Accidente de avioneta evidencia prácticas tipo “Uber” en Tobalaba

El accidente ocurrió alrededor de las 9.00 de la mañana del viernes.

Dos personas resultaron con graves quemaduras en el hecho.


Un nuevo accidente aéreo con el aeródromo Tobalaba como escenario dejó hoy dos personas con graves quemaduras, y volvió a levantar cuestionamientos sobre la operación de aeronaves en ese terminal.

La avioneta, un biplaza modelo Bristell NG5, de matricula CCAUV, pertenecía a la empresa Aeromet, que realiza instrucción de vuelo para futuros pilotos privados y comerciales. En el monomotor viajaban dos hombres, individualizados como Cristóbal Arriagada (22) y Nicolás Osorio (28). Ambos resultaron con graves lesiones y el segundo sufrió quemaduras en el 80% de su cuerpo. Fueron trasladados a la Asistencia Pública y a la Clínica Las Condes, respectivamente.

Según testigos, tras el despegue el piloto dijo que la nave “tenía una falla de motor. La aeronave realizó un viraje por la izquierda”, explicó la jefa del aeródromo, Diana Gachón. Luego, el monomotor cayó a tierra y se incendió.

La responsable del terminal explicó que ambos ocupantes contaban con sus licencias de piloto vigentes. Sin embargo, reconoció que no se puede descartar que hayan estado realizando algún tipo de instrucción. Aclarar ese punto “va a ser producto de la investigación”, precisó el secretario general de la Dirección de Aeronáutica Civil (DGAC), Ricardo Gutiérrez.

La autoridad ratificó que la empresa Aeromet, si bien contaba con permisos de vuelo, no poseía autorización para efectuar instrucción de vuelo.

Desde la empresa, en tanto, afirmaron que tienen más de 30 años de trayectoria. Declinaron ratificar si contaban con autorización para enseñar a volar.

Prohibición no respetada

Personas ligadas a la operación del aeródromo señalan que otra modalidad para realizar cursos de piloto en Tobalaba es a través de particulares, quienes arriendan aeronaves a las empresas presentes en el terminal con el fin de realizar clases de vuelo a sus alumnos. “Hay una prohibición explícita, mediante una resolución del 31 de enero del 2018, según la cual está absolutamente prohibido que ese tipo de instructores haga instrucción básica en Tobalaba”, enfatiza Gutiérrez. Solo están autorizados para efectuar actividades de este tipo los clubes propietarios, Carabineros y el Club Aéreo del Personal del Ejército

Un integrante del Club Aéreo de Santiago, sociedad propietaria del aeródromo -quien declinó identificarse- los categoriza como verdaderos “Uber de avionetas” y denunció que sí funcionan en el lugar. El alcalde de La Reina, José Manuel Palacios, dijo que busca fórmulas para terminar con las actividades de instrucción de vuelo no permitidas. “Ellos están desarrollando una actividad comercial domiciliada en La Reina, pero ninguna de estas empresas cuenta con patente comercial. Vamos a ver la forma para clausurar sus hangares”, advirtió.

Seguir leyendo