Gabriel Salazar, Premio Nacional de Historia 2006:"Veo en el gesto del gobierno un verdadero acto escapista"

GABRIEL-SALAZAR_WEB

El historiador y académico de la U. de Chile considera que es un "deber del Estado hacer actos si el pueblo rememora aún esta fecha".




Ayer por la mañana llegó hasta la Casa del Escritor, en Providencia, sede de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH). Como cada 11 de septiembre, Gabriel Salazar (1936) recordó allí a su amigo, el poeta, dramaturgo, ensayista y académico de la UC Ignacio Ossa Galdames, secuestrado y asesinado bajo torturas en Villa Grimaldi, en 1975. Tenía 32 años.

"Los dos caímos presos y fuimos torturados en Villa Grimaldi. Lamentablemente, él no resistió la tortura", dice el premio nacional de Historia 2006. "Fue, en lo personal, el impacto mayor que tuvo la dictadura: la muerte de muchos amigos. Eso te deja una huella profunda y que aún sigue en la memoria viva, y me cuesta creer que un gobierno como el de turno crea que no es deber suyo rememorar esta fecha", añade.

¿Qué hace que sea un deber para el Estado?

El 11 de septiembre del año 1973 es a Chile lo que el Holocausto ha sido para el pueblo judío, por tanto, va a seguir siendo una fecha importante para la memoria de los chilenos. Y si distintos grupos de la sociedad civil consideran que es importante recordarla, el gobierno, que es elegido por la sociedad para que nos represente, debería hacer eco de eso. Llevamos ya 46 años y aún tenemos actos recordatorios, entonces es un deber del Estado hacer actos si el pueblo rememora aún esta fecha. Ahora, sabemos que varios miembros de este gobierno son, les guste o no, hijos o nietos de Pinochet, entonces uno no va a esperar un gran acto de su parte. Pero son gobierno y es importante considerarlo, porque este debe responder, en este caso, a una fecha que el pueblo aún recuerda.

¿Qué implica desconocer el 11 de septiembre?

Una fecha histórica que está en los libros. No se puede explicar la historia de Chile desde la última parte del siglo XX sin hacer referencia a ese hecho. Es imposible. Por eso veo en el gesto del gobierno un verdadero acto escapista, porque desconocen que todo cambió después de ese día: la economía, el aspecto sociológico, la situación política y hasta el modelo. Como el profesor de historia que soy, no podría explicar la situación actual sin repasar todo lo que significó ese hecho.

Ud. mantiene contacto con los jóvenes a través de sus clases. ¿Cómo perciben ellos esta fecha y cómo proyecta futuros 11/S?

Las consecuencias están vivas. Los psicólogos sociales han demostrado que los daños que se infligieron a un sector de la sociedad, en términos de tortura, de exilios y muertes, es un daño que no desaparece cuando muere esa gente. Se transmite transgeneracionalmente, y será tal vez porque quedó un hueco en la familia, por un asesinato o desaparición, o porque la tortura haya trastornado a uno de los tuyos. Muchos de ellos aún están con graves perjuicios, algunos sin empleo, incluso, pues no pudieron terminar sus estudios. Otros no han podido reinsertarse. Eso lo vieron hijos y nietos, y quienes vengan crecerán también con eso.

Comenta