Expresidente Medvedev dice que Rusia “puede usar” todo tipo de armas, incluidas las nucleares, en caso de amenaza

El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvedev, y el viceprimer ministro, Denis Manturov, asisten a una reunión en el Kremlin en Moscú, el 20 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

El actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia aseguró que el país "ha elegido su propio camino y no hay marcha atrás".


El expresidente ruso y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvedev, subrayó este jueves que Moscú “puede usar” todo tipo de armamento en caso de amenaza, incluidas las armas nucleares, y agregó que el país “ha elegido su propio camino y no hay marcha atrás”.

Medvedev, quien también fue primer ministro, indicó que el anuncio realizado el miércoles por el Presidente ruso, Vladimir Putin, sobre una “movilización parcial”, implica “no sólo la movilización de capacidades, sino de todas las armas rusas, incluidas armas nucleares estratégicas a partir de nuevos principios para lograr esta protección”.

Vladimir Putin y Dmitri Medvedev asisten a una reunión con miembros del gobierno en Moscú, el 15 de enero de 2020. Foto: Reuters

“Se celebrarán referendos y las repúblicas del Donbás y otros territorios serán aceptados en Rusia. La protección de todos los territorios que se unan se fortalecerá de forma significativa gracias a las Fuerzas Armadas rusas”, explicó Medvedev en un mensaje publicado en su cuenta en Telegram.

En este sentido, manifestó que “los generales idiotas retirados no tienen que asustar con charlas sobre un ataque de la OTAN en Crimea”. “Las armas hipersónicas garantizan alcanzar mucho más rápido objetivos en Europa y Estados Unidos. El ‘establishment’ occidental y todos los ciudadanos de los países de la OTAN deben entender que Rusia ha elegido su propio camino. No hay marcha atrás”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.