El último arengazo de Jackson, el lamento de RD y la obligación de repensar la campaña: la noche en que Apruebo Dignidad celebró a medias

Chilean presidential candidate, Gabriel Boric, from the Apruebo Dignidad party, greets supporters in Providencia, Santiago on November 21, 2021, following the first results of the general election. - With 65 percent of votes counted, far-right candidate Jose Antonio Kast, 55, of the Republican Party, was ahead with 28.4 percent of the vote, followed by leftist lawmaker Gabriel Boric, 35, of the Approve Dignity alliance with 24.9 percent, the Servel electoral service said. (Photo by MARTIN BERNETTI / AFP)

La distancia de dos puntos entre Boric y Kast inquieta al comando del parlamentario, que ahora tendrá que diseñar la campaña para conseguir los votos de la ex Concertación y de la sorpresa de Franco Parisi. El resultado en el Congreso también fue otro factor que le amargó la fiesta a la coalición.




Anoche, mientras la distancia entre Gabriel Boric y José Antonio Kast llegaba a casi los 6 puntos, en Apruebo Dignidad bajaban los ánimos. La constatación de que la carta de que el presidenciable del sector no pasaría primero en la carrera a la segunda vuelta presidencial cayó como un balde de agua fría cuando varios apostaban a un triunfo nítido.

Ya con las cifras claras en la mano y mientras en las afueras del comando se agolpaban algunos liderazgos del bloque y adherentes a la candidatura de Boric para celebrar que pasaban a segunda vuelta, los dirigentes del comando optaron por reunirse en privado para analizar el escenario.

Así el equipo político del comando junto a algunos dirigentes del bloque como la diputada Karol Cariola, la vicepresidenta de Convergencia Social, Francisca Perales, los presidentes de RD, Margarita Portuguez, del FRVS, Esteban Valenzuela se trasladaron a la fuente de soda aledaña al comando, el “Tío Manolo”.

La idea era hacer un último “arengazo” a la espera de que Boric saliera dar un discurso por haber pasado a la segunda vuelta. Pero al interior del comando no se veía un ambiente de festejo. Desde ese equipo transmitían que había que estar con “cautela” y repetían como mantra que aún había que esperar los resultados de la Región Metropolitana antes sacar cualquier cálculo.

Según relatan algunos de los presentes, en ese momento el jefe político del comando, Giorgio Jackson, tomó la palabra y llamó a la calma ante la distancia que les estaba sacado Kast. Acto seguido, el parlamentario y mano derecha de Boric, aseguran las mismas fuentes, les habría transmitido que, según los números que manejaban en el comando, el margen se reduciría y se comportaría dentro de sus cálculos. De hecho, finalmente la distancia entre ambos estuvo en los 2 puntos porcentuales.

Cambio en el relato

Según explican otros de los presentes, en esas conversaciones los dirigentes llamaron al “compromiso”, la “unidad” y se puso sobre la mesa la necesidad de hacer cambios en términos del relato de la campaña para enfrentar a Kast en la segunda vuelta.

Pese a que finalmente la distancia con Kast fue estrecha, en Apruebo Dignidad quedaron inquietos pues reconocen que enfrentarán una segunda vuelta con desventaja.

En ese sentido, en el comando de Boric sacaban distintas cuentas ante este nuevo escenario. En ese equipo y en al área programática sostienen que ahora tendrán que “reenfocar” su discurso a algunas teclas que tocó Kast como la seguridad, aspectos que, consideran ellos, Apruebo Dignidad no ha sabido abordar exitosamente. Incluso, anoche en el discurso de cierre Boric hizo un guiño a esas materias, lo que volvió a reforzar esta mañana. “Va a ser complejo dar vuelta esta elección”, transmitía anoche un dirigente del bloque.

No obstante, en el comando de Apruebo Dignidad aseguran que uno de los principales desafíos será llegar al votante de Parisi. Para eso, sostienen en el equipo, los encargados estratégicos ya se reunían esta mañana para evaluar números y ajustar el diseño de campaña.

“No fue un buen resultado. Pero la elección está totalmente abierta y es nuestra responsabilidad es saber sumar: a quienes votaron y a quienes no lo hicieron. No hay excusas y nuestra tarea es escuchar y estar abiertos. Nos jugamos el futuro de Chile”, escribió en Twitter el dirigente de Convergencia Social, Nicolás Grau.

Mientras que la diputada de RD -y quien salió reelecta, Catalina Pérez, aseguró que “seguimos teniendo pendiente el desafío de sumar a todos quienes quieren cambios en Chile y no otros cuatro años de inestabilidad mediante el endurecimiento de las recetas que ya fracasaron con Sebastián Piñera. Somos la candidatura de la oposición, de los cambios y la responsabilidad, y no podemos volver a enfrentar un escenario de tamaño dispersión, espero que más allá de Apruebo Dignidad todos entendamos lo que nos jugamos para el país”.

Un complejo Congreso

En medio de la inquietud que les provocaba ver a Kast posicionarse como el primero en la elección, en el FA recibían de a poco otra noticia que los preocupaba aún más.

Lejos de sus proyecciones ideales, los resultados en la Cámara de Diputados y en el Senado los dejaba en un complejo escenario de cara a un eventual gobierno de Boric. “Estuvo en nuestra proyección más conservadora”, reconocían en el comando.

Si bien en ambas corporaciones los representantes de Apruebo Dignidad aumentaron, el avance fue menor al esperado. En los diputados la bancada de la coalición creció de 28 a 37, quedando a la par del Nuevo Pacto Social. Y en el Senado de 1 a a 5. El FA no obtuvo ningún senador de sus propias filas.

En ese sentido, en el comando de Gabriel Boric reconocían que los números en el Congreso les daban una “mayoría volátil” a la centroizquierda y los dejaba en un escenario parecido al que hoy está en la Cámara de Diputados. Un punto que pesó en Apruebo Dignidad fue que en ninguna de la Cámaras lograran superar a las fuerzas de la exConcertación.

El mismo Boric lo reconocía anoche. “Ninguna de las dos candidaturas que pasa a segunda vuelta tiene mayorías en el Congreso. Y eso nos obliga a sentarnos a conversar”, sostuvo el abanderado.

Además, en el bloque sostienen que la composición del Congreso podría ser una complejidad para lograr instalar las transformaciones del plan de gobierno de Apruebo Dignidad. “El Congreso pone cuesta arriba a cualquier gobierno”, repetían esta mañana en el comando.

Sin embargo, las colectividades de Apruebo Dignidad aumentaron su representación en la Cámara. Convergencia Social pasó de tener 4 a 9 diputados, Comunes de 2 a 6 y el PC de 9 a 12.

El único partido que no tuvo esa suerte fue Revolución Democrática. En las cuentas que sacaba la colectividad, la tienda que por naturaleza se le consideraba como la “hegemónica” en el FA anoche perdía su lugar de influencia y no lograba crecer en número de parlamentarios, a diferencia del resto del bloque.

De hecho, en sectores de RD sacan aún peores cuentas. Pese a que mantuvieron su número actual de diputados militantes, en la colectividad sostenían que se habían “achicado”, considerando que, dos de los ocho electos no pertenecen a sus filas. Tal es el caso de Mercedes Bulnes en el Maule -quien dicen que es cercana a Convergencia Social- y el independiente del distrito 9, Andrés Giordano.

Pese a esto, el golpe más duro para el partido fue la caída del diputado Miguel Crispi, quien representó, aseguran en RD, el mal resultado que obtuvo el sector de los “pantalones largos” en esta pasada. Además de Crispi, otros dirigentes de esa ala de la colectividad no lograron salir electos, como el excandidato a senador por la RM, Sebastián Depolo y las cartas a la Cámara Baja en el distrito 18, Francisco Pinochet, y en el 11, Miguel Concha.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.