Los viejos se apoderan de la TV

Ian McKellen y Derek Jacobi, en la serie Vicious. (Crédito: ITV)

Los personajes de la tercera edad están ganando un lugar en la pantalla chica, gracias a programas como Grace y Frankie, Transparent y Vicious. La necesidad de reflejar un espectro demográfico cada vez más creciente ha dado pie a roles que han sido premiados y la producción de series nacionales como Casa de muñecos en Mega.


Transparent es Los años dorados del siglo XXI. Si las cuatro viejitas eran heterosexuales en el marco dulce de una comedia, Morton/Maura es transexual en el pantano de una tragicomedia”, escribe el redactor y crítico cultural Jorge Carrión en el diario español El País. Para el autor, la serie ganadora de varios Emmy que transmite Amazon no sólo hace que el espectador mire con atención el “ocultamiento” y el “punto de inflexión” de Morton/Maura. El programa, que al igual que varios otros ha sido tomado por asalto por personajes de la tercera edad, además “muestra residencias de ancianos, sexo entre ancianos, su soledad, sus enfermedades, sus alegrías, sus herencias, sus miserias, sus mercados. Sí: son, entre otras muchas cosas, un gran mercado. El gran mercado sénior”.

Jane Fonda se ha encargado de recalcar ese punto. A los 80 años coprotagoniza junto a Lily Tomlin (78) la popular comedia Grace y Frankie. El programa de Netflix cuenta la historia de Grace (Fonda), empresaria de la industria cosmética ya retirada, y Frankie, profesora de arte más bien hippie. Sus vidas se revolucionan cuando sus maridos anuncian que están enamorados el uno del otro y las abandonan. El lazo de amistad que se forja entre ambas tras esa crisis ha hecho que el programa gane varias nominaciones, un fenómeno para el que Fonda se explica porque las “mujeres mayores son uno de los grupos demográficos que más rápidamente crece en el mundo. Vivimos un promedio de cinco años más que los hombres. Y eso se refleja en el mercado. Los ejecutivos de cine y televisión se están dando cuenta de que existimos”.

De condesas y ex convictos

Estas dos amigas y Morton/Maura se han vuelto los rostros más famosos de la tercera edad en la pantalla chica, pero no son los únicos. Maggie Smith (83) imponía presencia en la serie inglesa Downton Abbey como la astuta matriarca Violet Crawley. A ella se suman Ivonne Coll (71) y Rita Moreno (86) -las abuelas de la protagonista de Jane the Virgin del canal Lifetime Latinoamérica- y Jon Voight, que con 79 años interpreta a un descarado ex convicto y padre del protagonista de la serie Ray Donovan que en Chile emite HBO.

En Gran Bretaña también se dio este fenómeno con la comedia Vicious, que hoy emite en Chile el canal Film & Arts. El programa está protagonizado por Ian McKellen –el recordado Gandalf de El Señor de los Anillos– y Derek Jacobi, quienes interpretan a una pareja gay de la tercera edad que vive en un departamento de Londres. En una entrevista otorgada en 2014 al portal Collider.com, McKellen se refirió al hecho de que él y Jacobi sigan consiguiendo buenos papeles cuando están a punto de cumplir 80 años. “Somos muy afortunados de ser hombres, porque las mujeres la pasan muy mal a la hora de conseguir roles como estos. Es bastante inusual que haya dos hombres viejos, ambos gays, en el centro de una comedia para televisión”, dijo el actor.

Espectadores de mayor edad

Una explicación para este fenómeno está en el envejecimiento de la propia audiencia: según cifras de la consultora Nielsen, durante la temporada 2017-2018 la edad promedio de los televidentes estadounidenses de la comedia The Big Bang Theory fue 56 años, mientras que en el caso del drama médico The Good Doctor ese índice llegó a 58,6 años. Esas cifras ayudan a comprender la gestación de programas como la serie nocturna Casa de muñecos, de Mega, protagonizada por Gaby Hernández en el rol de una mujer con alzhéimer de 75 años que sorprende a sus hijas cuando decide abandonar al padre de estas, interpretado por Héctor Noguera.

En una de las primeras escenas de la serie, Hernández protagoniza un topless junto a sus amigas. Al respecto, la actriz señaló simplemente en una entrevista que “si hay gente que le moleste ver a alguien mayor desnudo, que se acostumbre pues. En este país hay unas expectativas de longevidad enormes. Vamos a llegar todos a muy viejos y vamos a querer que se nos acepte tal cual somos”.

Seguir leyendo