El Morning abre otra vía de negocio en el fútbol femenino: los préstamos de jugadoras profesionales

El club autobusero cede a dos futbolistas contratadas a Deportes Antofagasta, en la primera operación de este tipo a nivel nacional. Los involucrados explican la trascendencia de la operación en un mercado incipiente.




Grace Mora (19) y Carolina Lillo (29) se notan entusiasmadas. Mientras preparan las maletas y afinan los últimos detalles para dejar la capital, la familia y los amigos, toman conciencia de que están haciendo historia en el fútbol femenino chileno. La promisoria arquera, quien integra la selección Sub 20, y la ya más consolidada lateral dejarán Santiago Morning para reforzar por esta temporada a Deportes Antofagasta. Será el primer préstamo de jugadoras profesionales en el balompié para mujeres a nivel nacional. Un paso clave para una actividad que avanza con decisión hacia la sustentabilidad.

La portera Mora también valora el traspaso temporal. “Es algo importante para el fútbol femenino, nuevo. La profe habló conmigo, porque tengo 19 años. El rango para desarrollarme es alto. Paula (Navarro, la entrenadora del Morning) me dice que debo ganar minutos. En el Chago hay buenas jugadoras. Tengo que sumar confianza. Partí en el Boston College. De ahí me pidió la profe Paula. Terminé el cuarto medio el año pasado. Me gustan las actividades acuáticas, practico body board. Me ilusiona llegar a la Selección, disputar un Sudamericano, una Libertadores. Quiero surgir, ojalá legar a ser como la Tiane (Christiane Endler, capitana de la Selección y arquera del PSG). Ella es el parámetro. Es lo que es porque se ha esforzado. Es una de las mejores a nivel mundial. Está entre las 10 mejores jugadoras del mundo. El arco no es cualquier cosa”, sentencia.

Para Lillo la operación también es reciente. “El miércoles firmé contrato con el Chago con la condición de emigrar a Antofagasta. Para mí, es una oportunidad tremenda. Necesito minutos en la cancha para seguir creciendo. Tomar ritmo, roce. En el fútbol de hombres se ve que los jugadores recorren un par de temporadas. Que ya se empiece a dar en el de las mujeres es muy bueno”, describe.

Cuatro años han pasado desde su arribo al club de la V negra antes de la suscripción del vínculo formal. “En febrero de 2016 llegué al Chago. Firmé recién esta semana. Antes tenía algunos beneficios dentro del club. Antofagasta es un equipo que tiene herramientas para crecer. Y quien sabe si después puedo quedarme o ir a otro club. Siempre tengo en mente jugar en el extranjero. Soy de la generación que lleva más de 10 años en el fútbol chileno”, se ilusiona la profesora de Educación Física, quien en el norte espera encontrar un empleo en su área para complementar sus ingresos. Le hará falta, pues, pese a la evolución de la industria, en el balompié femenino los sueldos están muy lejos de los que perciben los hombres: los contratos parten en 350 mil pesos mensuales. No hay salarios millonarios como entre los varones.

El círculo virtuoso

Sebastián Nasur, presidente de Santiago Morning, explica que la cesión de Mora y Lillo va mucho más allá de la mera intención de que adquieran continuidad. “Esto es tremendamente importante y valioso. Luchamos por el desarrollo del fútbol femenino y entendemos que debe ser en conjunto para acelerar el proceso. El desarrollo de todos los equipos provocará una mejor liga y la sustentabilidad de la actividad, Sería más fácil potenciarse para ser campeones todos los años, pero no tiene sentido. El torneo no crecería. El contrato es un compromiso con las jugadoras, ayuda muchísimo al desarrollo del campeonato”, explica el directivo.

En el norte también se proyectan. “Estamos muy seguros de que esta alianza con Santiago Morning permite crear una línea clara y concreta de desarrollo, de generación de talentos y una claridad en la formación. En un futuro no tan lejano, queremos ser protagonistas constantes del Torneo Nacional y ganar la Copa Libertadores. A eso apuntamos. Ojalá que algún día podamos llegar a ser tan grandes como la rama femenina de Santiago Morning”, aspira Claudio Castillo, presidente del club SQM Salar, que ostenta la representación de Deportes Antofagasta en el certamen criollo.

Paula Navarro, entrenadora de Santiago Morning advierte otro beneficio. " Nuevamente, Santiago Morning es el precursor, pensando en el desarrollo del fútbol femenino y en las oportunidades que cuesta encontrar por una cuestión de género. Es un gran logro. Esperamos que sea el inicio de muchos más préstamos. Hacerlo con Antofagasta implica descentralizar el deporte. Hay que apoyar el deporte en regiones. Esto será un impulso para las niñas antofagastinas, que entenderán que pueden aspirar a un contrato profesional. Juntos podemos avanzar más rápido para apoyar a las jugadoras. Somos las últimas en la lista, pero juntas podemos avanzar”, enfatiza.

Superan a los hombres

Silenciosamente, el fútbol femenino sigue ganándose su espacio. Al margen de la atención que generan los partidos de la Selección, tanto en los estadios como en las transmisiones televisivas, el mercado interno sigue apuntando fuertemente al desarrollo. “Hemos duplicado, año tras año, los ingresos por auspicios. El año pasado superamos a los que generan los hombres”, luce Nasur respecto del fenómeno que se ha producido en su club. “Estamos haciendo un trabajo, pero si la competencia no se desarrolla, esto nunca será sustentable. Debemos apoyarnos entre nosotros. Este es un apoyo a la industria. Desde el año pasado estamos luchando por el desarrollo de la actividad, no solo por ganar campeonatos. Que se desarrolle, se televise, que lleguen sponsors”, insiste el dirigente.

Comparativamente, según Nasur, los gastos de un plantel femenino se pueden homologar con los de un equipo masculino de Segunda División, la tercera categoría del fútbol masculino rentado. Sin embargo, el potencial es mayor. “Un equipo femenino en Primera implica un gran apoyo. Las marcas, el gobierno y los municipios participan mucho más”, explica. Eso sí, remarca la importancia de la conexión entre ambas áreas. “Es muy importante que se conecten las ramas masculina y femenina. Nosotros procuramos eso”, concluye.

Comenta