Larraín por libertad condicional de Hugo Bustamante en 2016: “Los jueces en ese minuto operaron bajo las reglas del juego vigentes”

El ministro de Justicia abordó la acusación constitucional que diputados impulsan contra la jueza que lideró la comisión que permitió que el principal sospechoso del crimen de Ámbar en Villa Alemana dejara la cárcel. También afirmó que lo que ocurrió en dicha oportunidad "no se debió a cuestiones relacionadas con el gobierno de la Presidenta Bachelet”.




La libertad condicional que se le otorgó al principal sospechoso de la muerte de Ámbar en Villa Alemana, Hugo Bustamante, en 2016 sigue generando repercusiones.

En dicha oportunidad una comisión de la Corte de Apelaciones de Valparaíso le otorgó el derecho al sujeto, quien llevaba 11 años de presidio cumpliendo una pena por un doble homicidio, hecho por el cual fue condenado a 27 años.

Las críticas de diferentes actores del mundo político y de la sociedad civil han estado apuntadas a la labor de la citada comisión encargada de revisar las solicitudes de libertad condicional. De hecho, un grupo de diputados, liderados por Andrés Longton (RN), anunciaron una acusación constitucional en contra la jueza que lideró la instancia, Silvana Donoso.

Esta jornada, el ministro de Justicia, Hernán Larraín se refirió al hecho, descartando que dicha libertad haya tenido relación con el gobierno de turno, liderado por Michelle Bachelet. Así como también aseguró que los magistrados que determinaron que salieran de la cárcel “operaron bajo las reglas vigentes” en ese periodo.

“Lamentamos que se haya producido una interpretación como si esto fuera una cuestión política del gobierno, no. Esto no tiene que ver. La situación que se produjo en 2016 no se debió a cuestiones relacionadas con el gobierno de la Presidenta Bachelet. Era simplemente el sistema que venía desde antes y que tenía desgraciadamente vacíos que los hemos corregido, en conjunto, todo el sistema político en esta materia”, indicó el titular de Justicia.

En ese sentido recordó que fue él, en su rol de senador durante ese año, junto a Felipe Harboe, Pedro Araya y Alberto Espina, los que impulsaron una moción para modificar los requisitos para quienes quería optar a la libertad condicional. Entre las modificaciones realizadas estuvo el que la solicitud dejó de ser un “derecho” y pasó a ser un “beneficio”. Además, se aumentaron las exigencias y los plazos mínimos para poder solicitarla, entre otros. “Creemos que bajo esta ley no se han producido los problemas que se produjeron bajo el régimen antiguo”, indicó el secretario de Estado.

Sobre la acusación constitucional contra la jueza Donoso, Larraín indicó que “no me corresponde juzgar lo que hacen los parlamentarios. No es mi rol, no es mi responsabilidad. De manera que creo que en esta materia hay que ser muy cuidadoso en lo que se diga”.

Pero aseguró que “los jueces en ese minuto operaron bajo las reglas del juego vigentes y por eso que las cambiamos, porque eran normas que dejaban espacios para que ocurriera lo que ocurrió. Hay que ser cuidadosos respecto a los juicios que se hagan al respecto. Si obraron o no obraron bien siempre es un juicio que queda abierto respecto de cada una de las personas que toma decisiones”.

El ministro del Interior, Víctor Pérez, en tanto, aseguró sobre la acción parlamentaria que “no voy a opinar de las decisiones que tomen las bancadas que son absolutamente autónomas ni de las atribuciones que tienen”.

“Sí podemos opinar es que este es un hecho dramático, que ha causado mucho dolor a la ciudadanía. Creo que todos tenemos que exigir, que buscar, que las autoridades tienen que actuar con la máxima diligencia cuando se entregan beneficios a personas, delincuentes, que han asesinado a seres humanos, a otras personas y al momento del beneficio tenemos que estar con mucho cuidado. Lo que pasó en Villa Alemana es una situación que claramente si hubiésemos actuado con diligencia pudo haberse evitado”, concluyó.

Comenta