Neil Gaiman pidió perdón por su criticado viaje a Escocia en medio de la restricciones por el coronavirus

El autor de Sandman viajó desde Nueva Zelanda hasta la residencia que mantiene en la isla Skye.


“Entonces. Hice algo estúpido. Lo siento mucho”, así comenzó Neil Gaiman la extensa disculpa que publicó en su blog personal a raíz de las críticas que despertó su viaje en medio de las restricciones por la pandemia de COVID-19.

Hasta un par de semanas atrás Gaiman había permanecido en cuarentena en Nueva Zelanda junto a su pareja, Amanda Palmer, y el hijo de ambos, Ash. Sin embargo, la semana pasada el propio autor de Sandman confirmó que había dejado Nueva Zelanda y había viajado hasta una de sus residencias en la isla Skye de Escocia.

“Hola desde Escocia, donde estoy en una cuarentena rural por mi cuenta”, escribió Gaiman el pasado 14 de mayo. “Estoy a medio mundo de distancia de Amanda y Ash, y los extraño mucho a ambos (...). Estuve en Nueva Zelanda con ellos hasta hace dos semanas, cuando Nueva Zelanda pasó del bloqueo de Nivel 4 que había estado durante las 5 semanas anteriores al Nivel 3”.

En su minuto Gaiman relató que viajó con todas las medidas de seguridad personal pertinentes y que a lo largo de su viaje se encontró con aeropuertos y aviones que estaban mayoritariamente vacíos. Sin embargo, las acciones del autor igualmente despertaron un montón de críticas.

Y es que pese a que Gaiman reconoce que este viaje también tenía que ver con su trabajo, el autor admitió que principalmente fue influenciado por el estado de su relación de pareja. Es decir, no era algo completamente de primera necesidad.

En ese sentido, el viaje de Gaiman a una residencia que tampoco sería su hogar principal en Woodstock, Estados Unidos, generó críticas incluso por parte de Ian Blackford, el legislador que representa a esa zona de Escocia.

“¿Qué pasa con las personas cuando saben que estamos en medio de una cuarentena y piensan que pueden venir aquí desde el otro lado del planeta, poniendo en peligro a las personas locales por la exposición a esta enfermedad que podrían haber contraído en cualquier paso del camino?”, dijo Blackford a The Sunday Times.

A raíz de los comentarios en su contra, el lunes pasado Gaiman decidió publicar una carta de disculpas en su sitio web.

“El último blog que escribí, sobre cómo había estado aquí durante casi tres semanas, se convirtió en noticia, y no en el buen sentido. Fue el tipo de noticias como ’Hombre vuela 12000 millas para desafiar la cuarentena'. Y me las he arreglado para estropear las cosas en Skye, que es el lugar que más amo en el mundo”, escribió el autor.

Gaiman continuó explicando que se sentía “más que un poco abrumado y atrapado en Nueva Zelanda” e ingresó al sitio del gobierno de Reino Unido para descifrar qué hacer. Allí el autor de Good Omens dice que encontró un mensaje que lo instó a regresar a su hogar en Escocia donde dice que ha vivido desde 2017, algo que no quedaba claro en su publicación original donde sostenía que su residencia estaba en Estados Unidos y pretendía volver allí junto a su familia eventualmente.

Posteriormente el escritor relató que tomó un vuelo inmediatamente después de que las restricciones más severas se levantaran en Nueva Zelanda y al llegar a Reino Unido se trasladó inmediatamente hasta su residencia donde ha permanecido encerrado por tres semanas.

No obstante, ahora está consciente de que su viaje no fue la mejor idea.

“No estaba (pensando), no claramente. Sólo quería ir a casa”, añadió.

Gaiman concluyó sus descargos asegurando que no volvería a tomar esta decisión y que la policía local lo vistió para asegurarse de que mantuviera su cuarentena y respetara las normas de aislamiento.

Skye es una isla de Escocia y como el propio Gaiman cuenta en su publicación, la semana pasada se registró un importante foco de contagios en hogar de ancianos ubicado en ese lugar.

Como había explicado en una publicación realizada la semana pasada, el autor de Sandman había permanecido por tres semj

Comenta