En caso de un accidente, ¿salvarías la vida de un niño, de una persona con obesidad, o de un gato?

Autor: Daniela Silva

Por medio de una test apodado "La Máquina Moral", personas de 233 países respondieron distintas preguntas acerca de a quién salvarían en distintas situaciones hipotéticas. Los perros, las personas pobres, con sobrepeso y los adultos mayores no tuvieron mucha suerte.


En el caso hipotético de que un automóvil autónomo sin conductor se vea enfrentado a chocar y que los pasajeros mueran, o desviarse y atropellar a una persona o animal que va cruzando la calle, ¿qué decisión debería tomar? ¿por qué reglas se debería guiar? ¿salvar la vida de un niño o la de un adulto mayor? ¿la de un perro o de una persona?

Tras cuatro años, cerca de 40 millones de personas de 233 países participaron de un test online en donde respondieron preguntas hipotéticas como éstas en un experimento apodado “La Máquina Moral”. Diseñado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard en EE.UU, la Université Toulouse Capitole en Francia y la Universidad de British Columbia en Candadá, el objetivo del experimento era destacar los problemas éticos que pueden surgir con los automóviles sin conductor, ya que en algún momento cuando su uso se haga masivo, el sistema de inteligencia artificial que los controla se podría ver enfrentado a tomar decisiones de este tipo.

En el experimento, los usuarios eran enfrentados a 13 posibles escenarios con dos consecuencias, y debían escoger cuál preferían.

De acuerdo a los resultados, la mayoría de los participantes favorecía salvar a una persona joven en vez de vieja, y a grupos de personas por sobre un peatón solitario. También, se prefería salvar a los humanos por sobre los animales. Las personas preferían salvar más a los gatos y criminales que a los perros.

En aquellas culturas colectivas como China y Japón, en donde se valora mucho más a las personas mayores, había una tendencia a salvarlas a ellas por sobre a los jóvenes en caso de un atropello inminente.

También, había una preferencia por salvar a las personas ricas por sobre las pobres, a las mujeres por sobre los hombres, y a las personas delgadas por sobre las gordas.

Por otra parte, los países desarrollados simpatizaban menos con aquellos peatones que atravesaban la calle en lugares que no se permite.

“Nunca en la historia de la humanidad hemos permitida que una máquina decida automáticamente quien debería vivir y quien debería morir, en una fracción de segundo y sin supervisión en tiempo real”, indicaron los investigadores a The Register. “Vamos a cruzar ese puente en cualquier momento, y no sucederá en un teatro distante de operaciones militares, ocurrirá en el aspecto más mundano de nuestras vidas, el transporte diario”.

El estudio fue publicado en la revista Nature.

Fuente: The Register, IFLS.

#Tags


Seguir leyendo