes con las explicaciones que se han entregado públicamente. Aseguran que la dilatación del procedimiento no es una casualidad. “Él es una persona cercana al rector, ha ocupado cargos de confianza como el de vicerrector subrogante y estuvo en el lanzamiento de la campaña de Juan Manuel Zolezzi”, afirma a La Tercera PM Javiera Medina, secretaria de comunicaciones de la Vocalía de Género de la Usach, quien apunta a la máxima autoridad universitaria como “encubridora” del caso.

Acusaciones que son tajantemente negadas desde la universidad que dice solidarizar con las víctimas. “Encubrimiento en ningún caso. Demoras, desgraciadamente, porque tenemos un mecanismo de sumarios que es lento”, responde a La Tercera PM el abogado Gustavo Robles Labarca, secretario general de la casa de estudios.

El detalle de la querella

“Me citaba frecuentemente a su oficina”. “Se masturbaba frente a mí”. “Me enviaba videos porno”. Me rozaba con su genital cuando pasaba detrás mío”. “Puso su manos entre mis piernas hasta el fondo quedando con su mano entre mis muslos”.

Estas son algunas de las graves denuncias contenidas en la querella criminal interpuesta por las cuatro mujeres. Dichas acusaciones apuntan a que los actos impropios habrían ocurrido cuando acudieron a ayudantías o eligieron a Vera como tutor de sus tesis de pre o posgrado.

Las denunciantes aseguran en sus relatos que tuvieron miedo de hablar por la situación de poder que mantenía Vera: “Nos sentíamos en sus manos, que él podía hacer y deshacer con nosotras. Nos imaginábamos qué haríamos si esto se repetía (…) estábamos conflictuadas. Dos universitarias pobres, primeras profesionales de nuestras familias, quienes tenían todas sus expectativas depositadas en nosotras”, dice una de ellas en el documento judicial.

De las cuatro denunciantes, dos eran madres al momento de ocurrir los hechos denunciados, y otra era una alumna extranjera. Por esto, explican en la acción judicial, tuvieron miedo de hacer públicos los abusos por miedo a salir perjudicadas.

Pero en el caso de las que pidieron ayuda, hay una arista adicional: la querella afirma que las mismas autoridades universitarias a las que acudieron les recomendaron guardar silencio

Además de las tocaciones, Vera involucraba a las estudiantes en juegos sexuales en su oficina donde participaba otra mujer: “Él me decía que se trabaja mejor cuando uno lo pasa bien (…) en las ocasiones que me negaba a jugar o a ir a su oficina ubicada en la vicerrectoría me maltrabataba laboral y psicológicamente”, dice una de las denunciantes en la querella.

“Muchas veces le expliqué que no me parecía jugar en el contexto laboral y que me hacía sentir que solo estaba trabajando para complacer sus juegos, pero me decía que eran temas distintos y que nadie se podía enterar porque nos iría mal a tordos”, agrega la profesional.

Los relatos también describen que el académico buscaba frecuentemente a otras alumnas de la universidad para cumplir con sus fantasías: “Me pedía sutilmente que evaluara si eran de mi tipo o no, a lo que yo me negaba (…) Persuasivamente él hacía que asientera frente a mujeres que podía mostrarme en videos. Hasta que me llegaba a enojar”, afirma en el documento otra de las víctimas.

Según el testimonio de otra de las denunciantes, a la hora de enfrentarlo por sus conductas abusivas, Vera “eludió completamente el tema, sin mencionar en lo absoluto lo ocurrido ni mostró arrepentimiento”.

Otra de las víctimas cuenta que cuando buscó ayuda en autoridades de la casa de estudios, éstas le habrían hecho ver la posición de poder de la que gozaba el académico: “Me dijeron que me quedara en silencio porque él tenía mucho poder y él podría obstaculizar mis metas y mi magíster en Chile o dañar mi vida profesional en el país”, se lee en uno de los testimonios.

Tras la mala acogida, esta misma alumna cuenta que recurrió a otra destacada académica, que en ese entonces dirigía el posgrado que cursaba, la que le dio un consejo similar: “Guardar silencio y terminar mi magíster y mi tesis y después de eso, tal vez si me iba del país, denunciara, pero que no era adecuado denunciarlo por su alto poder”.

Los actos abusivos provocaron que algunas de las denunciantes, según se lee en la querella, optaran por alejarse de la universidad y dejaran de lado sus sueños y metas profesionales: “Al terminar la tesis me encuentro con la posibilidad de seguir trabajando con él en otros proyectos, y a pesar de intentarlo en algún momento, esto me resulta imposible y me desvinculo completamente de la universidad”, es uno de los testimonios presentes en el recurso judicial.

Alumnas v/s Zolezzi

Casi un año y medio y tres fiscales distintos -uno se inhabilitó por no tener imparcialidad ante el caso- han pasado desde que dos de las querellantes se atrevieron a hablar e interpusieron una denuncia en la universidad contra el académico Pablo Vera por abuso sexual, en mayo del año pasado, a través de la Vocalía de Género de la casa de estudios. En esa misma fecha, la universidad abrió un sumario administrativo que hasta hoy no concluye.

Según explica una de las denunciantes, Romina Podestá (31) -la única que ha accedido a hablar con los medios de comunicación-, ella tomó la decisión luego de enterarse que la casa de estudios indagaba acusaciones contra dos docentes del departamento de Historia.

Pero los estudiantes de la universidad decidieron radicalizar su postura ante la lentitud del procedimiento. El martes pasado se tomaron el zócalo de la escuela de Psicología y ayer miércoles, cuando la ONG Defensoría Popular interpuso la querella ante la Fiscalía, realizaron una concentración en Rectoría donde exigeron explicaciones por la lentitud del sumario.

“Queremos que el rector Zolezzi se pronuncie, lo acusamos de encubridor. El proceso ha durado más de un año ¿Cómo no vamos a pensar que esto se ha dilatado para que algunos de los casos denunciados prescribieran?”, explica a La Tercera la vocera de la Vocalía de Género, Javiera Medina.

Ante estas acusaciones, Gustavo Robles, el secretario general de la Usach, responde: “Esa es una imputación injuriosa y hasta calumniosa. Las personas tienen que hacerse responsables de sus dichos. Si alguien tiene un cargo contra alguna autoridad de la universidad debe hacer la denuncia en los tribunales. De lo contrario, es una imputación difamatoria e injuriosa. El rector de la universidad, como jefe de esta institución pública y del Estado, recibe el sumario una vez que está terminado. Antes de eso no toma conocimiento porque es natural que el que tiene que tomar la decisión final no puede estar involucrado en el desarrollo del proceso”.

Javiera Medina afirma que tienen motivos para creer que la lentitud del sumario ha sido intencional: “Él tiene una posición de poder. Es colaborador director de Zolezzi. Su cargo es de confianza, fue vicerrector subrogante y asistió al inicio de la campaña del rector en este periodo”, asegura.

Argumentos que desde la Usach niegan tajantemente: “Encubrimiento en ningún caso. Demoras, desgraciadamente, porque tenemos un mecanismo de sumarios que es lento. Si uno supiera la cantidad de fiscales que se van excusando de estos casos por distintos motivos como tiempo o impedimiento lo que va dilatando el procedimiento administrativo”, agrega el abogado Robles.

Desde la casa de estudios esperan que el sumario esté terminado este mes. Las alumnas, cansadas de esperar, no descartan nuevas movilizaciones para presionar a la universidad. Además estudian recurrir al Colegio de Psicólogos, a Fondecyt y a Conicyt para que tomen medidas en contra de Vera que utiliza estos recursos públicos para sus investigaciones, y que en este contexto, según denunciaron las cuatro profesionales, cometió los abusos sexuales aprovechándose de su situación de poder.

Respuesta de la Usach: “Se ha hecho todo lo posible”

La Tercera PM se comunicó con el abogado Gustavo Robles, secretario general de la Usach, que respondió las siguientes preguntas sobre las acusaciones de acoso y abuso sexual contra Pablo Vera:

-¿Cómo reacciona la universidad ante la querella criminal interpuesta contra el académico Pablo Vera por abuso sexual?
La universidad no puede sino solidarizar si ellas han sido víctimas del presunto delito que tendrán los tribunales que identificar.

-Han habido numerosas críticas por la tardanza del sumario
Se ha hecho todo lo posible porque esto avance rápido. El caso es complejo. No cabe ninguna duda de eso porque las conductas son gravísimos. La universidad repudia dichas conductas. Los procedimientos que tenemos son propios de la administración pública. Desgraciadamente las conductas humanas han ido llevándose con un ritmo vertiginoso mayor al cambio legislativo. Los sumariosadministrativos están pensados para una sociedad distinta a la que vivimos hoy. No cabe duda que vamos a tener que reaccionar mejorando los procedimientos para que se ajusten a esta nueva realidad de comportamiento reñido con la dignidad humana.

¿Qué vínculo mantiene el académico Pablo Vera con la universidad?
Él es funcionario de la universidad. Está separado de sus funciones de jefatura, no está realizando labores de docencia ni tiene relación con estudiantes, no tiene alumnos a su cargo. El sumario no ha terminado. Es el juicio justo, el debido proceso a lo que toda persona tiene derecho que se le respete. Cuando se tome una decisión sobre el resultado final, allí podrán haber otros efectos.

-Al conocer las denuncias, ¿la Universidad tomó contacto de alguna manera con las estudiantes que acusaron al académico?
Al formalizarse una denuncia esto queda en manos de una autoridad propia del desarrollo del proceso que es un fiscal que puede sugerir medidas, pero como es una denuncia tan grave tampoco se puede andar ventilando por los pasillos de la universidad. Por ley el sumario administrativo tiene una etapa de secreto (…) es la fiscal la que debería sugerir medidas de todo tipo como colaboración o medidas de otro tipo. Desconozco porque tampoco conozco el sumario, no me corresponde, si esas medidas se han tomado o no.

-Si el sumario concluye que el académico Pablo Vera cometió abuso sexual, ¿la universidad podría hacerse parte de acciones judiciales?
Eso se tendría que estudiar, naturalmente.

Seguir leyendo