¿Cómo duermen los futbolistas chilenos? Inédito estudio evaluó la calidad del sueño de 94 deportistas nacionales

La selecciín chilena jugará ante Bolivia por la Copa América con una camiseta sin el logo de Nike.

Imagen referencial. FOTO: NAYRA HALM/FOTOARENA/AGENCIAUNO

Académicos de la Universidad de las Américas y la Universidad Mayor investigaron los hábitos de 94 futbolistas profesionales, indagando en su latencia, conciliación y continuidad, así como también en trastornos como insomnio, apnea y ronquidos




Hoy juega Chile con Bolivia, en un partido válido por la fase de grupos de la Copa América. Más allá de aspectos técnicos y tácticos, la salud y bienestar físico de los jugadores, juega un rol fundamental.

Uno de estos factores, más aún en tiempos de pandemia, es la calidad del sueño. Es sabido que un buen dormir repercute en un buen día. Cuando las personas están descansadas son más ágiles de mente y también de cuerpo. Por eso, parte importante de una rutina de entrenamiento de los deportistas profesionales incluye una buena higiene del sueño, descansando una cierta cantidad de horas para lograr una recarga energética.

Muchos seleccionados nacionales han dejado sus clubes para competir por La Roja, sabemos que se ejercitan, que se alimentan e hidratan correctamente, pero ¿qué tanto sabemos del sueño?, ¿cómo es la calidad de éste?, ¿qué tan bien duermen los futbolistas a nivel nacional?

Nuestro cuerpo tiene ciclos de sueño que se ven afectados por la luz y por otros factores.

La investigación “Sleep quality in Chilean professional soccer players”, desarrollada por Álvaro Huerta, académico investigador de la Facultad de Educación de Universidad de Las Américas, junto a Carlos Jorquera, investigador de la Universidad Mayor, estudió a 94 futbolistas chilenos -todos hombres- pertenecientes a cuatro clubes profesionales (Palestino, Deportes Antofagasta, Unión Española y Universidad de Chile), para determinar la calidad del sueño en estos deportistas.

Buscamos identificar cómo es la latencia, la conciliación y la continuidad del sueño, “ya que cada una de estas instancias del ciclo del sueño son determinantes para un adecuado descanso de la persona, descanso que permite la recuperación de la energía para un entrenamiento efectivo”, explica el académico de la UDLA, quien agrega que la iniciativa de estudiar la calidad del sueño entre futbolistas profesionales en Chile surgió precisamente de la carencia de datos sobre la higiene del sueño entre este grupo de deportistas.

Los datos fueron recogidos a través de una auto-encuesta del cuestionario de Pittsburgh (Pittsburgh Sleep Quality Index- PSQI), que consiste en 24 preguntas, de las cuales 19 son respondidas por el individuo y las restantes por la persona con quien duerme, de manera de evaluar la calidad del sueño y la presencia de trastornos como insomnio, apnea, ronquidos y parasomnias, entre otros.

“Descubrimos que, en general, en el análisis global del Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh se observó un valor de 4,75 en una escala de 0-21, sin diferencias significativas entre los clubes evaluados (p > 0,05), donde a mayor posición en la escala significa un peor índice”, detalla Huerta respecto de los descubrimientos del estudio.

Universidad de Chile no lo pasa bien en la cancha, pues viene de caer ante Audax Italiano. Foto: Agencia Uno.
Universidad de Chile fue uno de los clubes evaluados. Foto: Agencia Uno.

Sin embargo, el índice PSQI sí arroja que hay altos valores asociados a la latencia del sueño y a las alteraciones de éste. “El ciclo del sueño se compone de cinco etapas: adormecimiento, sueño ligero, transición, sueño profundo y fase REM. La latencia se da en la primera etapa y es el tiempo que transcurre entre que la persona apaga la luz y se duerme. Ese lapso es alto entre los sujetos estudiados, junto con las alteraciones del sueño, como despertar en la noche, ya sea por estímulos propios (levantarse al baño o una pesadilla) o externas (los ronquidos de la pareja o interrupción intencional del sueño). Conciliar el sueño de manera eficiente es un elemento clave a trabajar entre el grupo estudiado”, aclara Huerta.

En general, los cuatro clubes profesionales no presentaron grandes diferencias entre sí, y pese a que la Calidad del Sueño es buena (4,75), no se puede concluir que la higiene y afecciones del sueño de los futbolistas profesionales son parte de un plan de entrenamiento consciente de los clubes o que responden a factores ambientales e individuales.

Es importante considerar la higiene del sueño de los deportistas “desde una perspectiva multidisciplinaria y como parte de sus planes de entrenamiento, ya que una persona que sufre un trastorno propio o es sujeto de alteraciones externas verá a la larga mermada su capacidad de descanso en el sueño, y eso puede tener consecuencias en su rendimiento físico y mental”, concluye Huerta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.