El stand-up comedy local se consolida con alianzas en el extranjero

Jani Dueñas, José Miguel Villouta, Natalia Valdebenito y Paloma Salas firmaron con una agencia argentina.

Con programas televisivos extintos como SCA (Sociedad de Comediantes Anónimos) o con programas con varias temporadas exitosas al aire como El Club de la comedia, el stand-up comedy no es una disciplina desconocida para el público chileno. De hecho, progresivamente se han ido presentando más comediantes, que en locales como El Clan, El Cachafaz, La Casa en el Aire o el teatro El Ladrón de Bicicletas, se ríen de la actualidad, de las relaciones interpersonales o lo que los rodea. Además, comediantes extranjeros como los argentinos Ezequiel Campa y Malena Pichot han venido a Santiago a mostrar sus rutinas e incluso comediantes locales han hecho presentaciones en Argentina y Uruguay.

Pero esta semana el grupo formado por Jani Dueñas, José Miguel Villouta, Natalia Valdebenito y Paloma Salas,  responsables del espectáculo de stand-up comedy Hardcore, lograron ir un paso más allá: firmaron con la agencia promotora comicosdepie.com.ar. 

“Es el booking de stand-up más completo de Argentina, donde vamos a compartir espacio con Campa/Pichot y otros conocidos comediantes de allá.  Eso significa que ahora esa agencia nos mueve y produce shows en Argentina y otras ciudades de Latinoamérica, lo que es un honor para nosotros”, cuenta Dueñas. Ya antes de firmar este convenio, el cuarteto había agendado shows en Buenos Aires y en Rosario para el 24 y el 25 de abril. “Lo de la presentación en Buenos Aires será en The Cavern, en Corrientes”, dice con orgullo Valdebenito, sobre la privilegiada locación: en medio del epicentro del teatro  transandino.

Antes del viaje, el grupo tiene confirmados shows para 14 de febrero, 12 y 26 de marzo, y para el 2, 9 y 16 de abril en El Clan, además de cinco jueves seguidos en El Ladrón de Bicicletas, donde partirán el 8 de mayo. A esto se podrían sumar más fechas:  en medio de la conversación suena el teléfono de Valdebenito para invitarlos a un local en Bellavista para un show semanal en marzo. 

La presentación (que este viernes es en El Clan, Bombero Núñez 363, a las 22.30), dura cerca de dos horas, con unos 25 minutos por cada integrante, y trata especialmente sobre las relaciones. “Para este día de los enamorados creo que vamos a hacer lo de siempre, pero resaltar algunas cosillas que tengan que ver con el día del amor. Los cuatro hablamos de relaciones o parejas de alguna u otra manera y todo se ajusta a eso”, dice Dueñas. Si bien explican que en el humor que hacen no tratan temas más clichés como lo que Salas llama “la suegra odiosa, la esposa bruja o el borracho que dice la verdad”, advierten que no son aptos para todo público. Por ejemplo, se habla de sexo de manera constante y sin ningún tipo de filtro. “Hay gente a la que le choca, porque es humor de grueso calibre”, dice Villouta, pero explica que eso tiene que ver más con su estilo, una manera directa de decir las cosas. “Nuestro humor está más cerca de la serie Girls que del Jappening con Ja”, agrega. No por nada el espectáculo se llama Hardcore. 

CAMINO SOLITARIO 

Pero no todo es risas para los cuatro comediantes. De hecho, Villouta grafica así el nivel de exigencia: “No somos autoindulgentes. Si en una rutina no se ríen en más de tres chistes, estuvo mal”. Para ser más claro, explica: “Si no haces reír cada 15 segundos, estás haciendo un cuentacuentos”.

Es por eso que se preocupan de ir puliendo sus respectivas rutinas e ir sumando nuevos chistes, trabajo que no se muestran entre sí antes de probarlo en el escenario más allá de compartirlo en camarines. “No hay ensayos juntos. Es un camino en solitario en términos creativos, pero presentarnos juntos nos permite potenciarnos y actuar como banda de rock. Porque si uno estuviera más solo en esta pega sería más difícil”, dice Dueñas y Villouta agrega: “Aunque no compartimos las rutinas, no estamos juntos por casualidad: compartimos una sensibilidad y un punto de vista respecto de las cosas”. A esto Valdebenito agrega: “Yo empecé a hacer stand-up por Villouta”.

Según explican, las rutinas pueden tener una vida útil de hasta un año, pero en el caso de Hardcore, que debutó en junio del año pasado, ya han renovado en gran parte cada monólogo. Salas dice que el espectáculo funciona como una banda en vivo: “De repente va a salir una canción nueva y un hit de siempre, ojalá que no haya covers acá. Pero el show va cambiando de forma y de orden”. Es por eso, cuenta, que hay gente que se lo repite, que un día va con sus amigos, con sus primos y después con los compañeros de la pega. “Hay una pareja gay que ha ido a casi todas las presentaciones”, dice Villouta, y Dueñas agrega: “Cuando no pueden ir nos escriben para avisarnos. Son súper nuestros fans”.

Seguir leyendo