¿Nuevo terremoto? Conoce dónde están puestos los ojos de los expertos

Autor: C. Batarce

El director del Centro Sismológico Nacional explicó, en base a la información con la que hoy cuentan, las razones que lo hacen predecir un movimiento telúrico de mayor magnitud.

Sin bien hoy no están las condiciones para predecir con exactitud la ocurrencia de un terremoto de proporciones, y quizás nunca estén, la experiencia sísmica de Chile ha permitido establecer ciertos patrones de comportamiento, favoreciendo la producción de estadísticas por parte del Centro Sismológico Nacional.

En base a esa información y analizando el material disponible, el organismo ha observado que cada aproximadamente 80 años ha ocurrido un movimiento telúrico que ha generado algún impacto en la condiciones de vida de los chilenos.

Aquello permite al director del CSN, Sergio Barrientos, plantear como la zona más susceptible, la comprendida entre Los Vilos, en la región Coquimbo, y Pichilemu, en la región de O’Higgins. Sobre dicha zona, se tiene la información que entregaron los episodios de 1647, 1730, 1822 y 1985.

Como la Placa de Nazca se desplaza alrededor de 6,5 cm por año presionando la Placa Sudamericana, se requieren años para que se acumule la energía que provoca sismos del orden de los 8 grados. Un terremoto importante genera un espacio de 6,5 metros, para lo cual se necesitarían 100 años sin liberación de energía.

Por ello y como dejó en claro en la conversación que sostuvo con La Tercera, no es que este terremoto suceda en los próximos días, si no que en base a cómo se ha comportado hasta ahora el modelo, podría ser la zona a la que habría que estar más atentos, pues no ha habido grandes liberaciones de energía. “Son lugares donde uno pensaría que podría ocurrir un terremoto”, aclaró.

“Lo manejamos como una hipótesis de trabajo (…) Es una cosa que nos llama mucho la atención, porque no sabemos con exactitud cómo funciona”, señaló Barrientos, indicando que es necesario conocer el comportamiento que tendrá un nuevo ciclo sísmico para ir adquiriendo mayor precisión. “Recién tenemos las primeras imágenes de cómo son los desplazamientos y podemos ver este tipo de fenómenos”.

Teniendo en cuenta que ya están estos primeros lineamientos predictivos, el director del centro señaló que ellos están permanentemente en contacto con las autoridades, informándoles de los distintos avances que sus indagaciones arrojan.

En cuanto al lugar donde este futuro sismo podría tener su epicentro, Barrientos menciona que aquello será posible de determinar sólo cuando el movimiento se registre, ya que pese a la experiencia que se tiene y a los instrumentos que se han ido instalando, eso sigue siendo una tarea muy compleja.

Esto, sobre todo cuando se considera que hace sólo un tiempo los expertos creían que el fenómeno se comportaba de una manera determinada y los últimos sismos les demostraron lo contrario.

Aun cuando día a día hay avances en la materia, el experto insiste en que sus modelos pueden ser derribados en el futuro, por lo cual subrayan en la necesidad de que la gente esté preparada.  

Seguir leyendo