Yonhy Lescano: El candidato que se dispara en las encuestas en Perú

Yonhy Lescano, excongresista de Acción Popular y actual candidato presidencial. Foto: Agencia Andina

El excongresista de Acción Popular, que es casado con una abogada chilena, pasó de marcar 3% en agosto a 10% en la actualidad, lo que lo deja a solo un punto porcentual del favorito, George Forsyth, quien cayó del 17% al 11% en el último mes.




“Lucha contra la corrupción y el abuso. Verdadero defensor del consumidor”. Con esas palabras, el excongresista de Acción Popular Yonhy Lescano Ancieta se describe a sí mismo en su cuenta oficial de Twitter. El político, que dejó su escaño en 2019, cuando el expresidente de Perú Martín Vizcarra disolvió el Congreso, aparece hoy sorpresivamente como el segundo candidato presidencial mejor evaluado. A dos meses de los comicios generales programados para el 11 de abril, Lescano busca fortalecer su posición entre los 16 postulantes habilitados que luchan porsuceder al mandatario interino, Francisco Sagasti.

El abogado, de 62 años, nació en Puno. En 1995 se trasladó a vivir por una temporada a Chile para estudiar un magíster en Derecho Privado en la Escuela de Graduados de la Universidad de Chile. Justamente, durante esta estadía conoció a su esposa, la abogada chilena Patricia Contador Durán, con la que tiene tres hijos.

El candidato presidencial de Acción Popular, Yonhy Lescano, durante una gira por la selva peruana.

“Conocí a mi esposa prodigiosamente, en un viaje que realicé a Santiago de Chile. Mis colegas profesores de la Universidad en Puno me aconsejaron que compre libros en el país del sur, porque estaban a precios cómodos. En efecto, viajé y visité la librería Andrés Bello, que vendía exclusivamente textos de Derecho, y cuando me encontraba seleccionado los libros vi ingresar a la misma librería a mi esposa, quien también es abogada, me impresionó tanto que dije interiormente ‘esta es la mujer’ con quien haría mi familia”, señala Lescano en su sitio web.

En 2001, Lescano llegó a su primer cargo político. De la mano de Acción Popular fue electo legislador por su región natal, puesto por el que fue reelecto en 2006, 2011 y 2016. Tras la disolución del Congreso decretada por Vizcarra, su cargo parlamentario llegó a su fin el 30 de septiembre de 2019.

Pero antes de eso, su carrera política se vio marcada por una serie de polémicas. En marzo de 2019, la prensa peruana publicó imágenes que presuntamente dejaban en evidencia el acoso sexual cometido por el entonces legislador en contra de una periodista radial en unos chats de WhatsApp. Los “pantallazos” revelaron diálogos de “alto calibre”.

El candidato presidencial, Yonhy Lescano, en una actividad de campaña, en Perú

Lescano denunció que su teléfono había sido “manipulado”. Según el diario Correo, la defensa de Lescano realizó un “peritaje internacional”, que daba cuenta de que las imágenes de los chats habían sido intervenidas con un programa de edición de fotografías. El caso llegó a la Comisión de Ética del Congreso, entidad que sancionó con 120 días de suspensión y un descuento en el sueldo al entonces legislador.

Asimismo, su hermana ha sido relacionada con Sendero Luminoso. Un informe periodístico de “Panorama” asegura que la socióloga Vatzy Lescano estuvo presa 16 años por colaborar con el grupo terrorista, defender posturas maoístas y pedir que formara parte de la vida política del país.

A pesar de estas polémicas, en noviembre pasado Lescano venció en las primarias presidenciales de su partido con un 63% de respaldo. En la carrera por el Palacio de Pizarro, un sondeo de la encuestadora Ipsos, publicado el domingo pasado por el diario limeño El Comercio, muestra en primer lugar a George Forsyth, del partido Victoria Nacional, que pasó de marcar un 17% en enero a un 11% en febrero.

El candidato presidencial de Acción Popular, Yonhy Lescano, sufrió un accidente vehicular en febrero.

Pisándole los talones al exarquero de Alianza de Lima, cuya madre es la ex Miss Chile 1976 María Verónica Sommer, aparece Lescano, quien solo tiene un punto menos. Según el periódico peruano, el candidato de Acción Popular ha venido subiendo lentamente en los últimos meses. Desde agosto de 2020, su intención de voto fue de 3%, pero en diciembre subió ligeramente a 4%, en enero a 6% y ahora a 10%. Además, Lescano cuenta a su favor con que Forsyth fue excluido de la contienda en primera instancia por el Jurado Electoral Especial Lima Centro 1 por omitir ingresos y empresas en su declaración jurada de hoja de vida.

“La fortaleza de Lescano es que, a diferencia de sus correligionarios limeños, tiene fluidas conexiones con redes de caciques locales acciopopulistas (él mismo tiene a Puno como su principal bastión). Además, la marca de la ‘lampa’ (el símbolo del partido) es histórica, y a pesar del desprestigio de algunos de sus dirigentes, sigue manteniendo una buena reputación entre el electorado”, comenta a La Tercera Carlos Meléndez, analista político peruano y académico UDP y COES.

Como alcalde, George Forsyth entregó puestos comerciales a ambulantes que optaron por formalizarse en el emporio de Gamarra, en marzo 2019. Foto: Agencia Andina

Luis Benavente, analista político peruano y director de la encuestadora Vox Populi, agrega: “El respaldo de la marca, el branding de Acción Popular ha sido fundamental y la demostración de eso es que hay una reciente encuesta de Datum que da al partido el primer lugar en intención de voto para el Congreso, con el 15%. Esa votación es incluso mayor que la que tiene Lescano”.

“Y el otro factor es el estilo de Lescano”, apunta Benavente. “Siempre ha sido muy contestatario, muy de quejarse de las cosas que andan mal, siempre ha mantenido ese tipo de mensajes, de tono. Y eso calza bien en un momento en que los ciudadanos están realmente muy fastidiados con el sistema político, con los políticos tradicionales, a quienes prácticamente odian por la corrupción. Entonces, Lescano no tiene ese tipo de asociación, por lo que puede captar el voto antisistema”, explica a La Tercera.

Sin embargo, Meléndez destaca que “su debilidad principal es que no ha mostrado aún capacidad de penetrar electoralmente Lima (un tercio del electorado) y no cuenta con un equipo programático cuajado que lo sostenga cuando empiece el turno de los debates”. A su vez, Benavente apunta que Lescano “está muy identificado con un grupo de Acción Popular, pero con todos aquellos que están relacionados con la cúpula del partido se ha distanciado bastante, muy claramente, además”. “Eso no sé si va a jugar a favor o en contra, porque la movilización del aparato partidario sería muy importante para él, más aún cuando Acción Popular y Alianza para el Progreso (cuyo candidato es César Acuña) son los dos partidos que tienen más estructura de comités en todo el país”, concluye.

Aspirantes al Palacio de Pizarro niegan haber sido inoculados

“Estos tipos ya no saben qué hacer. La guerra sucia de muchos miserables utiliza cualquier difamación. A eso se ha reducido la política estos últimos tiempos. ¿Estos cobardes qué irán a sacar después? Pero siempre los enfrento con la verdad, con la cual siempre los hemos vencido”.

Con ese mensaje, publicado el jueves en su cuenta de Twitter, el candidato presidencial por Acción Popular, Yonhy Lescano, salió al paso de las denuncias en redes sociales que aseguran que él también se encontraba dentro de la lista de casi 500 funcionarios de alto rango, personalidades influyentes y parte de sus familias que recibieron a escondidas entre el último trimestre de año pasado y fines de enero la vacuna de Sinopharm, antes del inicio del programa oficial de inmunización contra el Covid-19 a inicios de febrero.

En declaraciones al diario El Comercio, el exparlamentario indicó que incluso estaría dispuesto a someterse a análisis médicos para demostrar que no ha sido inoculado con la vacuna. “No estoy vacunado, nunca he gozado de privilegios, siendo congresista nunca he sacado ningún tipo de ventaja, menos como ciudadano que soy ahora”, señaló.

El Presidente de Perú, Francisco Sagasti, y una enfermera muestran los documentos que certifican su vacunación. Foto: Europa Press

“No tenemos ningún tipo de poder. Me someto a cualquier examen que quieran hacer, cualquier análisis. Uno tiene que cumplir con la ley, nunca he tenido ningún problema de esa naturaleza”, añadió.

Pero Lescano no fue el único candidato presidencial que negó haber recibido la vacuna contra el Covid-19. César Acuña (Alianza Para el Progreso), Daniel Urresti (Podemos) y Ollanta Humala (Partido Nacionalista) fueron algunos de los aspirantes al sillón del Palacio de Pizarro que rechazaron haber formado parte de los beneficiados con la inoculación de la vacuna.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.