Carabineros reconoce errores en protocolos, transforma FF.EE. y cursa ocho bajas

Carabineros lacrimógena

El general director Mario Rozas anunció sanciones que van desde la expulsión hasta anotaciones negativas. El gobierno pidió acelerar los sumarios, tras críticos informes en DD.HH. Este viernes se darán a conocer observaciones de la ONU.


El 18 de noviembre fue la última vez que el general director de Carabineros, Mario Rozas, habló públicamente. Lo hizo anunciando que se suspendía el uso de la escopeta antidisturbios por los casos de lesiones oculares y no respondió preguntas. Desde esa ocasión han pasado 24 días y muchos temas: supuestas vulneraciones a los derechos humanos, cambios en Fuerzas Especiales (FF.EE), el caso de Gustavo Gatica, la composición del carro lanzaguas y más. Tenía mucho que decir y este jueves abordó estos temas.

Desde el lunes que La Moneda estaba diseñando una estrategia para que Rozas hablara sobre estas situaciones y así dar señales de transparencia sobre el curso de los 856 sumarios internos, iniciados por presuntos excesos en las tareas de orden público durante la crisis. La idea era salir de la mira de los organismos internacionales, tras los críticos informes de Human Right Watch (HRW) y Amnistía Internacional.

Este viernes, además, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos evacuará su informe sobre la visita que hizo en Chile. En el gobierno asumen que las conclusiones no serán favorables.

Otro factor empujó a Rozas a aprovechar la ocasión para anunciar cambios: el martes en la noche, ocho personas fueron heridas en enfrentamientos con Carabineros, entre ellas una menor de 15 años. Aunque aún no hay certeza de que todos hayan sido heridos por lacrimógenas, el hecho no fue bien recibido en el Ejecutivo ni en el alto mando policial.

Todos estos antecedentes eran el telón de fondo de la exposición de Rozas. El jefe policial no habló en La Moneda, como en un comienzo se barajó, sino que desde uno de los centros de operaciones de la institución: la Escuela de Carabineros Carlos Ibáñez del Campo.

"Queremos comunicar que de las 856 investigaciones sumarias, hay muchas de ellas que están terminadas en la fase administrativa. Algunas están en fase de término y se van a tomar las medidas disciplinarias y sanciones que lo ameriten", comenzó diciendo Rozas, para luego ejemplificar los avances en algunos casos.

https://www.latercera.com/nacional/noticia/rozas-refuerza-cambios-llama-retiro-jefe-fuerzas-especiales/937049/

Al ser consultado si hacía un mea culpa por las críticas a los protocolos de Carabineros, sostuvo que "nuestros funcionarios no se levantan pensando en hacerle mal a la sociedad, al contrario. Nosotros cumplimos y hacemos cumplir la ley. Ahora, en estos casos concretos hemos detectado un incumplimiento de los protocolos de actuación y hemos llegado a la certeza administrativa de que hay una responsabilidad que es personal y debe ser sancionada".

Por no ajustarse a los protocolos es que Carabineros propuso la baja de ocho efectivos, entre ellos, seis funcionarios que participaron de la golpiza a un civil en Plaza Ñuñoa. Estos, además, serán formalizados este viernes por la Fiscalía Oriente.

Sin embargo, en Carabineros no generalizan. "Junto con informar de manera transparente el estado de estas investigaciones sumarias, el mando de Carabineros reitera su respaldo a la labor de los miles de carabineros que día a día se desempeñan en beneficio de la comunidad y para mantener el orden público, reiterando que dicha labor debe realizarse respetando los DD.HH de todas las personas", señalaron desde el Departamento de Comunicaciones de la policía.

Fin de Fuerzas Especiales

La institución, además, creó una mesa de trabajo para rediseñar Fuerzas Especiales (FF.EE.). De hecho, esta unidad será suprimida y pasará a llamarse Control de Orden Público (COP).

Los funcionarios volverán a ser entrenados y en Santiago este grupo se dividirá en dos prefecturas, Este y Oeste. En regiones, por otro lado, dependerán de los generales de zona. Esto persigue tener un mayor control sobre los efectivos.

Junto a esto, se incorporarán nuevos vehículos y nuevas tecnologías en el uso de armas no letales. Por ahora, el uso de la escopeta antidisturbios continuará acotada para casos donde se ponga en riesgo la vida de los policías y terceros, pero también se limitará el uso de bombas lacrimógenas y el carro lanzagases.

Carabineros pretende focalizar las acciones de control de orden público en hechos más tácticos. Así, la institución está estudiando la adquisición de elementos de sonido y objetos de goma más pequeños.

"Se explorarán nuevas tecnologías en las distintas áreas, de tal forma de cautelar el uso de la fuerza legítima", explicó Rozas. Aún no está clara la inversión, pero ya hay sondeos con algunas empresas particulares.

La diputada RN Marcela Sabat valoró los cambios y sostuvo que "ha quedado en evidencia que el control del orden público no debe hacerse exclusivamente con la fuerza, sino que con una mirada integral".

Por su parte, el diputado PS Leonardo Soto indicó que "el general director reacciona demasiado tarde a los cuestionamientos que recibió la institución desde el primer día, pero es un punto de partida que permite iniciar las modificaciones".

Comenta