Instituciones

07 DE JULIO DE 2021/SANTIAGO Vista general de la primera sesión de la Convención Constitucional, realizada en el Salón Plenario del Ex Congreso Nacional en Santiago. FOTO: ALEJANDRO CARVALLAL/SENADO vía AGENCIAUNO



SEÑOR DIRECTOR

Hace dos semanas estábamos llenos de interrogantes sobre la instalación de la Convención Constitucional. La incertidumbre de cómo asumirían sus cargos los convencionales, que símbolos se exhibirían y de qué forma comenzarían a construir su organización interna dada la inexistencia de reglas, implicaba depositar toda la responsabilidad en un colectivo que aún no disponía de los elementos básicos para la confianza mutua.

Es en momentos como ese donde necesitamos más que la buena voluntad, en que tienen sentido las instituciones y, en particular, la forma en que las personas que se desempeñan en su nombre persuaden sobre las reglas y criterios que han dado estabilidad a su funcionamiento.

El éxito de la instalación de la Convención se debe en buena parte al rol que cumplió Carmen Gloria Valladares, quien puso a disposición las prácticas institucionales que facilitaron la aceptación de los cargos y la elección de la presidenta Elisa Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa.

Pero instalados y superados los inconvenientes del primer día de sesiones, han sido los funcionarios de la Cámara y del Senado, John Smock y Julián Saona, quienes han facilitado a la Convención las formas procedimentales para adoptar sus acuerdos, para lo cual han utilizado las reglas y métodos elementales de la tradición institucional más que centenaria del Congreso para que la Convención puede avanzar en su organización.

Estas dos semanas nos muestran que, a pesar de las profundas diferencias que puedan existir entre los miembros de la Convención, son el respeto a las formas procedimentales las que garantizaran su éxito y para eso construir a partir de las prácticas republicanas pasadas, es un ejemplo que la democracia se reanima cuando ejecutamos cotidianamente los actos que le dan su significado.

Luis Cordero Vega

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.