Tercera PM

Presenta:

Primera baja en la nueva crisis de TVN: Nueva directora de prensa desiste del cargo antes de asumir

Foto: Radio Duna.

Pilar Bernstein iba a ser confirmada en el directorio en la sesión de mañana jueves, pero echó pie atrás. Con Francisco Orrego y Jaime de Aguirre aparentemente blindados, se abre tesis de que salgan ambos.


Estaba prácticamente lista y hasta conversada con integrantes del directorio del canal. Tanto, que estaba previsto que su designación quedara zanjada hoy o a más tardar mañana, en una sesión que formalmente nunca se alcanzó a convocar luego que anteayer lunes detonara la crisis en TVN. Esta última habría incidido -afirman fuentes conocedoras del proceso- en que la periodista Pilar Bernstein terminara por desistir de asumir como Directora de Prensa.

Bernstein, quien ocupó el mismo cargo en Canal 13 y anteriormente fue editora general del canal público, no contestó los llamados y mensajes de La Tercera PM para relatar su versión de lo ocurrido. Además del departamento de Prensa, en TVN sigue sin titular la plaza de Director de Programación, desde mayo del año pasado.

Con ello, la búsqueda de la persona para ese puesto -vacante desde la salida de Alberto Luengo, en enero último- sufre un nuevo revés luego de varios intentos por llenarlo. Y sería además, otro daño colateral provocado por el quiebre en el directorio, luego que su presidente, Francisco Orrego, entrara en declarado conflicto con los integrantes vinculados a la oposición. Mientras el primero acusa que la contratación de Jaime de Aguirre (director ejecutivo, el 2016) se hizo con condiciones especiales y con beneficios a espaldas de la plana mayor de TVN, los segundos lo niegan y lo culpan a él de haber filtrado el informe de contraloría interna que detalló las cifras y de querer desestabilizar a la estación.

“El señor Orrego, vulnerando nuevamente la ley, ha entregado a los medios de comunicación dicho informe, las actas y otros documentos e incluso una  minuta redactada por él donde se señala que se debe obligar, a través de una campaña comunicacional, a renunciar al Director Ejecutivo”, afirmaron ayer por escrito Máximo Pacheco, Antonio Leal y Francisco Frei, quienes le pidieron a La Moneda que destituya al presidente del directorio. Ninguno de ellos quiso volver a referirse a la crisis esta mañana, y tampoco Orrego.

Como sea, la adminstración Piñera decidió involucrarse por segundo día consecutivo y salir a respaldar a este último con todo. “Francisco Orrego está haciendo su trabajo, está haciendo la pega, está tratando de sacar adelante a TVN. Por lo tanto, cuenta con el respaldo del gobierno”, respondió la ministra vocera, Cecilia Pérez.

Pero el rol que ha tenido el mandamás del directorio no sería tan simple. No sólo no tiene los cinco votos que necesita en el directorio para remover a De Aguirre, sino que en el bando contrario han insinuado que habría infringido gravemente el artículo 9 de la ley 19.132 de TVN: “Los directores están obligados a guardar reserva acerca de los documentos y antecedentes de los que tomen conocimiento con ocasión del ejercicio de sus funciones, siempre que tales documentos y antecedentes no tengan el carácter de públicos. La infracción de estas obligaciones se castigará con la pena de reclusión menor en cualquiera de sus grados y multa de diez a treinta unidades tributarias mensuales”.

A la ministra Pérez le preguntaron hoy si “filtrar este tipo de documentos, que son internos, ¿arriesga cárcel el presidente ejecutivo, o quien se descubra que lo hizo?”

“No, desconozco cuál es la situación eventual judicial, pero solamente les pediría no cambiar el foco del tema”, contestó la vocera.

¿Y si se van los dos?

Así, los dos antagonistas de este drama de TVN están aparentemente blindados. Orrego, mientras el Presidente Piñera no lo saque, y De Aguirre, mientras el gobierno no tenga mayoría en el directorio. Ante tal punto muerto, ya circulan voces cercanas a La Moneda y TVN de que la salida sería un “acuerdo político”. Por ejemplo, que ambos renuncien, o que además de eso se renueve todo el directorio.

Orrego, por lo pronto, no tiene ninguna intención de hacerlo y así se lo ha dicho a quienes se lo han preguntado. ¿De Aguirre? Sigue manteniendo silencio, consciente de que son los demás los que están hablando de él, y ha consultado con abogados las implicancias jurídicas de lo hasta ahora sucedido. Según cuentan en su entorno, no está disponible para renunciar en estas condiciones y ser una suerte de “cómplice pasivo” de una estrategia por ahogar al canal público.

En cuanto a Pilar Vergara, Anita Holuigue y Gonzalo Cordero, los tres directores gobiernistas, tampoco han querido hablar sobre esta crisis. Pero en ese bloque hoy algunos intentaban una declaración pública para apoyar a Orrego y hacer frente a la que ayer difundieron Pacheco, Frei y Leal, aunque al cierre de esta edición no había claridad sobre si tendrían un consenso.

Con el canal nuevamente “vietnamizado” -en una crisis que algunos pintan como más grave que la que el 2000 lo dividió y le costó el cargo al entonces director ejecutivo, René Cortázar-, se vienen nuevos capítulos. De partida, el directorio deberá verse las caras en una clima de tensión pocas veces vista el próximo jueves. Luego, el 9 de agosto, en tres semanas más, vence el mandato de tres directores: Francisco Frei, Antonio Leal y Pilar Vergara. Hasta antes de esta crisis se daba por hecho de que a esta última se le renovaría su período, ya que asumió hace muy poco. Pero para eso debe pasar nuevamente por el cedazo del Senado, y con este ambiente se prevé que será una designación a lo menos difícil, y lo mismo podría pasar con quienes sustituyan a los otros dos nombres.

Seguir leyendo