Tomás Moulián y su apoyo al asilo de Palma Salamanca: "El conquistó su libertad con su huida"

Tomás Moulián, noviembre 2018

El Premio Nacional de Humanidades, que se unió a la red de apoyo en favor del ex frentista, dice que "el asesinato de Guzmán no tiene justificación. Sí lo tenía el asesinato, el magnicidio de Pinochet".


Se refiere a él en todo momento como "Palma Salamanca". No como "El Negro". No como "Ricardo". Cuenta que lo conoció una sola vez y hace años por intermedio de su familia, antes del asesinato de Jaime Guzmán, y que cuando este año le pidieron participar en la red de apoyo para que Francia, aceptó. Se dejó grabar para un video de seis minutos, durante los cuales subrayó que "no hay condiciones para un juicio justo" para el ex frentista, "por el personaje, principalmente por quien era Jaime Guzmán para la derecha", y que "escapar de la cárcel es un hecho que debiera ser respetado".

El sociólogo y Premio Nacional de Humanidades -que hoy milita en Revolución Democrática- remarca que "acepté la filmación de ese video porque "me interesaba hablar del contexto en el cual se realizó el ajusticiamiento". Según han dicho en el comité de apoyo a la familia Palma Brzovic, el testimonio de Moulián habría sido clave para que Francia les concediera el asilo político.

-¿Cuando habla del ajusticiamiento, se refiere al de Jaime Guzmán?

-Sí, el de Jaime Guzmán. No lo justifica, pero sí explica cómo ocurrió. Fue en condiciones cuando existía en Chile un régimen semi representativo, con senadores designados, Consejo de Seguridad Nacional, el sistema binominal. Todo eso no cambia hasta el 2005. Ese contexto me permite comprender el ajusticiamiento a Jaime Guzmán. Él es el principal ideológo de la dictadura, artífice de la Constitución del '80 y firme partidario de una dictadura larga; incluso se enfrenta a Manuel Contreras, porque le parece que las actividades de la DINA no generan condiciones para una dictadura larga.

-Ese es el contexto. Pero para usted, ¿matar a Guzmán tenía algún tipo de justificación?

-Para mí el asesinato de Guzmán no tiene justificación. Sí lo tenía el asesinato, el magnicidio de Pinochet. Pero no el asesinato de Guzmán. Pero eso no significa que yo avale la extradición de Palma Salamanca. Con la excepción de Pinochet, no estoy por ningún asesinato de quienes apoyaron a la dictadura. Sé qué está en la mente de quiénes ejecutaron el asesinato.

-¿A ver?

-Ellos estaban matando al segundo Pinochet. Al principal ideólogo de la dictadura.

-¿Y por qué sí fue justificable haber intentado matar a Pinochet?

-Porque era un magnicidio. Era intentar ajusticiar al principal responsable de los crímenes de la dictadura militar, por eso se puede justificar. Las consecuencias de asesinarlo habrían sido feroces, con venganzas, como de hecho lo hicieron al cobrar cabeza por cabeza por los escoltas. Habría sido mucho peor, pero hay un justificativo ético en intentarlo.

-Volviendo al debate por las condiciones para un juicio justo de Palma Salamanca. ¿Por qué piensa que no existían acá?

- ...Palma Salamanca ya está juzgado. Si vuelve, vuelve a someterse a una sanción de presidio perpetuo. Esa sentencia fue hecha en condiciones dadas. Y creo que Palma Salamanca se ganó su libertad: huyó de la cárcel.

-Usted dijo en el video que escapar de la cárcel "es un hecho que merece ser respetado". ¿Por qué?

-Obtuvo su libertad, se mantuvo oculto bastante tiempo y se ganó otra vida, una bastante distinta a la que llevaba. Hoy Palma Salamanca es otro, no es el mismo que ajustició a Jaime Guzmán.

-¿Cómo así?

-Son muchos años durante los que él se crea otro personaje, trabaja como fotógrafo, ya no tiene la misma compañera que tenía antes. Es otro Palma Salamanca, alguien que clandestinamente tuvo que adoptar una nueva personalidad.

-Pero ¿por qué su juicio no fue justo?

-No puedo juzgar el juicio al que fue sometido, no puedo decir si fue o no justo. Para mí, lo importante es que conquistó su libertad con su huida y su nueva vida. Por eso digo que no es el mismo Palma Salamanca que ajusticia a Jaime Guzmán. Fue sometido a torturas, y es uno de los ingredientes de un juicio injusto: hace que las confesiones hayan sido obtenidas bajo coerción.

-¿Lo conoció en persona?

-Sí, lo conocí en persona, pero antes del ajusticiamiento de Guzmán. Era uno de los numerosos amigos que tenía mi hija en los años posteriores al plebiscito del 5 de octubre. En alguna ocasión lo vi; no me acuerdo haber conversado con él, pero sí haber estado junto a otras personas.

"No me han pedido nada más"

"Creo que él pertenecía al Frente Autónomo, la facción del FPMR que se separó porque acusaron al PC de no querer continuar con la lucha armada. Ellos tratan de continuar una larga y prolongada, comenzando con la ocupación de Los Queñes, intentos que terminan trágicamente con el asesinato de Raúl Pellegrin y de su compañera", remarca Moulián. Pero para él, la posición del Frente Autónomo no era justificable.

-¿Supo si Palma Salamanca agradeció su apoyo?

-No. Pero lo que fue decisivo fue la formación en Francia de una red de apoyo a Ricardo Palma Salamanca, encabezada por Carmen Castillo, y en la que participaban importantes intelectuales franceses, como Alain Touraine. Él sacó una declaración que me sorprendió por la violencia contra Jaime Guzmán: lo calificó como el principal responsable de la dictadura militar. Y eso llevó a que la cancillería francesa relacione el asesinato de Guzmán con la dictadura.

-Fernando Atria dijo que "no podemos pretender que el mundo del cual nos reímos -diciendo que vuelva Pinochet, que está tan enfermo, que lo vamos a juzgar acá y etc, y que después no pasó nada- va a olvidar todo eso". ¿También cree eso?

-Eso tuvo influencia en los grupos intelectuales, más que en los gobiernos.

-Considerando todo el ruido que ha provocado, ¿de qué le sirvió a Palma Salamanca la reunión con los diputados Orsini y Boric?

-Tuvo una importancia, una influencia leve. No se sabía al principio, y si hubiese tenido mayor importancia, Palma Salamanca la habría hecho saber.

-¿Le han pedido hacer algún otro acto de apoyo?

-No, no me han pedido nada.

-¿Qué le diría a Ricardo Palma Salamanca si lo tuviese al frente ahora?

-Le diría que haga un análisis autocrítico del ajusticiamiento de Jaime Guzmán. Tengo la impresión que él inicialmente estuvo en desacuerdo con la operación y lo hizo saber, pero que su organización le había reiterado la orden, y la cumplió. No sé si será así, pero en todo caso le diría que reevalúe lo que esto ha significado para su vida.

Comenta