Los otros caminos de la fiscalía para reconstruir las 5 horas claves del caso Catrillanca

Además de una serie de declaraciones a autoridades de gobierno y de Carabineros, se analizan los teléfonos celulares de imputados y cámaras.


No solo la toma de declaraciones es la herramienta con la que la fiscalía trabaja en reconstruir las cinco horas claves que ocurrieron en la Comisaría de Pailahueque el 14 de noviembre. En específico, el Ministerio Público busca saber qué pasó entre que los persecutores llamaron a declarar a los cuatro carabineros que participaron del operativo en que murió el comunero Camilo Catrillanca y estos se presentaron en la fiscalía.

Esta primera versión que entregaron los policías resultó ser falsa, ya que uno de ellos sí portaba una cámara de grabación, contrario a lo que declararon durante esa jornada. En concreto, lo que la fiscalía indaga es una eventual obstrucción a la investigación, y así establecer si en este lapso de cinco horas fue cuando se acordó la versión que los policías entregaron al Ministerio Público.

En ese sentido, si bien son relevantes los testimonios de los carabineros que estuvieron esa jornada en la comisaría, existen otros elementos que el Ministerio Público está analizando y también ayudarán a reconstruir esta historia.

Los fiscales requirieron los teléfonos celulares de los carabineros imputados. Sin embargo, uno de ellos, el sargento Raúl Ávila (quien admitió en una segunda declaración que sí tenía una cámara y que destruyó luego la tarjeta de memoria), se negó a entregar su móvil. Por esto, el Ministerio Público tuvo que solicitarlo vía judicial.

Asimismo, la fiscalía y la PDI están realizando un análisis a las cámaras instaladas en la comisaría de Pailahueque. Con esto, se busca establecer en imágenes qué pasó en esas horas y si eso calza con lo que han declarado las personas que estuvieron ahí ese día.

Declaraciones en Santiago

Este miércoles terminó la ronda de declaraciones que el fiscal regional de La Araucanía, Cristián Paredes, realizó en Santiago. Entre los citados, además de generales de Carabineros, hubo autoridades del gobierno. Uno de ellos fue el ministro del Interior, Andrés Chadwick. “He prestado declaración como testigo ante los fiscales de La Araucanía que llevan la causa de la muerte de Camilo Catrillanca. He sido citado por la fiscalía para ponerles en conocimiento de todos los antecedentes que he tenido a mi vista como ministro del Interior y que son de público conocimiento”, dijo el secretario de Estado.

Detalló que la diligencia duró entre 30 a 45 minutos y que la realizó en su oficina del Ministerio del Interior.

En tanto, el fiscal Paredes dijo este miércoles que “en conjunto con los fiscales de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Regional de La Araucanía, durante estos tres días hemos estado realizando múltiples diligencias en la capital”. Señaló que, además de Chadwick, le han tomado declaración al general director de Carabineros, Hermes Soto; al subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla; al exgeneral de Orden y Seguridad Christian Franzani, y al exgeneral de Justicia Juan Carlos Gutiérrez. En total, han interrogado a 60 personas, y 15 de ellos son testimonios decretados secretos y que el fiscal calificó como “relevantes para el esclarecimiento de los hechos”.

Seguir leyendo