Más de 50 académicos suscriben carta de apoyo para crear ramo sobre DD.HH.

La diputada Carmen Hertz (PC) impulsa el proyecto. Foto: Aton

Propuesta de diputada Hertz -que continuará este miércoles su discusión en la Cámara- es resistida en el gobierno. Dicen que los contenidos están considerados en distintas asignaturas.


La doctora en Educación Graciela Rubio tomó la iniciativa, redactó una carta y comenzó a difundirla entre académicos de Valparaíso, que luego la hicieron circular por distintas universidades, consiguiendo 56 firmas para expresar su respaldo al proyecto que impulsa la diputada Carmen Hertz (PC) para crear la asignatura de “Memoria y DD.HH.” en la enseñanza básica y media, que comenzó a verse la semana pasada en la comisión ad hoc de la Cámara.

El texto es apoyado por el premio nacional de Historia Gabriel Salazar y académicos de las universidades de Chile, Alberto Hurtado, de Concepción, de Valparaíso, de Los Lagos y Católica del Maule, entre otras. Y en él se afirma que la iniciativa permite abrir “una discusión relevante sobre el establecimiento de los derechos humanos como un estándar ético de la democracia”, al tiempo que releva la “necesidad de formar ciudadanías responsables ante la historia, la defensa y promoción de los DD.HH. en nuestro país y en el mundo”. Al mismo tiempo, exponen la necesidad de hacer público su respaldo en virtud de la “respuesta inicial” del gobierno.

Esto, ya que el Ejecutivo ha argumentado que esos contenidos están incorporados en las bases curriculares en los distintos ciclos de enseñanza. “La promoción y el respeto de los derechos humanos está contemplado en el currículum nacional, tanto para la básica como para la media, en distintas asignaturas con distintos niveles de profundidad, dependiendo del estado de madurez de los jóvenes”, dijo el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, a La Tercera. Además, explicó que los contenidos han sido trabajados en la cartera con el Consejo Nacional de Educación a partir de un proceso establecido en la Ley General de Educación, y las bases curriculares vigentes no han sido implementadas aún en todos los niveles.

“Cualquier proyecto que busque agregar nuevas asignaturas, lo que hace es distorsionar la formación del currículum e, incluso, puede ser contraproducente, en cuanto da una señal equivocada de que ciertos aspectos importantes para la vida nacional no están bien tratados, cuando sabemos que, luego de las modificaciones curriculares, estos aspectos están adecuadamente tratados tanto en la enseñanza básica como en la media”, afirmó respecto de la iniciativa, que continuará este miércoles su discusión en la Comisión de DD.HH.

Sistematizando en ocho puntos los argumentos por los que, en su opinión, se debe incluir el nuevo ramo en los establecimientos escolares, la carta de los académicos expone que, desde 1990, la responsabilidad asumida por el Estado respecto de las violaciones a los DD.HH. ocurridas en la dictadura ha significado impulsar “procesos de establecimiento de la verdad histórica” -como los Informes Rettig y Valech- y “de reparación y de justicia (incompleta) (sic) para las víctimas”, pero dicha responsabilidad también demanda “educar a las nuevas generaciones para evitar la repetición de los hechos”.

En particular en el ámbito educativo, el texto menciona que, aunque desde 1996 se han incorporado los DD.HH. en los currículums escolares, ello se ha hecho con un “enfoque universalista”, al tiempo que las enseñanzas en torno a la historia nacional reciente -es decir, del período comprendido entre 1965 y 1990- “prioriza una aproximación general a los derechos humanos que no permite su uso como una referencia ética” y “describe, en una apretada lista de acontecimientos, la dictadura militar, la violación de DD.HH. como acontecimiento histórico y su resistencia, las transformaciones económicas e institucionales, el plebiscito y el retorno a la democracia en 1990, limitando las instancias necesarias de reflexión”.

#Tags


Seguir leyendo