Negacionismo



SEÑOR DIRECTOR

Siendo un férreo defensor de los derechos humanos y condenando absolutamente los atropellos y violaciones ocurridos en la dictadura, solo puedo estar en desacuerdo con el proyecto que pretende sancionar penalmente a quienes piensan distinto y que, lamentablemente, avanzó en la Cámara de Diputados.

La democracia se nutre de las diferencias de opinión y lo que corresponde en ella es derrotar a las posturas intolerantes con argumentos y no con cárcel. La persecución penal de ideas es propia de regímenes totalitarios, los mismos que condenamos y no queremos repetir.

Espero el Senado no dé cabida a este planteamiento. Nadie, ni el Estado ni el grupo de poder dominante, tiene el derecho a hacer de policía moral. Nada más alejado a la libertad que la coerción al pensamiento y la opinión.

Francisco Undurraga

Diputado Evópoli

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.