Un día empañado




SEÑOR DIRECTOR

“Un día luminoso” fue el título de la excelente columna de Daniel Matamala, destacando lo inédito y único del proceso eleccionario del fin de semana.

Lástima que este día luminoso se haya visto empañado por las declaraciones de una diputada de la República que no solo usa un lenguaje violento, grosero e inapropiado para referirse al Presidente de la República, sino que además se da el lujo de cometer el delito de llamar a votar en favor de un cierto candidato a gobernador.

Aclaro que no soy partidario de este gobierno ni de su Presidente. Nunca he votado por ese sector político. Sin embargo, creo firmemente que la única forma de conservar la democracia, que tanto costó recuperar después de 17 años de dictadura, es respetar sus instituciones y a quienes la representan. La diputada en cuestión denigra la ya desprestigiada actividad parlamentaria, desprecia a la Presidencia de la República (a la que ilusamente ella ha aspirado) y da un pésimo ejemplo a niños y jóvenes que escuchan sus declaraciones divulgadas ampliamente en diversos medios.

¿Recibirá alguna sanción? ¿Comparecerá a la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados? ¿El Partido Humanista la llamará al orden? Probablemente nada de eso sucederá. Otra vez la impunidad, de la que tanto se quejan los propios parlamentarios cuando no le toca a su sector. Otra vez el silencio cómplice del resto de los parlamentarios y en especial de su partido, que declara en sus principios estar en contra de la violencia, pero permite que la diputada ejerza constantemente violencia verbal.

Eduardo Burlé S.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.