El coronavirus sentencia un duro año sabático para la Selección

REINALDO RUEDA

Tras la suspensión de la Copa América por la pandemia, la Roja llegará a las Eliminatorias, en septiembre, con muy poco fútbol y a punto de completar una temporada sin jugar.


Era una decisión que se veía venir. Finalmente, la Conmebol determinó suspender la Copa América que debía disputarse este año en Argentina y Colombia, debido a la propagación del coronavirus en el mundo.

A través de un escrito oficial, la entidad que preside Alejandro Domínguez explicó las razones de la resolución. “Es una medida extraordinaria para una situación inesperada, y por lo tanto responde a la necesidad fundamental de evitar una evolución exponencial del virus; presente ya en todos los países de las asociaciones miembro de la Confederación (...) No tengan duda de que el torneo de selecciones más antiguo del mundo volverá con fuerzas renovadas en 2021”, consignó el directivo paraguayo.

El certamen de selecciones se realizará ahora entre el 11 de junio y el 11 de julio de 2021, según informó el organismo sudamericano.

La Copa América se suma a las postergación de las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022, que se iniciaban la próxima semana. En dicha competencia, Chile debutaría ante Uruguay, en Montevideo, y luego jugaría contra Colombia, en Santiago.

Con este nuevo panorama, las clasificatorias para la máxima cita recién se retomarán en septiembre (en teoría). La Roja tiene programado el 3 de ese mes jugar con Perú, en el Estadio Nacional, por la tercera fecha. Así, los dirigidos de Reinaldo Rueda llegarán a esa jornada casi un año después de su último partido. Específicamente, con 11 meses sin haber jugado. Claro, de no mediar amistosos de emergencia a última hora.

Si bien la situación es similar a la que viven las demás selecciones, el caso de Chile es más delicado, porque los pupilos del colombiano se juntaron por última vez el 15 de octubre de 2019, cuando vencieron por 3-2 a Guinea, en Alicante. Aquel duelo se disputó tres días antes del estallido social, razón por la que el camarín decidió el 13 de noviembre pasado no jugar un amistoso ante Perú, en Lima. Nunca más volvieron a reunirse con Rueda.

Pese a este escenario, el seleccionador consideró correcta la decisión de la Conmebol. “Es coherente con el objetivo inicial con la que se programó la Copa, como era el de igualar el calendario de Europa con la Eurocopa, y más nosotros teniendo Copa América el año pasado (...) Pienso que vamos a depender de cómo va la propagación del virus en Sudamérica, cuándo se van a poder terminar las ligas, cuándo vamos a poder retomar el camino de las clasificatorias”, expuso.

“Es saludable por el bien de los actores del fútbol. Esto va a trasladarse para 2021 y justo otra decisión que hay que tomar es la fecha de la clasificatoria de junio de 2021. Todo pasa por los calendarios”, cerró el caleño.

Comenta