¿Asesinato o suicidio? Subastan el revólver que habría matado a Van Gogh

Foto: AP

El próximo 19 de junio la casa de subastas Auction Art-Rémy Le Fur en París, pondrá en venta el arma con que el artista se habría suicidado en 1890. La pieza tiene un precio de salida que va entre los 40 y 60 mil euros.




La vida del pintor holandés Vincent Van Gogh estuvo marcada por su gran producción artística, pero también por los episodios de crisis que vivió a raíz del trastorno bipolar y la depresión que padecía. Durante un periodo de 10 años, el artista pintó alrededor de 900 lienzos y trazó unos 1.600 dibujos; sin embargo, solo después de su muerte se le consideró uno de los maestros de postimpresionismo.

El 27 de julio de 1890, cuando tenía 37 años, Van Gogh llegó a su punto más crítico. Salió a caminar por el campo en Auvers-sur-Oise, a 27 kilómetros de París, y en medio del paseo se disparó en el pecho con un revólver. Aunque la herida no le causó una muerte inmediata, dos días después murió en su habitación en la pensión Ravoux donde se hospedaba.

El arma con que Van Gogh se habría disparado será subastada el próximo el 19 de junio en París, a través de la casa Auction Art-Rémy Le Fur. La pieza, que estuvo más de 50 años desaparecida, corresponde a un oxidado revólver Lefaucheux de 7 milímetros encontrado por un agricultor en 1965, en los alrededores de Auvers-sur-Oise, y el calibre corresponde al de la bala que habría impactado al pintor, de acuerdo al doctor Paul Gachet, quien asistió al artista. Tras el hallazgo, el agricultor devolvió el arma al albergue donde el pintor pasó sus últimos días. El valor de salida del revólver estará entre los 40 mil y 60 mil euros.

En 2012 el arma fue presentada a público por primera vez cuando se publicó el libro Aurait-on retrouvé l'arme du suicide? (¿Hemos encontrado el arma del suicidio?), de Alain Rohan. Cuatro años después, en 2016, el arma fue expuesta en el Museo Van Gogh en Ámsterdam en On the verge of insanity (En el borde de la locura), la muestra que buscaba resolver las dudas en torno al suicidio del artista.

[caption id="attachment_605402" align="alignnone" width="739"]

Autorretrato Vincent Van Gogh. Foto: WikiCommons[/caption]

Teorías en disputa

Hasta hoy está en duda si la muerte de Vincent Van Gogh fue efectivamente un suicidio. Van Gogh recibió dos disparos y en el año 2011 se publicó una teoría que apuntaba a que fueron balas perdidas productos de un arma en mal estado. La biografía Van Gogh: la vida, de los autores Steven Naifeh y Gregory White Smith (ganadores de un Pulitzer por la biografía del pintor Jackson Pollock), señala que el artista murió por disparos accidentales efectuados por dos hermanos que jugaban en el campo con un arma. De acuerdo a la publicación, que involucró una investigación de casi 10 años, los hermanos habrían sido conocidos de Van Gogh, por lo que no quiso culparlos.

Entre las eventuales pruebas que avalan la teoría de que Van Gogh no se habría suicidado, está el hecho de que el primer disparo recibido por el artista fue en el abdomen, lugar al que difícilmente se habría apuntado si de verdad quería suicidarse. Además, los autores subrayan que ningún suicida caminaría herido casi un kilómetros desde el campo hasta su posada, donde agonizó dos días, y que la "carta de suicidio" que habría dejado Van Gogh, en realidad era una carta para su hermano Theo, con quien tuvo una inquebrantable relación.

Dos películas recientes recogen esta teoría: Loving Vincent, la película animada de la polaca Dorota Kobiela y el inglés Hugh Welchman (disponible en Netflix) y Van Gogh, a las puertas de la eternidad, del estadounidense Julian Schnabel, por la que Willen Dafoe fue nominado al Oscar como Mejor actor.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.