Los compromisos que deberían copar la agenda del COP25

Padres Las Casas es una de las comunas que registra alto nivel de polución ambiental. Foto: Agenciauno

Ambientalistas dicen que el país tiene que ser más ambicioso con las metas que ayuden a contrarrestar el cambio climático.


Ante la designación de Chile como sede de la COP 25, la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, actúa como presidenta de la misma. Por ello, expertos medioambientales indican que su protagonismo se debería orientar al desarrollo de la agenda y no sólo a aspectos logísticos, como el transporte o el alojamiento de los asistentes a la cumbre.

Entender el rol de la presidencia de la COP y cuáles son los temas que el gobierno quiere empujar, señala Samuel Leiva, consultor en políticas públicas medioambientales, es un papel mucho más importante que el problema logístico. “Alguien más los tendrá que hacer, en este momento alguien debe estar viendo eso y no la ministra”, aclara.

Dentro de los temas más relevantes, agrega, está el financiamiento de las acciones climáticas. “Además, el libro de reglas de cómo los países van a reportar sus acciones climáticas. Más allá de ser una buena ventana pública, es el futuro de la humanidad lo que se discute”.

El abogado y director ejecutivo de ONG Fima, Ezio Costa, sostiene que desde la política nacional se deben solucionar cosas internas antes. Una, indica, es firmar el Acuerdo de Escazú, porque no ser parte de él “aparece como incongruencia”.

La COP de este año es una continuación de la lógica de la de años anteriores, dice Costa, y se busca la mejor implementación posible del Acuerdo de París. “Se requiere que todos los países pongan de su parte y Chile debería tener un compromiso más efectivo, no solo declarativo. El gobierno, sin duda, hablará sobre la electromovilidad y energía de fuentes renovables, pero también es necesario hablar de la descarbonización, porque no hay una política para que existan más autos eléctricos o que se va a quitar el componente de carbono del transporte”.

Para Paola Vasconi de GIZ, agencia implementadora de EUROCLIMA+, Programa de Cooperación de la Unión Europea en clima con Latinoamérica, Chile tiene múltiples desafíos de cara a la COP25. Uno es el proceso de discusión de la ley de cambio climático, junto con la actualización del compromiso al Acuerdo de Paris. “Chile tiene la oportunidad de ser más ambicioso en sus compromisos climáticos, que han sido catalogados por organizaciones internacionales como poco ambicioso”.

Maisa Rojas, directora del CR2, señala que la COP25 tiene un cronograma y objetivos establecidos que van más allá de lo que decide un país. Sin embargo, los países anfitriones relevan ciertos temas en particular. “Lo que quedó al debe es el tema de la ambición. Al 2020 se deben actualizar las contribuciones nacionales, y como ya sabemos que las existentes -que los países presentaron para el Acuerdo de París- no son suficientes para limitar el calentamiento de dos grados, mucho menos aún al 1,5°C, un tema muy importante es cómo aumentamos la ambición”.

Se trata de una tarea compleja, admitió en su cuenta de Twitter el exministro de Medio Ambiente Marcelo Mena. “Veo harta gente que no sabe cómo se organizan las COP tirando comentarios chaqueteros. Esta cumbre es una fiesta a la que todos tenemos que contribuir, apoyándonos, sabiendo que es un logro institucional que viste al país. Todo mi apoyo a @CarolaSchmidtZ, que lo hará espectacular”.

Seguir leyendo