Muralista "Mono" González: "Esta es la huella de una etapa"

Es uno de los miembos fundadores de la recordada Brigada Ramona Parra y ayer inauguró en la estación Parque Bustamante del metro el mural más largo del país.

Sus colores y formas con mezclas de raíz latinoamericana y metafórica son el sello de una de las agrupaciones artísticas más icónicas creadas en Chile. Murales que hablaban de temas políticos, hechos con la misma urgencia y muchas veces clandestinidad de sus mensajes y creadores, especialmente en los años de régimen militar.

La Brigada Muralista Ramona Parra es parte fundamental de la historia reciente de nuestro país, sin embargo, las “pruebas” concretas de su importancia no es mucha, debido principalmente a que “nuestro muralismo se caracterizaba por ser efímero, variaba según los acontecimientos sociales, iba cambiando junto con los sucesos del país”, como afirma Alejandro “Mono” González (62), uno de los miembos fundadores de la agrupación que nació a fines de los 60 y que tuvo entre sus miembros a figuras como Roberto Matta y José Balmes.

Su nombre vuelve a la contingencia al ser el responsable del mural más grande de Chile, que se inauguró hoy en la estación Parque Bustamante de la línea 5 del Metro. Con más de 700 metros cuadrados de pintura, serán 223 metros lineales que cubrirán casi por completo los andenes poniente y oriente de la estación, la extensa obra compuesta por 92 paneles se titula Vida y Trabajo, y es un homenaje a los trabajadores de todo el país a través de una pieza de gran colorido y, como en la época de la brigada, con profundas raíces populares y metafóricas.

“Esta experiencia es distinta porque en ella hay una madurez que tiene que ver con los materiales que ahora usamos. El arte de la calle se caracteriza por ser de mucha carencia, con tierra de color y brocha, sin embargo, acá usamos el mejor material porque queremos que dure mucho tiempo. Este es un regalo para el país, uno se puede morir pero va a quedar la huella, la constancia histórica de una etapa que uno vivió”, afirma.

El mural fue encargado al artista por la Asociación Chilena de Seguridad (Achs) para conmemorar los 50 años de la institución. Una petición que no tiene nada de inusual al saberse que uno de los pocos ejemplos “vivos” que existen del trabajo de la Brigada Ramona Parra se encuentra en el hall central del Hospital del Trabajador de Santiago, instalado allí luego que la agrupación ganara en 1970 un concurso para decorar con un mural las dependencias del lugar. Ese mural fue realizado, entre otros, por el Mono González, quien también trabajó en 1971 junto a Matta en la obra que hace poco fue redescubierta en La Granja tras años de creerse había sido destruída por el Gobierno Militar. Esa obra fue hace poco restaurada y actualmente se puede ver en el Paseo Peatonal Roberto Matta de dicha comuna, un hecho que al artista le llena de orgullo.

“Lo que estoy haciendo aquí es dejar constancia de lo que yo he aprendido, de lo que he vivido y mis experiencias, pero también es un agradecimiento a este país y lo esencial de todo esto, es que el espectador en movimiento retenga el mensaje de esta obra llena de esperanza y vida, porque cuando la ciudad se mueve es cuando las obras de arte viven y esto es el mural, compartir con la sociedad lo que nosotros, los obreros del arte, hacemos”, finaliza.

Seguir leyendo