Cómo llegan los Presidentes de la región a la cita de Prosur

AFP

En un contexto regional marcado por la crisis de Venezuela, los mandatarios de Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Paraguay -que renunciaron a la Unasur- aterrizan en Santiago para impulsar la creación de un nuevo organismo de integración, cargando con sus propias mochilas y demandas ciudadanas.


Los frentes de Bolsonaro en Brasil

Prometió acabar con la corrupción y desarrollar una nueva forma de hacer política. Pese a que los primeros dos meses de Jair Bolsonaro en el Palacio del Planalto han sido complejos, el “apocalipsis” que visualizaba la oposición al actual Presidente no ha sido tal.
En uno de los ejes de lo que espera sea su gobierno, semanas atrás presentó la reforma previsional en el Congreso, inspirada en ciertos aspectos en el modelo chileno. Este proyecto, sostienen los analistas, marcará parte importante de la agenda de Bolsonaro, que no cuenta con mayoría legislativa.
En otro plano, el reciente tiroteo en una escuela de Sao Paulo reactivó el debate por el uso de armas, mientras que en lo internacional, Bolsonaro se involucró en la crisis venezolana y se reunió con Donald Trump.

La “paz” de Duque en Colombia

Fue el mismo Iván Duque, quien a comienzos de año informó sobre el trabajo con otros líderes de la región para abordar la crisis en Venezuela y crear Prosur, organismo que pretende reemplazar a la Unasur.
En los ocho meses que lleva en el poder, Duque ha tomado un rol protagónico respecto de Caracas. La masiva llegada de venezolanos a Colombia -más de 1 millón en 2018- elevó las tensiones con su vecino, con el correspondiente cierre de la frontera.
En lo interno, tras una polarizada campaña como representante del sector encabezado por Álvaro Uribe, el Presidente colombiano ha enfrentado crecientes protestas por su idea de echar por tierra algunos de los aspectos jurídicos del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC.

Los números de Macri en Argentina

En un año en que se jugará su reelección por otros cuatro años en la Casa Rosada en octubre, Mauricio Macri ha enfrentado a una Argentina en recesión y al malestar ciudadano que han provocado sus “tarifazos”.
Ante la incapacidad de cumplir con las metas económicas -en parte por la herencia kirchnerista- el mandatario ha apostado por una reestructuración que lo llevó a aplicar un fuerte reajuste, que incluyó la reducción de más de la mitad de sus ministros.
La efervescencia social ha llevado al líder de Cambiemos a enfrentar diferentes demandas: desde el rechazo al alza de las cuentas del suministro eléctrico, como la despenalización del aborto. Las encuestas proyectan un empate en octubre con Cristina K.

El respaldo de Perú a Vizcarra

En su primer año de gestión, el Presidente peruano Martín Vizcarra mantiene un 56% de aprobación, todo un récord en un país donde el respaldo presidencial suele situarse incluso por debajo del 20%.
Vizcarra asumió el Palacio Pizarro tras la traumática renuncia de Pedro Pablo Kuczynski y desde entonces uno de sus focos ha estado puesto en regiones. Sin embargo, también apostó por un referendo ciudadano para modificar aspectos de elección de congresistas y jueces, del que salió victorioso.
Con Keiko Fujimori, la principal líder de la oposición tras las rejas, Vizcarra ha impuesto un estilo cauto y se ha mostrado contrario a otorgarle un indulto a Alberto Fujimori, que recientemente volvió a la cárcel.

El giro de Lenín Moreno

Tan pronto como triunfó en las elecciones presidenciales de 2017, Lenín Moreno se desmarcó de su antecesor, Rafael Correa. Pero no sólo eso: sacó a Ecuador del eje chavista -Unasur incluida- y rompió con la esencia del modelo correísta.
Ad portas de cumplir su segundo año de gobierno, Moreno -que impulsó un ambicioso plan de reajuste económico y puso fin a la reelección presidencial indefinida-, ha sufrido un desgaste paulatino en su popularidad, mientras la población reclama más acciones contra la corrupción política.
El giro ideológico del gobernante ha provocado sorpresa en la región, ya que también tomó distancia del régimen de Nicolás Maduro. Así, hoy respalda al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

La agenda de Abdo Benítez en Paraguay

En materia de seguridad, la barrera de los siete meses de Mario Abdo Benítez en Paraguay estuvo marcada por la violencia de bandas criminales brasileñas y la reaparición de una guerrilla en el norte del país.
El líder del conservador Partido Colorado, que también ha marcado distancia con el gobierno de Horacio Cartes -revirtió el traslado de la embajada paraguaya de Tel Aviv a Jerusalén- ha apostado por la continuidad en el plano económico. Por ahora, Paraguay lidera el crecimiento en Sudamérica (4,7% en 2018).
En el plano regional, el gobernante paraguayo se unió a Duque y Sebastián Piñera durante la fallida entrega de ayuda humanitaria en Cúcuta. Al igual que sus pares de Colombia y Chile, ha apoyado al líder opositor venezolano Juan Guaidó.

#Tags


Seguir leyendo