Comunicación de riesgo: educar no asustar



SEÑOR DIRECTOR:

Según la OMS, comunicación de riesgo, se refiere al intercambio en tiempo real de información, recomendaciones y opiniones, entre expertos y/o funcionarios y personas que se enfrentan a una amenaza (riesgo) para su sobrevivencia, su salud o su bienestar económico o social. Esta semana, la ministra de Salud refuerza este concepto aportando que una efectiva comunicación de riesgo consiste en educar y no asustar a la población, a propósito del nuevo aumento de casos de Covid.

Tras 26 meses de pandemia, estamos todos aburridos de leer y escuchar sobre el Covid, también cansados de cuidarnos y seguir las recomendaciones de las autoridades y expertos. No obstante, pese a los deseos de todos, la pandemia no se ha acabado y en estos largos meses hemos aprendido cómo enfrentarnos a ella. Sabemos que las vacunas son efectivas, muy seguras y nuestro mejor escudo protector, y que el uso de mascarillas y la ventilación siguen siendo fundamentales para prevenir la transmisión (útil además para todos los virus respiratorios).

Como ciudadanos, debemos comprometernos a continuar siguiendo las recomendaciones de la autoridad, que estén basadas en evidencia científica. En la misma línea, le pedimos a las autoridades que nos entreguen recomendaciones claras y precisas, junto con poner toda la información disponible de modo sencillo y didáctico, accesible y comprensible para todos, para que tal como lo dice la Dra. Yarza, la ciudadanía pueda tomar las decisiones con la mejor información posible y que las medidas que se tomen sean coherentes con el momento epidemiológico.

Claudia Cortés

Infectóloga

Profesora asociada U. de Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.