La dura crítica del gobierno a la cuenta pública de Yasna Provoste: acusa que senadora “dio información errónea” y que hizo “un discurso de candidatura presidencial”

Durante su alocución en el salón de honor del Congreso, la presidenta del Senado -que mañana comunicará si asume como carta a La Moneda de la DC- cuestionó al Ejecutivo por las ayudas en pandemia, lamentó las cifras de fallecidos por el Covid-19 y abordó el proyecto de indulto para quienes fueron detenidos en el marco del estallido social.




Esta jornada se realizó en el Congreso de Valparaíso la Cuenta Pública de los presidentes de Cámara de Diputados y del Senado. Discursos que tuvieron varios tintes políticos, especialmente el realizado por la líder de la Cámara Alta, Yasna Provoste.

La parlamentaria por Atacama llegó a la ceremonia tras el anuncio realizado esta semana de que mañana viernes dará a conocer su decisión de asumir o no el desafío presidencial por su partido, la Democracia Cristiana. Y todo parece encaminado a que así sea. El miércoles, de hecho, hizo una alusión indirecta al respecto, y además recibió gestos de un grupo de parlamentarios PPD, escalando la tensión con los partidarios de la carta socialista a La Moneda, Paula Narváez.

Durante su alocución en el acto en el salón de honor del Congreso -que contó con la presencia del Presidente Sebastián Piñera, entre otras autoridades-, Provoste criticó duramente al gobierno por las ayudas en pandemia, lamentó las cifras de fallecidos por el Covid-19 y abordó el proyecto de indulto para quienes fueron detenidos en el marco del estallido social.

Palabras que no cayeron nada de bien en el gobierno, desde donde, solo minutos después de terminada la ceremonia, realizaron duras críticas al discurso de Provoste, asegurando que había entregado “datos erróneos” y que había hablado como “candidata presidencial”.

El discurso de Provoste

En su intervención, la senadora por Atacama aseguró sobre la pandemia del coronavirus que “veinticuatro millones de dosis de vacunas se han administrado a once millones de jóvenes y adultos. Las cifras no consiguen explicar el profundo dolor que nos deja la pérdida de tantas vidas”. También dijo que “no podemos aceptar tanta muerte como algo natural, tantas vidas laceradas no pueden ser para nosotros puras cifras ordinarias. La pandemia ha puesto al descubierto un drama aún más profundo y secular, como es la injusticia estructural de nuestra sociedad, aquella que golpea a los más humildes, desamparados y excluidos”.

En ese sentido, afirmó que “en este periodo han brotado tensiones evidentes con el Ejecutivo. Primero, porque se transformó en una constante la crítica vacua e instrumental del gobierno a cualquier diferencia que se manifestara aquí en el Congreso Nacional, que es un poder del Estado democrático y deliberante por excelencia. Luego, porque se repitieron exhortaciones públicas e imperativas a tramitar proyectos que ni siquiera habían sido presentados. Y la gran distancia entre las políticas comprometidas y la letra de los proyectos, pasó de despertar sorpresa a constituirse en práctica acostumbrada”.

La senadora no se quedó ahí, y continuó: “Lo dijimos en su momento y lo reiteramos hoy: más que entender la realidad, el buen gobierno tiene que administrar y gestionar iniciativas para resolver los problemas de la gente. Sin embargo, le ha costado entender la gravedad de los problemas que viene sufriendo la población. Los ejercicios dialécticos desplegados para convencer al gobierno han sido largos y extenuantes y, muchas veces, infructuosos. Si tuviéramos que resumir en tres palabras el talante mostrado por la actual administración frente a la crisis, serían ahorro, híper-focalización y desconfianza en las personas”.

Sobre el proyecto de indulto para los detenidos en el marco del estallido social indicó, en tanto, que “no debemos temer al debate parlamentario. No podemos eludir la deliberación democrática que es camino de la racionalidad y el entendimiento que conduce a la justicia y a la paz (...) ofrezcamos una salida política a un problema real que se agudiza con el correr del tiempo”.

“Es claro que Chile tiene una gran deuda en cuanto a las graves violaciones a los derechos humanos realizadas por agentes del Estado durante las manifestaciones”, agregó, instando a Piñera a avanzar en la creación de “una Comisión para la Verdad y la Reparación, que pueda aclarar de manera ágil y certera con claridad la magnitud, entidad y calificación de las violaciones ocurridas, y la situación de las víctimas y proponer las reparaciones debidas”.

La senadora finalizó sus palabras con este mensaje: “es imperativo vencer la violencia, la inseguridad y el mal trato para iniciar una era de paz y dignidad. Vamos a vencer el miedo y el dolor de la pandemia. Lo haremos llevando en nuestros corazones el recuerdo de quienes nos dejaron. Confiamos en Chile y su gente, confiamos en nuestro pueblo, en su mandato y en nuestras fortalezas”.

Respuesta del gobierno

A los pocos minutos de concluido este discurso, los ministros de la Segpres, Segegob e Interior, Juan José Ossa, Jaime Bellolio y Rodrigo Delgado, respectivamente, salieron a criticar a la presidenta del Senado.

“En esta cuenta pública (del Senado) nos parece que se dio información errónea. Por ejemplo, se señaló que el gobierno había recurrido al TC por la Ley de Servicios Básicos y y eso no es correcto. Se hicieron propios proyectos de ley que son del Ejecutivo, se hicieron propios proyectos de ley que son de todos los parlamentarios. Nos pareció que no solo se hicieron críticas injustas al poder Ejecutivo, que es un poder independiente, también se hicieron alusiones a facultades que son propias de otro poder del Estado como es la Corte Suprema”, dijo Ossa.

El titular de la Segpres afirmó, además que “se hizo mención a la situación de quienes han sido mal denominados ‘presos políticos’”. Son los tribunales los que deben zanjar el futuro procesal de aquellas personas que cometieron graves delitos. Finalmente, y a diferencia del mensaje que le dio al país el presidente de la Cámara de Diputados, don Diego Paulsen, en la otra cuenta uno de repente percibía como si manejar una pandemia fuese algo fácil, como si manejar una pandemia no hubiese requerido el esfuerzo de todos. Como si lo positivo fuese solo parte de un sector político”.

“El llamado, en consecuencia, es a que, por favor, todos quienes lideran los distintos poderes del Estado hagan lo que tengan que hacer, que es liderar el poder del Estado que representan en su totalidad, representar a todos sus miembros y respetar las atribuciones del resto de poderes del Estado”, cerró Ossa.

Mientras que Bellolio apuntó a información ”errónea” en cuanto a las vacunas y al tono que tuvo Provoste en su discurso. “Nosotros venimos republicanamente a una cuenta pública y nos encontramos lamentablemente con un discurso de candidatura presidencial”, dijo.

“Uno queda un poco sorprendido. Sorprendido por la diferencia de tonos. Es muy probable que la senadora Provoste, quien le dijo a todos los chilenos que mañana iba a hacer un anuncio electoral, lo haya adelantado al día de hoy. Es bastante evidente que eso ocurrió de esa manera”, añadió.

Sobre las cifras de vacunación, el ministro aseguró que Provoste entregó “algunos datos que son profundamente equivocados, que bastaba, por ejemplo, entrar a la página web de Gob.cl/yomevacuno, porque no calzan esos datos de decir de que hay 24 millones de dosis aplicadas y 11 millones de personas vacunadas. No da. Entonces bastaba simplemente con querer ser riguroso en el análisis que se hacía, por ejemplo, en algo que es tan importante y transversal como lo es la vacunación. La realidad es otra, y es que hay más de 13 millones de personas que están vacunadas”.

“Y el querer ningunear el proceso de vacunación, dando cifras erróneas significa también un desprecio hacia la labor que han hecho millones de personas, queriendo (vacunarse), concurriendo a vacunarse, así como también a las personas del ámbito de la salud que han hecho un trabajo encomiable durante todo este tiempo”, agregó.

Según las cifras publicadas por el Minsal, a la fecha hay 11.346.317 vacunados mayores de 18 años con dos dosis -a lo que se suman los 45.189 entre 12 y 17 años-; y 12.547.906 con una dosis, a los que se deben agregar 569.822 con una inoculación, entre 12 y 17 años.

En su intervención, Bellolio también señaló que la senadora “dijo que éste era un gobierno que si se tenía que resumir en algo era ‘ahorro, hiperfocalización y desconfianza en las personas’”, pero los datos dicen exactamente lo contrario (...) Aquí nuevamente se desprecia el trabajo que se ha hecho y que hoy llega a 15 millones de chilenos (...) Despreciar nuevamente el trabajo que se ha hecho por cientos de miles de personas, por millones de chilenos que reciben el IFE, por las Pymes que han tratado de salir adelante con toda la dificultad que existe, así como también en las ayudas que ha hecho con el apoyo del gobierno y muchas veces del Congreso, y a pesar de los obstáculos que algunos han puesto desde el mismo Congreso”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.