Ataques racistas de Trump a congresistas definen tono de su campaña presidencial

Imagen-TRUMP,-Donald-2WEB

Para los analistas, el mandatario está buscando movilizar al voto blanco, que ganó en 2016 por 20 puntos de diferencia. Se espera que el tema racial continúe siendo central en la campaña hasta que se realicen las elecciones el próximo año.




n una clara estrategia electoral de cara a las presidenciales de 2020, el Presidente Donald Trump retomó ayer su campaña de ataques contra los demócratas que, según él, "detestan" Estados Unidos, un día después de que fuera denunciado en el Congreso por sus tuits "racistas". "En Estados Unidos si odias a nuestro País, eres libre de irte. El asunto es que las cuatro congresistas piensan que Estados Unidos está mal en sus orígenes y que incluso está más mal ahora, que somos racistas y malos", escribió Trump en su cuenta de la red Twitter después de tres días de una polémica gatillada por unos tuits en los que "aconsejaba" a cuatro demócratas integrantes de minorías "regresar" a sus países de origen, "lugares infestados por la criminalidad".

Las cuatro mujeres a las que el inquilino de la Casa Blanca Trump descalificó, son las congresistas Alexandria Ocasio-Cortez, neoyorquina de origen puertorriqueño; la afroamericana Ayanna Pressley, nacida en Cincinnati y criada en Chicago; Rashida Tlaib, natural de Detroit de padres palestinos; e Ilhan Omar, que llegó a Estados Unidos siendo niña procedente de Somalia. Se las conoce como "el escuadrón" (squad) por su activismo y sus recientes enfrentamientos con la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Para los analistas, al alimentar las tensiones raciales e ideológicas y al profundizar las líneas divisorias que separan a Estados Unidos, el mandatario definió el tono de su campaña y está buscando movilizar al electorado blanco.

Para el analista del Claremont McKenna College, John Pitney, los republicanos han ganado el voto blanco en cada elección presidencial desde 1952, con la excepción de la victoria del demócrata Lyndon Johnson en 1964. "Es más, en 2016 la brecha racial se convirtió en un cañón, ya que Trump ganó el voto blanco no hispano (57% frente a 37%), mientras que Hillary Clinton ganó el voto de los negros, de los latinos y de los asiáticos. La elección de 2020 puede tener aún más división racial", explicó a La Tercera.

"Creo que esto fue estratégico, no creo que se le haya escapado, no creo que haya sido sin intención. Creo que esto va a poner el tono de la campaña, buscando movilizar a sus propios votantes, pero también buscando tener respaldo de los demócratas y de los independientes que puedan sentir de la misma forma sobre la raza. Así que la forma en la que Trump habla sobre los inmigrantes, la forma en la que habla sobre inmigración, cómo vienen en caravanas, cómo son criminales, violadores, todo esto se encuentra bajo el mismo umbral de mantener su coalición unida y espero ver más de esto en 2020", dijo a La Tercera, Carlos Algara, cientista político de la Universidad de California en Davis, experto en comportamiento del votante.

"Mucha de mi investigación trata de cómo los blancos en Estados Unidos piensan sobre la raza, cómo votan, no solo en las elecciones presidenciales, sino que también en el Congreso, y he encontrado evidencia de que los republicanos se benefician de actitudes racistas de los blancos. Esta es una estrategia electoral que ayuda a los republicanos. Porque en Estados Unidos muchos estadounidenses blancos piensan que el racismo no existe, que creen que los blancos no tienen privilegios dentro de la sociedad, ellos gravitan hacia esos mensajes. Los republicanos saben de decisiones estratégicas, ellos saben que el país se esta volviendo más diverso, están perdiendo respaldo entre los hispanos, que es el bloque que más crece en el país. Creo que mucha de esta estrategia busca movilizar a blancos que tienen alto resentimiento racial, aunque no solo republicanos, sino también demócratas", añadió Algara.

Y la estrategia de Trump ya está dando frutos, porque el respaldo de los republicanos al mandatario tuvo una breve alza, de cinco puntos porcentuales, tras sus dichos contra las congresistas demócratas, llegando a 72% de apoyo, según un sondeo de Reuters.

No por nada, según The New York Times, el Presidente está contento con la reacción de los demócratas a sus ataques. Incluso, ha señalado que se está "casando" con Pelosi y "el escuadrón". En este sentido, algunos analistas creen que esta controversia puede dividir más a los demócratas, ya que los moderados salieron en defensa de las cuatro congresistas que pertenecen a un ala más de izquierda. "Por algún tiempo ya los demócratas se han ido inclinando hacia la izquierda, pero la mayoría de la Cámara depende de los moderados y es posible que el nominado venga de ese lado", concluyó Pitney.

¿Quiénes componen "el escuadrón"?

Alexandria Ocasio-Cortez

14° distrito de Nueva York

Con 29 años es en una de las líderes más reconocidas del Congreso. De madre puertorriqueña, nació en el Bronx. Ha criticado la política migratoria de Trump.

Rashida Tlaib

13° distrito de Michigan

Abogada de 42 años e hija de inmigrantes palestinos, la segunda mujer musulmana en la Cámara de Representantes. Ha criticado la "profunda desconexión" de la clase política con la realidad social.

Ilhan Omar

Distrito de Minnesota

Es la primera mujer en la historia parlamentaria estadounidense que lleva la cabeza cubierta en el Congreso por motivos religiosos. Ha criticado el veto migratorio del Presidente Trump.

Ayanna Pressley

Distrito de Massachusetts

Se convirtió en la primera mujer negra en representar al estado de Massachusetts. Tiene 45 años, una de sus batallas son los derechos de los arrendatarios.

Comenta