Cuenta pública de Provoste abre debate sobre su continuidad como presidenta del Senado

22 DE JULIO 2021 / VALPARAISO Yasna Provoste de fondo Sebastian Piñera quien toma nota de su discurso , durante la ceremonia en el salón plenario de Cuenta Pública del Congreso Nacional FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI / AGENCIAUNO

Sus duras críticas al gobierno por el tratamiento de la pandemia y por la situación de DD.HH. provocaron una fuerte respuesta de los ministros del gabinete, quienes apuntaron hacia el mismo flanco que ronda en la oposición: si es adecuado o no que como candidata presidencial mantenga su cargo como segunda autoridad de la República.


Ad portas de anunciar hoy su candidatura presidencial, Yasna Provoste rindió este jueves su primera cuenta pública como presidenta del Senado y su discurso con varias críticas al gobierno sacó ronchas. Tanto, que surgió con fuerza el debate de si debería seguir o no a la cabeza del Poder Legislativo una vez que parta su carrera a La Moneda.

Vestida de blanco y negro, Provoste descendió desde su oficina, en el cuarto piso del Senado, 10 minutos antes de las 11 horas. Antes de entrar al salón de honor, donde la esperaban las cámaras de TV, se detuvo a saludar a su antecesora, Adriana Muñoz (PPD), a quien mencionó en varias ocasiones durante su discurso. “Baste recordar el trato inaceptable del que fue objeto la expresidenta de la corporación, senadora Adriana Muñoz, cuando defendió con racionalidad y convicción la necesidad de la extensión de posnatal”, sostuvo en su intervención.

Provoste realizó su discurso después del titular de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen (RN), y ante la mirada del Presidente Sebastián Piñera, quien a ratos se vio incómodo.

La senadora cuestionó el comportamiento del gobierno ante la pandemia recordando el tira y afloja que hubo frente a varios proyectos. “En este periodo han brotado tensiones evidentes con el Ejecutivo. Primero, porque se transformó en una constante la crítica vacua e instrumental del gobierno a cualquier diferencia que se manifestara aquí en el Congreso… Luego, porque se repitieron exhortaciones públicas… Y la gran distancia entre las políticas comprometidas y la letra de los proyectos pasó de despertar sorpresa a constituirse en práctica acostumbrada”, dijo.

Junto con lamentar las cifras de fallecidos por esta pandemia, la senadora por Atacama también se refirió al proyecto de indulto para los detenidos por el 18-O: “En pocos meses se van a cumplir dos años desde el inicio del estallido social, y es claro que Chile tiene una gran deuda en cuanto a las graves violaciones a los derechos humanos”. Luego abogó por avanzar a una comisión especial sobre el tema.

Las críticas no se hicieron esperar y a la salida, el gabinete se manifestó. “Nosotros venimos republicanamente a una cuenta pública y nos encontramos, lamentablemente, con un discurso de candidatura presidencial. Uno queda un poco sorprendido, sorprendido por la diferencia de tonos. Es muy probable que la senadora Provoste, quien les dijo a todos los chilenos que mañana iba a hacer un anuncio electoral, lo haya adelantado al día de hoy. Es bastante evidente que eso ocurrió de esa manera”, remarcó el ministro vocero, Jaime Bellolio.

“Uno percibía (un mensaje) como si manejar una pandemia fuese algo fácil. Como si lo positivo fuese solo parte de un sector político. El llamado es a que, por favor, todos los que lideran los distintos poderes del Estado hagan lo que tienen que hacer, que es liderar el poder del Estado que representan en su totalidad, representar a todos sus miembros y respetar las atribuciones del resto de los poderes”, señalaba, por su parte, el titular de la Segpres, Juan José Ossa.

La defensa a Provoste tampoco demoró en manifestarse. Los senadores de la oposición, tanto del PPD como del PS, incluido el presidente de esta tienda, Álvaro Elizalde, salieron a respaldarla ante la ola de cuestionamientos de La Moneda. Todo en medio del debate que se instaló en el bloque por los parlamentarios del PPD que apoyan la postulación presidencial de la senadora DC en desmedro de la carta socialista Paula Narváez.

“Las críticas dan cuenta de que ella está haciendo bien su trabajo. Llama la atención el doble estándar, porque el presidente de la Cámara también fue crítico del Ejecutivo. Es probable que senadores de oposición estén molestos por una contundente cuenta en donde enrostró al Presidente directamente sus errores en estallido social y crisis”, dijo Elizalde.

En el mismo tono, el senador Guido Girardi (PPD) calificó como “muy penoso que un gobierno sin apoyo ciudadano y con un cuestionamiento transversal venga a descalificar a la presidenta del Senado por hablar desde la verdad. Tienen la visión de una élite que vive en un mundo cerrado. ¿Cómo decir que en Chile no hay violación sistemática a los derechos humanos?”.

Seguir o seguir en la testera

Fue el jefe de la bancada de diputados de la UDI, Juan Antonio Coloma, quien emplazó abiertamente a la senadora DC a dejar su cargo como presidenta del Senado una vez que lance su candidatura a La Moneda.

“Hoy vimos un aprovechamiento del cargo de parte de la presidenta del Senado para fines particulares. Si esta va a ser la lógica, lo que ella debiera hacer es renunciar a su cargo y dedicarse a su candidatura”, dijo.

En las filas de la oposición hay diferentes posturas frente a la permanencia de Provoste en el cargo que en los últimos meses la posicionó como la figura más valorada de la Unidad Constituyente. Quienes defienden su continuidad apelan al precedente que dejó en 1999 el senador Andrés Zaldívar (DC), quien se mantuvo en la testera cuando compitió en la primaria con Ricardo Lagos.

“¿Por qué va a dar un paso al costado si los senadores siguen siendo senadores, igual que los alcaldes? Ella es muy eficaz y la mesa es un equipo. Esa es una decisión de la mayoría de la sala que la ha respaldado y pienso la seguirá respaldando, no hay problema. Ningún senador tiene impedimento de ser candidato”, ratifica el senador Jorge Pizarro (DC), quien la acompaña en la testera como vicepresidente.

También el senador Elizalde comenta que la presidenta cumple una función en la medida en que cuenta con la confianza de los senadores: “Corresponde que se mantenga en el cargo mientras cuente con esa confianza”.

Pero en esa tienda no todos piensan igual. Algunos sin micrófono creen que no sería adecuado que usara los recursos del cargo mientras es abanderada presidencial y otros, como el senador José Miguel Insulza, admiten que hasta que no sea candidata oficial no hay cuestionamiento. ”Entiendo que si ella ya inscribe su candidatura presidencial (23 de agosto), naturalmente habría una incompatibilidad, pero antes no creo que sea necesario (una renuncia)”, asevera.

Por su parte, la senadora PPD Loreto Carvajal, quien junto al senador Jaime Quintana respaldan abiertamente la postulación de Provoste, aconseja dar un paso al costado. “La figura de Provoste garantiza que se va a sumar a un esfuerzo colectivo y ciudadano, para lo cual (debería) desprenderse del cargo que ostenta. Sólo supongo -no lo he hablado con ella-, porque la conozco, que dará un paso al costado para sumarse 100% al trabajo de la campaña”, puntualiza.

Por su parte, la aludida respondió: “El cargo de presidenta del Senado es una definición que toman los senadores, por tanto, para tener opinión sobre aquello es bueno que se postulen, se presenten como candidatos y ganen un cupo en el senado. Yo soy presidenta del Senado porque así lo ha querido la unidad de la oposición. Es un tema que nos corresponde conversar comunitariamente”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche


En medio de la mejoría de los indicadores epidemiológicos, el gobierno ha anunciado que no renovará el Estado de Excepción Constitucional. Con todo lo que ello implica, en La Moneda y Salud ya alistan ajustes al plan "Paso a Paso", pues el análisis que realizan es que -por ejemplo- tanto la fase de Cuarentena y de Transición no serían aplicables, pues la alerta sanitaria, por sí sola, no permitiría las restricciones de movimiento. Según trascendidos, se mantendría un plan con "fases", pero más acotadas que las cuatro etapas actuales y los aforos podrían modificarse, pero se mantendrían como una medida sanitaria para evitar aglomeraciones.