Matías Asun

Matías Asun

Director Nacional de Greenpeace

Qué Pasa

Electrolentitud

La venta de autos eléctricos el 2017 en Chile fue de apenas 140 unidades. Y, aunque la cifra es 140% superior a las ventas del año 2016, el porcentaje actual del parque automotor eléctrico solo representa el 0,04% del total del país, cifra muy lejana del promedio mundial del 1,1%.


El año pasado, y a propósito de la competencia de Fórmula E que se disputaba en Santiago, y donde el Ministerio de Energía apareció como gran promotor de la carrera, desde Greenpeace hicimos el ejercicio de consultar, vía Transparencia, respecto de la flota de automóviles de esa cartera. Fue cuando supimos que disponían de 22 automóviles, de los cuales apenas uno (dado en comodato, patente HDRX-71) era eléctrico. Los otros 21 vehículos eran a combustión.

Hace unos días, el gobierno anunció la incorporación de seis autos eléctricos a su flota. Uno de ellos estará destinado al Ministerio de Energía. Serían, entonces, dos vehículos eléctricos para la cartera eje de la Estrategia Nacional de Electromovilidad. No parece ser un cambio muy relevante dentro de su flota. Quizás lo verdaderamente potente como señal sería que el Presidente de la República solo utilizara vehículos eléctricos.

En este contexto, España acaba de anunciar su intención de prohibir la venta de automóviles diésel, a gasolina e híbridos el 2040. La medida se enmarca en el amplio proceso de descarbonización que está impulsando el Estado español y que ha llevado a que se anuncie la voluntad de que para mitad de siglo todos los autos que circulen por sus calles y autopistas no emitan CO2 por sus tubos de escape.

El anuncio de España se suma a medidas parecidas de otros países, como el Reino Unido, que ha dicho que prohibirá la venta de automóviles diésel y gasolina en 2040 y que en el año 2050 ya no podrán circular por las calles de la isla. Francia también ha anunciado que prohibirá la venta de coches de combustión en 2040. Otros países, como Dinamarca, Irlanda, Alemania y Holanda pretenden lograrlo en 2030. Noruega es el más adelantado y quiere hacerlo el 2025.

A nivel internacional la electromovilidad representa hoy solo el 1,1% del parque automotriz mundial, aunque se espera un incremento sostenido en las ventas, considerando que los valores de los vehículos eléctricos, entre el 2025 y 2030, estarán a la par que los vehículos de combustión interna. Por eso, la proyección es que se pase del actual 1,1% a cerca de un 30% de autos eléctricos en el mundo el 2060.

En Chile el sector del transporte resulta clave en el tema de las emisiones de gases de efecto invernadero y representan el 22% del total país. Por eso, lo que suceda en las calles y autopistas de Chile resulta tan trascendente como combate efectivo a los efectos del cambio climático y, en el caso particular de Chile, para batallar contra la contaminación atmosférica.

En este contexto, y según estimaciones del gobierno, se proyecta que para el 2050 cerca de un 40% del parque de autos livianos en Chile serán eléctricos, a lo que se sumará el 100% del transporte público.

Sin embargo, la venta de autos eléctricos el 2017 en Chile fue de apenas 140 unidades. Y, aunque la cifra es un 140% superior a las ventas del año 2016, el porcentaje actual del parque automotor eléctrico solo representa el 0,04% del total del país, cifra muy lejana del promedio mundial del 1,1%. De hecho, al actual ritmo de penetración, las aspiración de que los vehículos eléctricos representen para el 2050 el 40% del total del parque automotor chileno, difícilmente se cumplirá. En otras palabras, si las cosas siguen así, para el 2040 solo alrededor de un 15% del total del parque automotor en Chile sería eléctrico.

Dentro de este panorama, existen noticias alentadoras. La más relevante es que, de acuerdo con informaciones de la industria automotriz, a septiembre de 2018 ya se han vendido más autos eléctricos (144) que todos los comercializados el 2017. Se trata de un cambio relevante que, eso sí, pensamos que tiene más que ver con un mayor grado de conciencia ambiental de los consumidores que por una política de fomento decidida por la electromovilidad ciudadana por parte de la autoridad.

Lo que es claro es que necesitamos acelerar medidas concretas que favorezcan este recambio eléctrico. Creemos que el país está preparado para conocer una fecha definitiva en que se pondrá fin a la venta de automóviles a combustión.

Creemos que esto también es una enorme oportunidad para que la generación eléctrica deje atrás los combustibles fósiles y aproveche los increíbles potenciales que tiene el país en energías limpias y renovables.

El gobierno debe jugársela con una fecha. La pregunta es simple: ¿cuándo ya no se venderán más autos a combustión en Chile?



Seguir leyendo