Las gestiones del gobierno para evitar una censura a la nueva mesa de la Cámara

Los diputados de Chile Vamos celebran el triunfo de Diego Paulsen (RN) para presidir la Cámara y el de Francisco Undurraga (Evópoli) por la primera vicepresidencia. Foto: Dedvi Missene.

En el Ejecutivo dicen que los ministros Blumel y Ward, además del subsecretario Alvarado, han mantenido un diálogo con el presidente de la DC, Fuad Chahin, y con los diputados Silber y Ascencio, entre otros, antes y después del triunfo de Diego Paulsen (RN).




Antes, durante y después. En La Moneda dicen que siguieron de cerca las negociaciones para la presidencia de la Cámara, que terminó siendo, sin quererlo, una victoria y “respiro” para el gobierno tras la división de la oposición que provocó la derrota del diputado DC Gabriel Silber y el triunfo del RN Diego Paulsen.

En el Ejecutivo sostienen que las conversaciones las mantuvo principalmente el subsecretario de Desarrollo Regional, Claudio Alvarado, a quien, en su época de diputado le tocó encabezar varias negociaciones para conseguir un acuerdo para la presidencia de la Cámara; el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y su par de la Segpres, Felipe Ward. Los tres mantuvieron contactos con la DC para sondear el escenario previo y, luego, para evitar que avance una posible censura de la oposición en contra de Paulsen.

Este último escenario es lo que quieren evitar en Palacio. Así, las autoridades mantuvieron diálogos con el presidente de la DC, Fuad Chahin, y con los diputados Silber y Gabriel Ascencio (DC), entre otros.

En el Ejecutivo afirman que, incluso, se le transmitió a la DC algunas semanas atrás que la figura de Silber no concitaba el apoyo necesario y que tenían cerca de 14 votos de desventaja. Asimismo, también se conversó sobre la posibilidad de que parlamentarios de Chile Vamos apoyaran a Silber.

Finalmente, dicen en el Ejecutivo, la DC optó por respetar el acuerdo con sus socios de la centroizquierda y no ser ellos quienes quedaran como los responsables de una fractura de ese sector político.

En este escenario es que La Moneda sacó cuentas alegres con la llegada de Paulsen a la presidencia de la Cámara. Esto, debido a que con un parlamentario oficialista en la testera en el gobierno creen que tendrán mayor margen para sacar adelante la agenda del Ejecutivo en el Congreso. El episodio, además, fue comentado por el Presidente Sebastián Piñera con sus ministros del comité político, a quienes les pidió que se coordinara una reunión protocolar con el nuevo presidente de la Cámara.

En Palacio afirman que con la derrota de Silber quedó de manifiesto algo que “ya se sabía”: el quiebre profundo que -dicen- existe en la oposición. Y en La Moneda sostienen que esto permite, además, que la DC tenga una “mayor libertad” de acción para actuar y que no dependa de la centroizquierda y, en particular, de las presiones del Frente Amplio. En ese mismo sentido, agregan que esto le permitirá a la DC abstenerse de apoyar censuras futuras en contra de la nueva mesa de la Cámara y llegar a acuerdos en una mayor cantidad de temas con el gobierno.

Respecto a la censura, en Palacio dicen que, de acuerdo a las conversaciones que han tenido, la DC les ha transmitido que no tendría intenciones de avanzar, al menos por ahora, en esa línea. Esto, ya que considerarían que ese partido fue el que resultó afectado y porque no habrían razones de fondo. “Hay tranquilidad, porque sin la DC no hay censura", comentan en el gobierno.

Este miércoles, de hecho, Chahin aseguró que “hoy no hay ninguna razón para censurar a la mesa de la Cámara”.

Comenta