La amenaza de US$ 5 millones que presiona por el retorno del fútbol chileno

CDF

El contrato que firmó la ANFP con Turner por el traspaso del CDF, obliga a que el certamen local dispute 30 fechas durante un año calendario para seguir cancelando la cuota mensual a los clubes. Hoy, a 40 días del cierre de temporada, restan cinco jornadas por realizar.




El torneo nacional busca volver a la cancha. Luego de cinco suspensiones en medio del estallido social, la actividad debe ponerse en marcha. Poco importa las diferencias que existan entre los clubes por los horarios a jugar, como existió en la programación de La Calera frente a Iquique. Hoy, lo importante, es volver a disputar el certamen.

Lo cierto es que más allá de definir al campeón de la Primera División, de la Primera B, y los elencos que jugarán los torneos internacionales, en los dirigentes da vuelta el millonario contrato que firmaron con Turner por el traspaso del CDF, hace menos de 12 meses. En el documento, al que los presidentes pueden acceder en las oficinas de Quilín, está detallado que para que los elencos cobren la cuota mensual que les corresponde se deben jugar 30 fechas en Primera División, en año calendario. Hoy restan cinco jornadas para llegar a esa exigencia, a menos de 40 días de que termine 2019. Los plazos se acortan.

Es que los montos que cancela el Canal del Fútbol son la principal fuente de ingreso de los clubes. En Primera son $ 195 millones cada 30 días, mientras que los de la B reciben $ 80 millones por el mismo periodo. Es decir, un total de casi 4.400 millones de pesos, equivalentes a cerca de US$ 5 millones:  "En el último consejo de presidentes se conversó el tema. Son 30 fechas. Sebastián Moreno nos decía que no eran 30 partidos, sino 30 fechas", dice Freddy Palma, presidente de Curicó Unido. "El tema nos preocupa, está claro. Es imposible jugar dos veces por semana, y los plazos se van acortando. A nosotros nos complicaría mucho porque tenemos presupuesto asegurado hasta febrero. No podríamos sostenernos porque hasta febrero contamos con esa plata", cierra el timonel tortero.

Otro club que no esconde su preocupación es Iquique. Los celestes siguieron el último consejo vía streaming, pues los clubes de regiones tienen esta posibilidad por las distancias: "Se cayó harto la transmisión", comienza diciendo Cesare Rossi. "Hay 30 fechas por contrato y si no se juega hay descuento en las mensualidades de los clubes. Ahí entraríamos a complicarnos porque hay que pensar que el gran ingreso de los clubes es el CDF. Los auspiciadores son secundarios, la plata viene casi toda del CDF. Esto sería muy duro para los clubes", dice el dirigente nortino. Lo cierto es que en el equipo de Jaime Vera asumen que una complicación de la fecha entrante los obligaría a tomar decisiones: "Hay que esperar qué pasa esta fecha. Si no se realiza el fútbol hay que conversar bien esto para ver el tema", cierra.

En la B, los dineros del CDF también generan alarma. Cobreloa, club que lucha por ascender a Primera División, asume la facultad que tendría CDF en no otorgar la mensualidad si no se cumple lo pactado: "Los contratos son para cumplirlo. Si eso dice el contrato, me parece totalmente acorde porque CDF es una empresa que está inviritiendo", dice Walter Aguilera, timonel loíno. Pese a su franqueza, el dirigente no desconoce el duro golpe que significaría no recibir los $ 80 millones. "Ese dinero es muy importante para nosotros. Si no nos pagan, Cobreloa no tiene viabilidad. Nos afectaría como casi al 80% de los clubes del fútbol chileno", agrega.

En La Calera, por su parte, dicen que el CDF sería una de las tantas complicaciones que se añadirían en caso de no terminar de disputar el certamen en diciembre.  "No es el único problema que generaría el hecho de no terminar el torneo antes del 31 de Diciembre, hay otros aspectos que dicen relación con los contratos laborales de los jugadores, relaciones con sponsors, y el marco normativo de Conmebol y FIFA. El foco está puesto en finalizar la competencia", señala Gustavo Papagna, presidente del equipo cementero.

La postura de la ANFP ha sido llamar a la calma. Sebastián Moreno, presidente del organismo, ha transmitido tranquilidad. Les aseguró que la señal televisiva aún no le ha manifestado ninguna inquietud oficial sobre el tema y que la confianza y el esfuerzo de todos los elencos debe enfocarse en terminar el certamen en las fechas que ya fueron estipuladas. Por un asunto deportivo y también para evitar otro tipo de complicaciones. Una que, en este caso, costaría más de 5 millones de dólares.

Comenta