Columna de Vivian Budinich: Educación, divino tesoro

Vivian Budinich

Las empresas que generamos vínculo con nuestros territorios tenemos la gran oportunidad de ir más allá y trabajar junto con las comunidades cercanas de manera colaborativa, aportando valor a la educación local desde nuestro ámbito de acción, buscando generar un círculo virtuoso anclado al propósito y expertise de la compañía.



La educación es la base de cualquier desarrollo a nivel país, empresa y sociedad en general. El ODS 4 de la ONU, en el contexto de la agenda 2030, habla de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y de esta forma apoyar la promoción de un desarrollo sostenible.

Este tema es tan desafiante que no puede ser abordado solo por el Estado, sino que las empresas también pueden jugar un rol para proveer importantes avances en esta materia.

En este sentido, existen varias formas en que las empresas pueden promover esto, ya sea mediante capacitación y desarrollo de sus propios colaboradores, entrega de becas a trabajadores e hijos de trabajadores, copago de estudios para hijos de trabajadores, programas educativos en general, etc.

La educación es y seguirá siendo una de las mejores fuentes de desarrollo de las sociedades y de poder optar a un mejor progreso a nivel profesional, personal y de los países. Como lo mencionó Koichiro Matsuura, director general de la Unesco (1999-2009): “La educación, en todas sus formas y todos sus niveles, no es solo un fin en sí mismo, sino también uno de los instrumentos más poderosos con que contamos para inducir los cambios necesarios para lograr un desarrollo sostenible”.

Dicho esto, las empresas que generamos vínculo con nuestros territorios tenemos la gran oportunidad de ir más allá y trabajar junto con las comunidades cercanas de manera colaborativa, aportando valor a la educación local desde nuestro ámbito de acción, buscando generar un círculo virtuoso anclado al propósito y expertise de la compañía.

Empresas Iansa como compañía de alimentos, promueve varios programas entre los que destacan Academia Iansa, que tiene como objetivo perfeccionar técnicas culinarias y conocimientos contables de alumnos de colegios vulnerables y de microemprendedores, en colaboración con la Universidad Finis Terrae. De esta manera se busca aportar en forma concreta y real, ampliando las oportunidades de desarrollo de las personas y comunidades cercanas.

El acceso a la educación y preparación de las personas, comunidades y sociedad seguirá siendo una excelente forma de poder fomentar un desarrollo sostenible a todo nivel. Es por eso que nuestra invitación es a que aportemos desde nuestro ámbito de acción, potenciando de manera consciente los ecosistemas que promuevan la educación a todo nivel.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La empresa italiana 3D WASP, diseñó una casa experimental autosuficiente y sostenible que además incluye paneles solares y sistemas de recolección de lluvia para regar.