Tercera PM
Presenta:

Said vs. Said: Familiares ahondan conflicto por inscripción de su apellido en registro de marcas

De izquierda a derecha: Jorge Said Yarur y Salvador Said Somavía.

La estrategia del empresario Jorge Said Yarur, asesorado por la experta en marcas Patricia Stocker, ya no solo involucra la marca "Grupo Said". Este lunes, el primo de José Said Saffie consiguió inscribir "Said" para cinco categorías, entre las que destacan banco e inmobiliario


El empresario Jorge Said Yarur, quien es accionista de compañías como Parque Arauco, Latam Airlines Group, Banco de Chile, Soquimich e Inversiones Ranco Tres S.A., consiguió esta semana la inscripción de la marca “Said” en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi) para cinco categorías. Esto se suma a las otras cinco que fueron ratificadas por el Tribunal de Propiedad Industrial (TPI) para la marca “Grupo Said” el año pasado.

Este lunes, el Inapi aprobó la inscripción por parte de Jorge Said de la marca “Said” para las categorías revistas, diarios y folletería (clase 16), inversiones inmobiliaria, bancos y seguros (36), telecomunicaciones (38), proyectos (42) y restaurantes (43). Esta decisión de la autoridad de propiedad intelectual es muy importante puesto que su primo, José Said Saffie y su hijo Salvador Said Somavía, son parte de grupos controladores y grandes accionistas de empresas como Parque Arauco, Banco Scotiabank Chile, Embotelladora Andina, entre otros.

La decisión del Inapi de esta semana se suma al fallo del Tribunal de Propiedad Industrial que ratificó la inscripción de “Grupo Said” por parte de Jorge Said para las categorías de joyería (clase 14), revistas, diarios y folletería (16), constructora (37), proyectos (42) y restaurantes (43).

La asesora de Said, Patricia Stocker, afirmó: “Cuando Jorge Said inició las gestiones para inscribir ‘Grupo Said’, la marca no estaba registrada y él posee varias actividades comerciales. Por lo mismo, con el objeto de proteger su posicionamiento es que toma la decisión de inscribir la marca en disputa”.

Inapi realizó observaciones de fondo, indicando que no podría otorgarse una marca que contenga la expresión “Grupo” a una persona natural. Ante ello, la representante de Jorge Said contestó, pero Inapi ratificó lo observado previamente, rechazando las solicitudes del empresario. Por ello, la oficina de Patricia Stocker apeló ante el Tribunal de Propiedad Industrial, que cual revocó la resolución, otorgándole a Jorge Said las marcas señalas.

“La resolución del TPI se ajustó completamente a derecho, toda vez que modificó una resolución que no se condecía con otras análogas que el mismo Inapi había dictado con anterioridad, ya que existen más de 60 marcas registradas por personas individuales, que igualmente contienen la palabra “grupo” y fueron concedidas sin problemas”, indicó Stocker, quien agregó: “actualmente, la autoridad industrial valoró los argumentos de Jorge Said y decidió otorgarle la inscripción de ‘Said’ para categorías tan relevantes como la de inversiones inmobiliarias, bancarias y de seguros”.

Cabe destacar que Salvador Said Somavía, representado por el estudio Silva & Cía., ha presentado una solicitud de nulidad de las clases entregadas a su tío Jorge Said para la marca “Grupo Said”. Además, presentó una reclamación por los registros de la marca “Said”, el cual fue rechazado.

Asimismo, el Instituto Nacional de Propiedad Industrial resolvió rechazar siete de las 13 solicitudes de Jorge Said para inscribir la marca “Grupo Said” a su nombre en distintos rubros y clases. Las cuales el empresario se encuentra apelando.

Respecto a la disputa, Jorge Said reiteró su confianza en el proceso y en los argumentos entregados al solicitar dichas inscripciones. “Lo que buscamos, junto a mi hijos, es poder desarrollar nuestros negocios con nuestro apellido, el cual nunca había sido registrado para los rubros que solicitamos. El registro de ‘Grupo Said’ y de ‘Said’ es una muestra de que existe la prioridad de derecho constitucional en nuestro país y que nos permite actuar libremente sobre nuestros intereses comerciales”, comenta Jorge Said.

En la misma línea, el empresario destaca que “el haber tenido que enfrentarnos con familiares por este registro, nos produce mucha pena y, al mismo tiempo, molestia por cuanto ellos nunca han privilegiado el apellido en sus negocios. Es más, siempre lo han ignorado y, a pesar de poseer muchas marcas comerciales, en ninguna oportunidad se les ocurrió incorporarlo a alguna de ellas”.

“No es razonable que una sola persona sea dueña de la marca Said”

El abogado Juan Pablo Silva, representante legal de Salvador Said admitió que Inapi rechazó las oposiciones manifestadas en el registro marcario. “Apelaremos como corresponde y seguiremos adelante. No le vemos mayor gravedad”, anticipó el abogado.

“No es razonable que una sola persona sea dueña de la marca Said”, explicó el abogado.

“En todo caso, no nos extraña que se haya producido esto. No nos extraña que se hayan pedido la marca Said. Después de este tipo de actitudes se puede esperar cualquier cosa. Hacerse ahora dueño de la marca Said. No corresponde, obviamente, pero es bastante insólito, por decirlo menos. Tratar ahora de quedarse con la marca Grupo Said y ahora con la marca Said. Nos parece muy partiuclpar, pero no es sorprendente”, remató Silva, socio del estudio Silva Abogados.

Aclaró que todas las resoluciones que favorecieron finalmente a Jorge Said son de primera instancia y no tienen ningún tipo de vinculación con el proceso en paralelo que sigue adelante el Inapi por el registro marcario de la marca “Grupo Said”.

 

Seguir leyendo