Lo más fuerte y lo más débil de Disney+, el nuevo gigante del streaming que llega a Chile

The Mandalorian, Toy Story 4 y Hamilton. Fotos: Disney

Con pocos títulos nuevos, pero apelando a marcas populares como Marvel y Pixar, la plataforma se ha consolidado en el mundo, donde ya totaliza cerca de un tercio de los suscriptores que tiene Netflix. Su precio más bajo, una experiencia de usuario cómoda y un sólido catálogo histórico se encuentran entre los puntos altos del servicio que arribará en noviembre.




Definido en su momento como la persona más poderosa del entretenimiento, Bob Iger, hoy ex CEO de The Walt Disney Company, anticipaba el último giro de la empresa en septiembre de 2018: el inevitable salto al streaming del ratón Mickey y compañía.

“Estoy impresionado con lo que han logrado en Netflix y Amazon. Pero ninguno de ellos es Disney o Marvel. O Pixar. O Star Wars o National Geographic o FX o Searchlight o Avatar, podría seguir”, ilustraba en conversación con The Hollywood Reporter. “Ingresamos a un negocio en el que ellos están, en muchos aspectos, con una ventaja desde una perspectiva de contenido que nos permitirá centrarnos en la calidad en lugar de solo en el volumen”, añadía en una época en que la plataforma de streaming aún no recibía nombre.

Dos años después de dicha entrevista, Disney+ alista para noviembre su desembarco en Latinoamérica y festeja 60,5 millones de suscriptores en los países donde está disponible (193 millones contabiliza Netflix). Un debut por sobre las expectativas de la propia compañía, que en noviembre pasado estimaba que llegaría a tener entre 60 y 90 millones de clientes recién en 2024, un tercio de ellos en Estados Unidos.

Justamente el catálogo histórico de la Disney y las marcas de las que tiene propiedad parecen imbatibles a la hora de engrosar su audiencia y entrar a disputarle terreno a plataformas ya consolidadas como Netflix y Amazon Prime Video y otras más nuevas como Apple TV+ y Starzplay. Más que horas y horas de nuevo contenido semanal, parte de su fortaleza está en ser la biblioteca en torno a la que la familia se reúne, con algunos añadidos como el musical Hamilton y la serie The Mandalorian, y ofrecer el servicio a un precio inferior al promedio del mercado.

Catálogo histórico

Los títulos de Walt Disney Studios, Pixar, Lucasfilm, Marvel y National Geographic nutren el grueso del catálogo de la plataforma. Desde películas pertenecientes a los primeros años de la compañía, como Blancanieves y los siete enanitos, Pinocho y Bambi, hasta las 30 temporadas de Los Simpson (hoy no disponibles en ningún servicio de streaming en Chile) y filmes de Fox como La novicia rebelde, Avatar y La era de hielo.

AVENGERS-ENDGAME-3
Avengers: Endgame

También se incluye lo más reciente en cuanto a estrenos de la firma en cines, Capitana Marvel, Toy story 4, Avengers: Endgame, Frozen 2, Aladdín, El rey león, Unidos y Star Wars: El ascenso de Skywalker. Todas esas cintas están disponibles actualmente en Latinoamérica a través de Amazon Prime Video, pero el acuerdo entre ambos gigantes está cerca de expirar: según publicó Variety el año pasado, la licencia para exhibir las producciones de Disney comenzaba el 1 de octubre de 2019 y finaliza en septiembre. Por tanto, a partir de noviembre, para ver cualquiera de esas películas habrá que ir directamente a Disney+.

Series de sus marcas más populares

The Mandalorian abrió con éxito la línea de producciones hechas para y sólo disponibles en Disney+. La serie de Star Wars protagonizada por Pedro Pascal gustó a la crítica y a la audiencia, fue nominada a los Emmy como Mejor drama, y catapultó a Baby Yoda a la categoría de instantáneo icono pop. En octubre se espera que lance su segunda temporada y ya se trabaja en su tercer ciclo, mientras que en los próximos años se verán series sobre Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor) y Cassian Andor (Diego Luna), junto a la producción animada Star Wars: The bad batch, situada después de los eventos de The clone wars.

Marvel es otro gigante que alista sus estrenos en la plataforma, aunque sus dos primeras incursiones se vieron afectadas por la pandemia. The Falcon and the Winter Soldier, centrada en los personajes que interpretaron Anthony Mackie y Sebastian Stan en la saga, iba a debutar en agosto, pero dado que dejó su rodaje inconcluso ahora se planifica para fin de año. En diciembre debiera llegar WandaVision, enfocada en los superhéroes encarnados por Elizabeth Olsen y Paul Bettany. Ambas son parte de la llamada fase 4 del MCU, por lo que estarán conectadas argumentalmente con lo que ocurra en los títulos pensados para el cine. Dentro de las series que seguirán la misma lógica también están Loki, Hawkeye, Moon Knight, Ms. Marvel, She-Hulk y la animada What if…?

Pocos títulos nuevos por ahora

Aunque de acuerdo a lo que el antiguo CEO de la compañía afirmó en su momento, Disney+ nunca se pensó como una plataforma que lanzara decenas de títulos nuevos cada semana –como Netflix–, sus planes se han ido ajustando a lo que demanda la pandemia. El registro de Hamilton, el popular musical de Broadway, era un estreno 2021 en cines, pero adelantó su debut y pasó al servicio de streaming a inicios de julio. Lo mismo ocurrió con la película Artemis Fowl, que inicialmente llegaría en mayo, y The one and only Ivan, filme protagonizado por Bryan Cranston que arribará el 21 de agosto. La superproducción Mulán, en tanto, desde el 4 de septiembre estará disponible en EE.UU. como un contenido premium, mediante un pago adicional de US$ 29,99.

The Mandalorian

Pero desde que la plataforma debutó en noviembre con títulos como The Mandalorian, High School Musical: The musical: The series y la nueva versión de La dama y el vagabundo, en general se ha analizado como un punto débil la escasa oferta de producciones originales que ofrece cada mes. El viernes pasado lanzó Black is king, el álbum visual de Beyoncé, con excelentes críticas, pero para esta semana por ejemplo lo más estelar dentro de una decena de estrenos es un nuevo capítulo de la serie Muppets now y El gran showman. El resto del mes, además de la película familiar con Cranston, llegarán Alicia a través del espejo, La bella y la bestia con Emma Watson y la versión de 2005 de Los 4 Fantásticos.

Capítulos por semana

Desde que irrumpió con series propias como Orange is the new black o House of cards, Netflix ha impuesto la estrategia de lanzar en simultáneo temporadas completas, permitiendo que en muchos casos en un solo día un estreno ya sea visto por miles de usuarios en su totalidad. La misma apuesta ha seguido Amazon en los últimos años, mientras que un modelo distinto es el de Apple TV+, consistente en liberar primero tres capítulos y luego cada viernes agregar uno nuevo. Disney+, en tanto, se ha inclinado por el debut de un episodio por semana, ciñéndose a la tradición que aún mantienen HBO y los canales de TV paga.

Interfaz cómoda

Lejos de las críticas que ha recibido Amazon Prime Video por la experiencia poco amable que ofrece al usuario, Disney+ cuenta con un menú principal que permite ir directamente a los películas y series de sus principales marcas, además de destacados con algunas categorías y la posibilidad de crear perfiles, una presentación similar a la de Netflix. En su debut en EE.UU. los usuarios reportaron inconvenientes al momento de iniciar sesión y acceder a algunos títulos, a raíz –explicó la compañía– de la demanda por sobre las expectativas que alcanzó la aplicación, que en solo su primer día sumó 10 millones de suscriptores, pero esos problemas fueron corregidos.

disney

Precio inferior a Netflix

Como agresiva fue calificada la irrupción de Disney+ al entrar en el mercado norteamericano con una suscripción de US$ 6,99 mensuales, bastante inferior a los precios de Netflix en ese país (entre US$ 8,99 y US$ 15,99 según el plan), por debajo de lo que cobran Amazon Prime Video (US$ 8,99) y HBO Max (US$ 14,99), mientras que sólo es más caro que Apple TV+ (US$ 4,99). También se permite un pago anual de US$ 69,99 u optar por un monto mensual más elevado (US$ 12,99) para sumar a la suscripción ESPN+ y Hulu, aunque es incierto si llegará ofreciendo ese pack a Latinoamérica. Se mantiene en la duda si incorporará en su valor el IVA a plataformas digitales, que en Chile generó la subida de los precios de Netflix, Amazon y Spotify.

Comenta