La pandemia no cede en la RM: pese a la cuarentena, los casos crecieron 43% en las últimas dos semanas

En medio de polémica por recomendaciones de Felices y Forrados, los traspasos de fondos de AFP alcanzan su segundo mayor nivel histórico

Foto: Mario Téllez

A pesar de las medidas restrictivas, los expertos visualizan que los casos aún no logran reducirse. ¿La razón? Baja fiscalización de las medidas, trazabilidad que no da abasto para el volumen del brote y poca reducción de la movilidad en la capital, debido a la laxitud de los permisos de trabajo y de giros esenciales.




Pese a las restricciones impuestas -como la cuarentena y la ampliación del horario del toque de queda-, la Región Metropolitana aún no muestra signos de mejoría en sus indicadores epidemiológicos. Acorde a los datos del Ministerio de Salud, hasta el miércoles los casos habían aumentado un 48% en los últimos 14 días.

El análisis da cuenta de que la variación de casos en la capital es el doble del promedio nacional, de 20% en el mismo período. Al respecto, el académico en Salud Pública de la Usach Claudio Castillo señala que “uno puede decir con certeza que la pandemia hoy está afectando con más fuerza a la capital. ¿Por qué? Primero, desde un análisis simple: las condiciones de interdependencia entre las comunas generan condiciones de contagio”.

RegiónVariación (%) de casos últimos 14 días
Arica-4%
Tarapacá24%
Antofagasta-4%
Atacama14%
Coquimbo-7%
Valparaíso31%
Región Metropolitana43%
O’Higgins20%
Maule38%
Ñuble9%
Biobío-5%
La Araucanía5%
Los Ríos-8%
Los Lagos-7%
Aysén38%
Magallanes4%
Total20%

Los casos activos en Santiago se elevan a 14.432, mientras la proporción de casos probables activos -es decir, contactos estrechos de los casos índices de Covid-19- se elevan a 5.052. Asimismo, la positividad ayer alcanzó un 15,7%. ¿Su variación respecto de las dos semanas anteriores? Un 40%.

Frente a estas cifras, el epidemiólogo de la Universidad de Chile Gabriel Cavada adelanta que “si el peak nacional se produce durante esta semana, casi con seguridad el de la Región Metropolitana, dada su alta incidencia de contagios, será unos días después, con cierto desfase. La curva nacional y la de la capital tienen un comportamiento similar, porque concentran la mayor cantidad de población”.

Cavada señala que si bien aún no se puede hacer una evaluación general de la cuarentena, es enfático en señalar que -hasta ahora- la restricción “no ha reducido los niveles de movilidad. Y las cuarentenas hoy funcionan, entre comillas, en las comunas más acomodadas. Las condiciones de seguridad, trabajo y transporte son infinitamente mejores que en las comunas populosas, donde la epidemia es mucho más rebelde. Puente Alto, en particular, es una comuna que me preocupa. Focalizaría toda la ayuda y toda la estrategia sanitaria en esa comuna”.

Castillo, en tanto, añade que “el aumento de hospitalización UCI en la RM es de un 38% en los últimos 14 días, el porcentaje más alto desde el 12 de junio del año pasado, cuando se alcanzó el peak de la primera ola. Y eso es una repercusión de la trazabilidad, que en la RM siempre ha tenido los peores indicadores a nivel país”.

Cavada añade que la trazabilidad manual “sirve cuando tienes brotes epidemiológicos pequeños, pero cuando tienes una epidemia que es masiva, tienes que hacer trazabilidad poblacional. Ya no sirven como unidad de análisis el sujeto y sus contactos, tienen que ser unidades mas grandes: hogares, la manzana, cuadras a la redonda. Llevamos un año con una estrategia de trazabilidad completamente fracasada”.

Si bien en el último informe de la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento la capital mejora de 1,7 contactos por caso índice a 2,1, Castillo señala que como mínimo se debe encontrar a tres contactos estrechos, considerando la realidad de integrantes por hogar en el país. Sin embargo, los estándares internacionales señalan que el resultado de la investigación epidemiológica debe ser de cinco.

Mayor fiscalización

Para la epidemióloga y miembro del Consejo Asesor Covid-19, María Teresa Valenzuela, que la cuarentena aún no muestre efectos tiene que ver con la fiscalización. “La fiscalización es necesaria, y el punto más relevante que ha llevado a esta situación es la falta de ésta. Y en el caso de los ‘permisos especiales’, de trabajo o de giros, han sido muy laxos”, apunta.

La experta añade que “hay un tema con las conductas humanas, en lograr comprender la situación crítica que se vive como país o el estrés que está sufriendo el sistema de salud para poder atender a toda la cantidad de pacientes que está ingresando a los hospitales, fundamentalmente a unidades críticas, entendiendo que ese mismo personal sigue trabajando desde el inicio de la pandemia. Y eso se traduce en más de 400 días de pandemia, de trabajo intenso para los funcionarios de la salud”.

Valenzuela advierte que durante esta semana la positividad y la cantidad de exámenes procesados se deben mirar con atención, pues la caída de testeo asociada a los días festivos afecta la proporción de casos detectados. “Esta semana podríamos haber encontrado más personas contagiadas. Hay una cantidad de enfermos que no se están reflejando aún y que es necesario para cortar la cadena”, concluye.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.