DESTACADOS


Hace unos siete meses, la histórica fuente de soda reabrió sus puertas y retomó su funcionamiento de forma similar a la que tenía hace dos años atrás. Regresó el público, los trabajadores y la historia. Con el local en marcha, el objetivo de su dueño, Manuel Vidal, es pagar todas las deudas que se acumularon durante este tiempo. “Van a estar ahí un año por lo menos”, subraya.


OPINIÓN


PULSO TV




PULSO SERVICIOS